Print Friendly

Señor diputado de la honorable Asamblea Legislativa, Serafín Orantes.

Señor diputado al Parlamento Centroamericana, Guillermo Magaña.

Señor Alcalde Municipal de Ahuachapán, Rafael Morán y miembros de su concejo. Gracias Rafael por tus palabras, creo que el país necesita que todos nos demos las manos y construyamos un país nuevo, gracias por tus palabras.

Excelentísimo señor Embajador de la República de Corea, Kim Byong- Seop

Señor Viceministro de Cooperación para el Desarrollo, Jaime Miranda y demás miembros del Gabinete de Gobierno que nos acompañan.

Honorable señor representante de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea, KOICA, y técnicos que lo acompañan.

Señora Directora del Instituto Nacional de la Juventud, INJUVE, Yeymi Muñoz .

Señor Cónsul honorario de la República de Corea, Francisco Escobar.

Señor Comandante del Destacamento Militar No 7, Coronel Ernesto García.

Señores y señoras

Jóvenes y vecinos de Ahuachapán que nos acompañan.

Invitados especiales.

Amigos y amigas de la prensa

Esta inauguración ha convocado a un tema que es de especial interés para el futuro de El Salvador: el tema de la juventud; tema de las juventudes de El Salvador, los jóvenes y todos aquellos que esperan espacios,  que construyamos oportunidades para ellos, eso es lo que nos convoca ahora.

Para mí ha sido esperanzador escuchar las palabras del señor Alcalde y del señor embajador de Corea.

Decirles que a mi mente, cuando les escuchaba, venía una entrevista que yo tuve en Roma con el Papa Francisco, que hablamos de los problemas de El Salvador y le conté de la situación del país y él hablaba también de las grandes amenazas que tiene la humanidad, y me decía: la humanidad hay que transformarla y para transformarla primero hay que escuchar a los jóvenes.

Nos hemos acostumbrado a quererles dar recetas a los jóvenes y no les dejamos que expresen su voz, que se expresen como son, los jóvenes están viviendo una época diferente, una civilización diferente, y quieren ser actores de la sociedad y quieren tener liderazgo en la sociedad.

Y él me repetía las palabras que dijo en Brasil, levanten la voz,  jóvenes, levanten su voz, porque sino la humanidad va a fracasar.

Yo ahora veo aquí una luz en ese camino, primero la voluntad que expresa el señor Alcalde Rafael Morán, de convertir este en un especio verdaderamente para los jóvenes, pero creo que va haber algo que va a requerir una nueva comprensión, hay que escuchar a los jóvenes, hay que darles la oportunidad que también puedan decirnos por dónde quieren caminar, por dónde quieren avanzar.

Yo le voy a dar seguimiento Rafael a este espacio, a través de la Directora de INJUVE, porque nosotros también hemos planteado que vamos a crear en varios lugares del país Ciudad Joven, y esto va a servir como una experiencia.

Porque Ciudad Joven es un espacio para desarrollar  integralmente al joven no solo en las tareas de crecimiento, no solo en las tareas de arte, cultura, en las tareas deportivas, sino también  en tareas de emprendedores, los jóvenes quieren tener oportunidades y este es un espacio para darle participación a la  juventud, para darle un espacio a los jóvenes, no sólo a los jóvenes que tienen un buen camino, sino también a aquellos  jóvenes que están en riesgo, debemos abrirles este espacio para que vean que la vida, también ofrece valores diferentes.

Y también, nos honra tener un socio, un aliado tan importante como es el  pueblo y Gobierno de Corea. Gracias, gracias. Y ahora en mi mandato han iniciado esa obra hacia los jóvenes.

Yo me recuerdo  que cuando  era Ministro de Educación también tuvimos el gran respaldo de KOICA, de la Cooperación Coreana; estábamos impulsando la política de inclusividad, porque por años se habían excluido a los sectores de los jóvenes, a los sectores con discapacidad, a los sectores adultos mayores, a las mujeres; se habían cerrado los espacios y con esa visión de una política de inclusividad comenzamos a trabajar  en programas exitosos hacia  las mujeres, en programas exitosos hacia las personas con discapacidad, y KOICA nos hizo una obra tan grande pero no solo eso, sino que nos ayudó a formar los maestros en las capacidades de educar  a los niños con discapacidades. Eso fue para mí un regalo de Dios, como lo es ahora esta obra que es un regalo de Dios para darles oportunidades  a nuestros jóvenes.

Gracias nuevamente por ayudarles en esos caminos.

Por eso quiero saludar a todos los que han asistido a este evento de suma  importancia para el  Departamento de Ahuachapán  y el país entero.

Agradezco a todos su presencia y su recibimiento, siento una inmensa alegría al ver los avances que estamos teniendo en los trabajos en beneficio de la juventud salvadoreña. Uno de los ejes primordiales para nuestro gobierno es garantizar el bienestar de la gente. Para ello, una de las estrategias que estamos desarrollando es la apuesta por las juventudes para el cambio.

Mi Gobierno tiene un compromiso con la juventud. Queremos que los jóvenes de El Salvador sean mujeres y hombres críticos, activos, independientes, capaces de incidir positivamente en la vida nacional y el desarrollo integral de la nación.

En esta ocasión me llena de felicidad nuevamente estar celebrando un logro más en beneficio de los jóvenes, a través de la iniciativa y del liderar determinante para este proyecto del señor alcalde de Ahuachapán, Rafael Morán y su municipalidad.

Y además saludar a todos los jóvenes  que a  través  del Instituto Nacional para la Juventud (INJUVE), están también liderando  este esfuerzo a nivel nacional.

Este día vamos a inaugurar el edificio donde se ubicará el Centro Integral para  Prevención de la Violencia en la Juventud Vulnerable de Ahuachapán.

Este es un proyecto que se ha desarrollado desde años  anteriores y que será de gran ayuda para el bienestar de los jóvenes de Ahuachapán.

Me causa una gran satisfacción poder terminar y ver terminada esta obra y saber que muchos jóvenes tendrán el espacio adecuado para desarrollar sus capacidades y habilidades. Ahora muchos jóvenes de Ahuachapán tendrán un apoyo y la posibilidad de cumplir sus sueños.

La participación de los jóvenes, su inclusión, es fundamental para los logros y lograr los cambios que estamos buscando para nuestra sociedad. Es importante para mi gobierno garantizar que los jóvenes sean incluidos y que participen como verdaderos agentes de transformación social.

Necesitamos a los jóvenes, necesitamos  su energía, su dinamismo, su esperanza. La frescura de sus iniciativas impregna nuestra visión de país. Los jóvenes son la fuerza motriz para que exista en El Salvador una sociedad más justa y solidaria.

Desde que concebí la idea del país que quiero para configurar mi programa de gobierno, manifesté que ha llegado la hora de la juventud. Esta es la hora de establecer planes que faciliten a los jóvenes su incorporación al trabajo, a los estudios y a la plenitud de oportunidades para una vida mejor.

Agradezco a la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (KOICA), por su apoyo a este proyecto que beneficiará a la juventud salvadoreña, específicamente a los jóvenes en situación vulnerable en Ahuachapán.

El monto financiado para este proyecto ha sido de 2 millones trescientos cincuenta mil dólares, una inversión importante y muestra de fe hacia la juventud salvadoreña.

Asimismo, agradezco y felicito el trabajo realizado por el Instituto Nacional de la  Juventud y a la Alcaldía Municipal de Ahuachapán por la gestión y ejecución de este proyecto tan importante para la población joven de este departamento.

Quiero resaltar que la construcción de estas instalaciones se ha realizado en el tiempo y las condiciones previstas. Me siento muy satisfecho al ver que las instituciones gubernamentales estamos trabajando de manera eficiente.

Estamos alcanzando, y en algunas ocasiones superando, las metas planteadas en cada uno de los proyectos que se están implementando en favor de nuestra gente. Esto nos llena de energías para seguir adelante.

Hace unos días estuve en la inauguración del JUVENTOUR 2014, que se desarrolló durante dos días en el marco del mes dedicado a la juventud. Tuve la oportunidad de presenciar la máxima expresión de la juventud salvadoreña, una verdadera fiesta dedicada a los jóvenes de todo el país.

Aprovecho la ocasión para felicitar a la Licenciada Yeymi Muñoz, Directora Ejecutiva del Instituto Nacional para la Juventud, por el éxito del evento. También, sé que participaron en la organización muchos jóvenes voluntarios, a quienes agradezco y felicito igualmente.

En ese evento tuve la dicha de compartir con miles de jóvenes la alegría de encontrar oportunidades para salir adelante. Había muchos esperando encontrar oportunidades de empleo, otros oportunidades para seguir con sus estudios, otros oportunidades para llevar a cabo sus proyectos de emprendimiento y otros la oportunidad de expresarse y mostrar sus habilidades artísticas.

