Print Friendly

A sus 29 años Iliana trabaja junto a fotógrafos que ya eran profesionales desde antes que ella naciera.

“Yo los observo, veo el trabajo que hacen, trato de aprender todos los días, porque en fotografía nunca se deja de aprender”, comenta Iliana, luego de una de sus coberturas, el pasado 1 de agosto.

No fue una jornada tranquila. A Iliana le tocó cubrir la inauguración de la Feria Consuma 2014, un centro de actividad comercial, tradicional ya en las vacaciones de agosto.

Al final hizo más de 800 capturas con su cámara, una Canon EOS-5D Mark II (que pesa casi dos libras), que carga junto a un lente de 200 milímetros en su arnés (pesado como una botella de vidrio), y un lente angular, más liviano.

La situación se volvió más complicada cuando el invitado especial del evento, el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén -principal objetivo en la mira de Iliana- decidió romper el protocolo e ir a saludar a los comerciantes instalados en el lugar.

“Calculé mal, creí que solo sería el acto de inauguración”, dice Iliana mientras edita y comienza a publicar el material, desde su centro de operaciones, una oficina cerrada con una ventana por donde entra poca luz. “Tenemos que elegir las que mejor han salido”, explica. De las más de 800 fotografías, Iliana ha elegido poco más de 10. Entre el momento de la captura y el de la publicación de las fotografías, ella procura no demorar más de media hora. En prensa, una imagen vale más que mil palabras.

Iliana Lemus es la primera fotógrafa en trabajar en la Presidencia de la República de El Salvador, una joven cuyo trabajo y esfuerzo le ha permitido atestiguar, en primera fila, algunos de los principales hechos que marcan la agenda del presidente de la República, sucesos relacionados al destino del país.

Sobre su escritorio, en las oficinas que le han designado a ella y a sus compañeros, en Casa Presidencial, una cámara antigua (en realidad es una alcancía) y una foto junto a su hijo hablan de las dos pasiones de Iliana.
Las fotografías que ha tomado de la participación del presidente Salvador Sánchez Cerén en la inauguración de la Feria Consuma 2014, demuestran que el trabajo que su puesto exige no es sólo físico, es también una operación que requiere concentración mental. “Tenés que estar concentrado, acordate que es la imagen del presidente, el rostro que va a ver la gente”, comenta Iliana.

En las imágenes de la Feria el gobernante luce una sonrisa amplia, estrechando manos, conversando con la gente, admirando una representación cultural y saludando con la mano; son capturas que están en perfecta consonancia con el discurso del presidente Sánchez Cerén, de acercamiento con la ciudadanía. Iliana rechaza la manipulación en el trabajo fotográfico. “El momento sucede, vos lo que tenés que hacer es estar atento y captarlo. Si no, ya lo perdiste”, dice.

Asegura que últimamente las coberturas requieren un poco más de esfuerzo. No es para menos: ella y sus compañeros han tenido que cubrir en los últimos dos meses los eventos del presidente, algunos inesperados y complicados para cubrir, como la visita que el gobernante hizo al Hospital Nacional Rosales –el más concurrido del país, en una acto que agarró a todos por sorpresa–, o cuando fue a supervisar por su propia cuenta el inicio de las acciones para erradicar el zancudo transmisor de enfermedades, en un cantón cercano a la capital; o en su visita al Hospital General del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, en horas de gran circulación de pacientes. “A él le gusta bastante acercarse a la gente”, dice Iliana, sin hacer panfleto.

A ella no le avergüenza confesar que desde que inició como fotoperiodista soñó con ser la primera fotógrafa de la Presidencia, aunque suene como algo trillado. “Cuando comenzaba yo veía a los otros fotoperiodistas, a los de agencia, ya con más experiencia, y yo decía ‘¿en dónde iré a estar en 10 años?’”, cuenta. “Ahí se me ocurrió que yo iba a ser la primera fotógrafa presidencial”, agrega.

