Print Friendly

La III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) concluyó hoy en la ciudad de San José, Costa Rica, con la aprobación de la Declaración Política de Belén y 27 declaraciones especiales, todas apoyadas por El Salvador, así como con el traslado de la presidencia pro témpore al mandatario de Ecuador, Rafael Correa.

La Declaración Política de Belén consta de siete apartados en los cuales los países y gobiernos de la región establecen posicionamientos y compromisos sobre temas como la agenda de desarrollo post 2015, el cambio climático y el calentamiento global; el fomento de la paz, el fortalecimiento de los vínculos extra regionales y la cooperación intrarregional.

En el encuentro también se avaló el Plan de Acción de la Declaración Política de Belén, que establece un plan operativo para dar cumplimiento a dicha declaración.

El gobierno de El Salvador, que ha sido representado al máximo nivel por el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, ha apoyado cada uno de los documentos emanados de este tercer encuentro que ha reunido en la capital costarricense a los líderes de 33 naciones que integran este foro regional, considerado como heredero del antiguo Grupo de Río.

Dentro de las 27 declaraciones especiales aprobadas por las jefas y jefes de Estado, figura la Declaración Especial sobre la Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba y la Declaración Especial sobre la Arquitectura financiera internacional, en la que se hizo un llamado a la comunidad internacional para resaltar la importancia de que todos los actores involucrados en la dinámica de financiamiento y cooperación para el desarrollo, honren los compromisos adquiridos sobre esta materia en diversas cumbres, foros y reuniones de alto nivel.

Además, los líderes y lideresas de la región respaldaron la Declaración Especial de la CELAC sobre el problema mundial de las drogas, en la que se reafirma la importancia de fortalecer la cooperación regional para enfrentar este tema.

Las declaraciones especiales de solidaridad con los estados afectados por intereses de empresas transnacionales y otras empresas; sobre la actuación de la CELAC y la Organización de las Naciones Unidas (ONU); sobre la situación política en Haití; y un pronunciamiento condenando las acciones unilaterales contra la República Bolivariana de Venezuela por parte de Estados Unidos, fueron otras de las declaraciones aprobadas en el cónclave.

En el marco de la Cumbre, el presidente Sánchez Cerén firmó esta mañana un convenio marco de cooperación con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que permitirá fortalecer las capacidades institucionales y analíticas de las instituciones en materia de políticas públicas.

Ayer, en la sesión plenaria, el jefe de Estado dijo que la CELAC es “un paradigma de unión en diversidad”, al tiempo que llamó a los líderes de Latinoamérica y el Caribe a que las resoluciones de las tres cumbres “se conviertan verdaderamente en políticas y acciones que nos ayuden a llevar bienestar” a la población de estas regiones del continente americano.


San José (Costa Rica), 29 de enero de 2015.