Todos esos anhelos, todas esas aspiraciones, esa fortaleza y creatividad, es lo que caracteriza a la juventud salvadoreña.

Sabemos lamentablemente muchos jóvenes en El Salvador se han visto desprotegidos y discriminados. Muchos han sido marcados con estereotipos negativos relacionados con la violencia.

Esto ha sido el producto de la desigualdad económica y social que ha predominado en nuestro país. También es producto de ello, la emigración y la desintegración familiar, que ha dejado sin la orientación de un padre o de una madre a muchos jóvenes.

Es triste que  haya tantos jóvenes en El Salvador perdidos en el mundo de la violencia y el crimen, inmersos en pandillas o que se ven obligados a emigrar hacia otros países para buscar un mejor futuro.

Todo esto porque no han tenido las mismas oportunidades que tienen otros para salir adelante. Porque no han existido verdaderas oportunidades de educación, formación vocacional, empleo, participación.

Pero esto está cambiando. Estamos trabajando incansablemente para ofrecer a los jóvenes espacios para el desarrollo de sus competencias, su formación humana y técnica. Esto lo hacemos porque creemos en los jóvenes como actores estratégicos y claves para el desarrollo del país.

Ciertamente, a partir del Gobierno del presidente Funes, hemos hecho grandes esfuerzos por sacar a la juventud de esa situación de vulnerabilidad.

Comenzamos a trabajar con iniciativas más inclusivas, que han demostrado su éxito en la retención de la matrícula activa, potenciación de capacidades y prevención de los riesgos sociales, principalmente de la violencia.

También se han hecho muchos avances en cuanto a la organización juvenil y su participación, creando espacios de sano esparcimiento y labor social.

Desde el quinquenio anterior, se ha planteado el fomento de verdaderas prácticas de formación, enmarcadas en el entretenimiento, la cultura y las artes

Partiendo de los avances y logros alcanzados, en este Gobierno continuamos redefiniendo y profundizando en una Política Nacional de Juventud. Como principio, hemos dejando a un lado el antiguo enfoque de una lógica consumista en las propuestas para la juventud y estamos trabajando con un enfoque social, donde prevalece el desarrollo de las capacidades humanas.

Me refiero a una Política que siente las bases institucionales, legales y financieras para trabajar sobre los temas de prevención de la violencia, educación inclusiva e integral, espacios de participación, oportunidades de empleo, acceso al arte y la cultura.

 

El tema de empleo y emprendimiento es una prioridad para nuestro Gobierno. En ese sentido, el INJUVE está articulando esfuerzos con el Ministerio de Trabajo y Previsión Social para incorporar plazas dirigidas a juventud.

También nos alegra saber que próximamente se firmará un convenio entre el INJUVE y FOSOFAMILIA para otorgar créditos de hasta $12,000 a jóvenes emprendedores.

Además, se están coordinando esfuerzos para otorgar plazas de marinos a jóvenes profesionales que tengan un nivel de inglés avanzado y, por otro lado, el Ministerio de Obras Públicas ofrecerá plazas de gestores viales e ingenieros para la población joven.

Todas estas son buenas noticias para la juventud salvadoreña. Todas son oportunidades que los invito a aprovechar.

Entre el Estado y la juventud debe existir un contrato social. Ese contrato social obliga al Gobierno a apoyarles y preparar para ustedes las condiciones de su desarrollo personal. Por su parte, ustedes, jóvenes, deben responder siendo activos, emprendedores y creadores de propuestas para el país

Insisto, la juventud es la verdadera fuerza del cambio, la fuerza vital de la sociedad.

Confío en que este Centro Integral de Prevención para la Violencia servirá para potenciar las capacidades de muchos jóvenes en condiciones vulnerables.

Confío en que pronto encontraremos en estos jóvenes a personas de bien, capaces de incidir positivamente en la vida nacional  y el desarrollo integral del país.

No nos cansaremos de luchar por la juventud. No nos cansaremos de llevar a cabo medidas, proyectos en beneficio de la población joven.

El Salvador necesita jóvenes que comprendan y transformen su realidad.

Pidamos a Dios y sigamos trabajando juntos para este sueño.

¡Adelante, por la juventud salvadoreña!

Muchas gracias.