Iliana es fotógrafa en la Presidencia de la República hace poco más de un año, desde que inició durante la anterior administración, con el presidente Mauricio Funes.

No ha sido fácil. Iliana vive en un país que ha tenido históricas deudas con las mujeres, lo cual ha demandado mayor esfuerzo por parte de las actuales autoridades por reivindicar sus derechos. Desde discriminación y violencia sexual, hasta estereotipos de género, las mujeres en El Salvador –que representan más de la mitad de la población del país– han tenido que superar muchos obstáculos para hacerse ver y oír. A lo largo de su carrera, Iliana ha vivido algunas de estas discriminaciones y ha atestiguado, con su cámara, algunas violaciones a los derechos de las mujeres.

Inició en el fotoperiodismo en 2002, en el Diario CoLatino, donde sintió la satisfacción de haber obtenido la foto de portada en su primer día de trabajo. Luego trabajó en Diario El Mundo, en donde acumuló más experiencias, algunas inolvidables como la vez en que cubrió un brutal feminicidio.

Iliana ha tenido la oportunidad de estudiar fotografía, salir adelante junto a su hijo y trabajar en el lugar que siempre soñó. Son oportunidades que no siempre han tenido las mujeres en El Salvador, pero que están comenzando a surgir.

Los datos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM), elaborada año con año por la Dirección General de Estadísticas y Censos, muestran mejoras en distintos ámbitos para la mujer salvadoreña entre 2009 y 2012.

Hace cinco años, según los datos de la EHPM 2009, la participación de las mujeres en la tasa de analfabetismo era del 16% de las mujeres del país; en 2012, según los datos de la EHPM de ese año, bajó al 7.8%. Además, de acuerdo al informe “Políticas públicas y acciones dirigidas a impulsar la autonomía económica de las mujeres salvadoreñas”, elaborado por la Comisión Económica para América Latina y presentado por el gobierno hace un par de meses, las mujeres han experimentado más y mejores oportunidades de desarrollo en los últimos años.

El informe da cuenta, por ejemplo, que en 2009, de los 2,667 títulos de propiedad que el gobierno entregó en ese año, las mujeres recibieron solo 923; en 2012, cuando se entregaron 10,636 títulos de propiedad, 4,575 fueron entregados a mujeres.

También destaca el mayor acceso de las mujeres a mecanismos de asistencia para el emprendedurismo y oportunidades de empleo, gracias a programas como Ciudad Mujer y el enfoque de género con el que se perfilan otras iniciativas gubernamentales. Pero aún hay tareas pendientes para reivindicar a las mujeres del país. El presidente Sánchez Cerén, a quien Iliana retrata desde hace un par de meses, ha anunciado la creación de un Ministerio de la Mujer y de más apoyo a la mujer salvadoreña.

“Seguiremos ampliando, desde hoy, las acciones en beneficio de las mujeres en todas las carteras económicas y sociales”, dijo el gobernante en su discurso de toma de posesión el pasado 1 de junio.

Ese día Iliana cubrió el evento. Llevó consigo un lente más que los acostumbrados, para captar al presidente desde una mayor distancia. Ella no es muy alta pero no tuvo ningún problema para hacer buenas fotos. Las imágenes que hace son reproducidas en periódicos nacionales e internacionales.

Ella consiguió una oportunidad para demostrar sus capacidades y cumplir el sueño de ser la primera fotógrafa presidencial.

“Ahora hay muchas más que andamos de fotoperiodistas, nos hemos abierto campo”, asegura tras su cobertura en el inicio de las fiestas agostinas, exhausta por la jornada que le tocó.

Iliana trabajó un par de días más en esa semana, pese a ser vacaciones. Se le designó para estar pendiente del material que pueda surgir en otras coberturas. Hace unos 10 años no se imaginaba dónde estaría. Quizás en 10 años muchas mujeres más puedan decir que han lograron lo que soñaron.

Vea parte del trabajo fotográfico de Iliana Lemus: