Print Friendly

Este día la jornada que yo tenía planificada era venir a visitar el Fondo y platicar con los usuarios, ustedes saben que uno de los empeños que este gobierno se ha propuesto es mejorar la efectividad del aparato de gobierno y la efectividad se mide en cómo se atiende al usuario, por eso yo he visitado varios centros.

Este día he decidido también poder conversar con algunos usuarios y conocer de su propia voz cómo está el servicio en esta institución tan importante para un tema que tiene que ver con este llamado que nos ha hecho el PNUD de construir la resilencia, es decir construir los factores que permitan al ser humano enfrentar los choques que presenta la nueva realidad del mundo y dentro de ellos pues responder a las vulnerabilidades y encontrar mejores condiciones de vida para los salvadoreños.

El tema de vivienda es un tema central en El Salvador. Yo agradezco a todas las instituciones del Estado y a la banca privada, a las empresas dedicadas a la construcción de vivienda por su empeño de sacar adelante el país.

Yo creo que El Salvador nunca se decepciona. Si nosotros perdemos la paciencia, la confianza y la entereza dejamos de ser salvadoreños, si nos aturde el pesimismo, si nos agobia la desesperanza, dejamos de ser salvadoreños. Nosotros hemos superado graves situaciones en el país. Y por eso yo agradezco que estén todos ustedes acá reunidos este día en esta inauguración que es de suma importancia.

Porque también en la medida que los trabajadores tienen un ambiente adecuado también de esa misma forma se refleja en el servicio que dan al usuario. Por eso esto tiene que ver primero con ahorro de espacio, porque se evita alquilar edificios. Segundo fortalecer la eficiencia, a partir de que los trabajadores y funcionarios que trabajan en esta institución puedan gozar de mejores condiciones de atención.

Quiero decirles que en estos cinco años tenemos por delante, estamos ya por cumplir tres meses de gobierno y es alentador el informe que da el Presidente del Fondo de todos los logros que se están alcanzando de las grandes posibilidades que tienen, pero también sabemos que es un tema que requiere mayor creatividad, mayor iniciativa.

Yo he conversado con el Ministro de Obras Públicas y he platicado también con el Viceministro de Vivienda, porque necesitamos actuar como sistema tanto con las independencias y autonomías que cada uno tiene con el Fondo, con FONAVIPO trabajar también para  delinear una política que permita también construir y apoyar aquellas empresas que quieren construir vivienda con sentido social, es decir que esté abierta a aquellas personas que tienen pocos ingresos. Y por qué no pensar en aquellas personas que no tienen ingresos.

 

He estado también reunido con BANDESAL, yo le he planteado que necesitamos crear el sistema de banca nacional, que genere más oportunidades. La banca nacional puede abrir carteras de beneficio para esa población y eso estimula también la productividad del país, porque ustedes saben que la empresa constructora es una de las empresas que dinamiza, porque pone en función a todas, a muchas industrias y además emplea mucho trabajador, o sea dinamizar la construcción, pero tenemos que ampliar la oferta.

 

Hay una demanda enorme, pero la oferta es restringida hacia ciertos niveles de la población, pero hay población que de por sí está condenada a no poder tener opciones, creo que se puede construir entre la banca nacional y todo el Fondo Social para la Vivienda y FONAVIPO con la conducción acertada del Ministro poder construir alternativas.

 

Yo creo que estamos en el deber de volver a El Salvador en un país que responda las vulnerabilidades que tenemos, pero además también que construya felicidad para nuestra gente y una de las formas de felicidad es contar con una vivienda digna y con una vivienda adecuada.

 

Por eso me encuentro este día acá para poder conversar con los usuarios, ver cómo ven la institución, qué espera de la institución y aprovechar para inaugurar este espacio que también tiene mucho de importancia en mejorar la eficiencia de los trabajadores de una institución.

 

Por eso yo agradezco la presencia de funcionarios de otras instituciones relacionadas a los temas de la vivienda, representantes de los organismos de dirección, gerentes y empleados del Fondo Social para la Vivienda, miembros del sindicato, representantes de CASALCO, personal de la empresa supervisora del proyecto, y a todas las personas que están acá.

Me alegra poder estar con ustedes hoy para hacer un recorrido por las instalaciones de esta institución y poder observar el trabajo que se realiza todos los días en la atención de más de 400 usuarios  al día.

También me es grato participar en la inauguración de este nuevo edificio de usos múltiples, un espacio que sin duda traerá muchos beneficios para el funcionamiento de la institución.

El Fondo Social para la Vivienda es una institución que por muchos años ha financiado soluciones habitacionales, ayudando a miles de familias de escasos recursos en El Salvador. Su visión está orientada hacia la atención de la necesidad social de los trabajadores y grupos poblacionales que no tienen un fácil acceso a los financiamientos.

Me enorgullece resaltar que desde sus inicios en los años setenta hasta julio del presente año, el Fondo Social para la Vivienda ha financiado 275, 434 créditos, convirtiéndose en la institución que más créditos para vivienda proporcionado en el país.

Estos resultados históricos del Fondo Social para la Vivienda deben enorgullecernos a todos. Imaginemos el número de familias que han sido beneficiadas con estos créditos. Estas familias hoy cuentan con un lugar seguro donde vivir, un lugar que es o que en algún momento llegará a ser suyo, con el esfuerzo de su trabajo y el apoyo que se le ha brindado.

Para muchas personas es imposible obtener un crédito para financiar un lugar de vivienda debido a sus escasos ingresos o porque no cuenta con las garantías de pago que solicitan los bancos y otras instituciones. Esto desmotiva a muchos y los lleva a la necesidad de rentar o vivir en condiciones poco dignas, solo por la falta de un apoyo financiero.

Quiero invitar a todos los salvadoreños y salvadoreñas que se encuentran en esta situación que se acerquen a las oficinas del Fondo Social para la Vivienda. Si en estos años el Fondo ha beneficiado a más de 1 millón 150 mil personas, ustedes también pueden ser beneficiadas. Confiemos en la transparencia de la prestación de los servicios que ofrece esta institución. Nuestro único propósito es mejorar la calidad de vida de la población y reducir el déficit habitacional en nuestro país.

A partir del 2009 como ya dijera el señor  Presiente,  el primer Gobierno del Cambio, el Fondo para la Vivienda otorgó 30,293 créditos por $449.28 millones. Al mes de mayo de 2014 se disponía de una oferta de 6,938 viviendas nuevas disponibles para usuarios, lo cual se valora como parte de la dinamización del sector de construcción de viviendas.

Es importante mencionar el apoyo de los recursos financieros provenientes de BANDESAL Y Emisiones para Vivienda Nueva Social, que brindaron certidumbre al financiamiento habitacional de vivienda nueva de interés social.

Durante los últimos cinco años el Fondo Social para la Vivienda ha tenido mejoras continuas  en cuanto a los servicios bridados a los usuarios. Se han acortado los tiempos de trámite, se ampliaron los canales de acceso y acercamiento, facilidades en el otorgamiento de créditos, medidas de apoyo y fortalecimiento ante las situaciones de mora. Asimismo, la institución ha contribuido en el desarrollo de importantes proyectos del Gobierno.

Ahora, es para mí una alegría poder afirmar que estamos dando continuidad a estos trabajos, a estos logros. Apenas entre los meses de junio y julio hemos realizado avances. Me complace decirles que en este corto período se han otorgado más de  1,125 créditos por un monto de 17 millones de dólares.

Pero me satisface aún más, comunicarles que de estos créditos  más del 85 por ciento han sido otorgados a personas de escasos recursos y a trabajadores con ingresos menores a 4 salarios mínimos. Esto ha beneficiado a familias que en verdad necesitan el apoyo financiero que les está dando, y que ahora podrán mejorar su calidad de vida al obtener su propia vivienda.

Entre junio y julio se han autorizado también 10 factibilidades a proyectos, lo cual permitirá en la actualidad una oferta de 6,769 viviendas nuevas disponibles para la población.

Estos logros alcanzados en tan poco tiempo, son muestra de la disposición que el Gobierno tiene para fortalecer el otorgamiento de créditos para vivienda y liderar en la administración de préstamos hipotecarios dentro del sistema financiero. Todo esto, en beneficio de nuestra gente, buscando esa tan deseada transformación social.

Quiero informales también que al otorgar estos créditos estamos utilizando de manera productiva con mayor rentabilidad los fondos de pensiones, de donde hemos obtenido 6.27 millones para esta inversión.

Tenemos un compromiso de inversión social para el despegue económico y mejorar la calidad de vida de la población. Como medida buscamos el más alto rendimiento posible de estos fondos, invirtiendo en proyectos de alto impacto económico y social de largo plazo, asegurando el retorno de los recursos.

Es importante mencionar que los beneficios de acceso a la vivienda no solamente tienen que ver con el progreso individual de las personas que adquieren un crédito. Los beneficios también son para toda nuestra sociedad, para la reducción de los niveles de pobreza y condiciones de vulnerabilidad de la población.

Me parece oportuno rescatar en este punto los datos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples del 2013. Los resultados indican una reducción de 4.9 puntos porcentuales en los hogares con pobreza a nivel nacional. Y es interesante que el mayor porcentaje de reducción haya sido en el área rural, con 7.4%, mientras en el área urbana disminuyó de 29.9% a 26.1%.

Estos porcentajes nos indican que el camino iniciado con los Gobiernos anteriores desde el 2009, con  el Gobierno del Cambio es un camino de progreso, de verdadero desarrollo económico y social para El Salvador.

El acceso al financiamiento para créditos con el Fondo Social para la Vivienda no solo garantiza la solución al problema habitacional. También permitirá a las personas tener acceso a servicios básicos como energía eléctrica y agua, que son fundamentales para una condición de vida digna y saludable.

Insistiré en todo momento, el más vital interés nacional de este Gobierno es la superación de la pobreza. Superar las desigualdades extremas, la exclusión y la vulnerabilidad de los sectores pobres y medios de la sociedad. Queremos generar las mejores condiciones de vida, a fin de que cada salvadoreño y salvadoreña pueda realizar su proyecto de vida y sus propios sueños en el país, sin necesidad de emigrar hacia otro lugar.

Como parte de las mejoras que se han hecho para optimizar el buen funcionamiento institucional y mejorar la atención a los usuarios del Fondo Social para la Vivienda, se han realizado mejoras en cuanto a la infraestructura. Este es el caso de la construcción de este edificio que hoy estamos inaugurando.

Este ha sido un proyecto grande que se comenzó a desarrollar en la administración anterior, iniciando con los trámites de aprobación del proyecto en el año 2010. Ahora, es una satisfacción que me corresponde dar por inaugurado este “Edificio de Recursos Logísticos, Comedor de Personal y Archivo General del Fondo Social para la Vivienda”.

El monto total de la inversión ha sido de un poco más de 4.2 millones de dólares. Por lo tanto, ha sido un proyecto grande, de gran inversión, pero igualmente de grandes alcances y beneficios.

En primer lugar, favorecerá al servicio a los usuarios, mejorando las condiciones para el resguardo de sus expedientes.

También permitirá ofrecer mejores condiciones de trabajo a los más de 430 empleados que trabajan en la Agencia Central. Proporcionará un espacio de comedor para el uso de los empleados y empleadas, y ayudará a reducir costos de alquiler.

Todas las estrategias que implementamos y obras que estamos realizando, son parte de un esfuerzo continuo, decidido, para el desarrollo integral y el crecimiento económico en nuestro país.

Nos fundamentamos en el derecho de todas las personas a una vida plena, a la dignidad, al progreso y la realización humana.

Hoy por hoy, el Fondo Social para la Vivienda es una de las instituciones que más credibilidad tiene ante la sociedad salvadoreña. Muchos han sido beneficiarios y pueden dar fe de las continuas mejoras en atención y transparencia en prestación de servicios.

Nuestra meta es que todos los trabajadores puedan tener la oportunidad de una vivienda propia, fruto de su esfuerzo y nuestro apoyo. Esa es la mejor manera de avanzar.

Insisto, trabajemos juntos, explotemos las oportunidades y construyamos un país de todos y para todos.

Muchas gracias y que Dios nos bendiga por su atención.