Print Friendly

Permítanme solamente informarles que el día martes y miércoles, en Cuba, una delegación de mi gobierno, en la cual yo iba al frente, me acompañaba la ministra de Salud, la doctora Violeta Menjívar, el ministro de Educación, el ministro de Agricultura, la ministra de Medio Ambiente y también secretarios, el secretario Técnico y el secretario de Comunicación; una delegación muy importante para tratar de identificar nuevos proyectos, pero además firmar  nuevos compromisos, nuevos convenios en el área de salud, en el área de educación, en el área de cultura, en el área de agricultura.

Y ha sido muy importante para nosotros encontrarnos con un país hermano, país hermano con el que estamos profundamente agradecidos. Tuve la oportunidad de platicar con el presidente Raúl Castro, a quien desde aquí de El Salvador envío también mis felicitaciones por esa larga entrevista que tuvimos, esa larga conversación, donde hablamos de todos los problemas de la humanidad, pero además también de los problemas de Cuba y de los problemas de El Salvador.

Nosotros iniciamos las relaciones desde el 2009, son 6 años de relaciones, relaciones que habían sido interrumpidas, se habían interrumpido las relaciones diplomáticas.

Y desde ese entonces comenzamos a trabajar con la República de Cuba en programas de una total importancia, el programa de primera infancia, el programa de alfabetización, asesoraron la reforma de salud, nos apoyaron en el tema medioambiental y ahora nuestro propósito era firmar un nuevo compromiso.

Y es para mí una gran satisfacción, a dos días de mi visita a Cuba, estar aquí con esta representación humanitaria solidaria de médicos cubanos, para los cuales yo pido un fuerte aplauso.

Muchos de ustedes se acordarán, el señor alcalde se ha de acordar, de que cuando sucedió el deslave en Verapaz, una brigada médica se vino a posicionar aquí a San Vicente, en la plaza del García Flamenco, desde ahí comenzaron a dar su apoyo y su trabajo a todas las comunidades, a dar asistencia técnica a toda las comunidades, extendieron el esfuerzo de su brigada a este lugar, así es que es un lugar donde la medicina cubana, pero especialmente los médicos cubanos son especialmente apreciados, porque ya estuvieron aquí con ustedes.

Así es que por eso me siento muy satisfecho de que estén ustedes aquí presente y estemos también inaugurando este centro oftalmológico.

Ya no vamos a tener necesidad de viajar a Venezuela, para que la gente más humilde, la gente más sencilla que necesita una operación con los problemas de la vista, sea operada. Ahora aquí en El Salvador vamos a dar atención a miles y miles de salvadoreños y salvadoreñas que están necesitados de esos servicios.

Por eso yo quiero dar un saludo a las  señoras y señores funcionarios de gobierno y también al señor encargado de negocios de la República de Cuba, y a los amigos de la prensa y demás personas que están aquí, para presenciar este importante paso en nuestro compromiso de garantizar el acceso y cobertura universal a una salud de calidad.

Como gobierno estamos comprometidos con promover el pleno derecho humano a la salud y trabajamos por garantizar a toda la población ese derecho. Es lo que estamos haciendo con la inauguración del Centro Oftalmológico Nacional, que beneficiará a miles de salvadoreños y salvadoreñas que padecen enfermedades visuales.

Este Centro Oftalmológico marcará un salto de calidad en la salud pública, contribuyendo a la reducción progresiva de los tiempos de espera y garantizando el acceso a los servicios de salud visual; incluyendo evaluación diagnóstica, atención quirúrgica y seguimiento postoperatorio, con la proyección de realizar un aproximado de 4 mil cirugías anualmente.

Para su funcionamiento se han invertido 1 millón 87 mil 391 dólares en la adecuación de instalaciones, equipamiento médico quirúrgico, insumos y medicamentos.

Con este tipo de proyectos nuestro país avanza rompiendo las barreras geográficas, económicas y sociales en el cumplimiento del derecho a la salud de la población.

Específicamente, el Centro Oftalmológico nos permitirá brindar mejores servicios de salud visual a personas de escasos recursos que necesitan ser atendidas e intervenidas en esta área, garantizando la atención oftalmológica integral a la población en general del país, ejecutando acciones preventivas, curativas y de rehabilitación de ceguera por enfermedades que se pueden prevenir.

De acuerdo a los registros y datos del Ministerio de Salud, sabemos que existe una alta incidencia de diagnósticos de catarata y Pterigión en un porcentaje significativo de la población, especialmente en los adultos mayores, que de no ser tratados oportunamente corren el riesgo de perder permanentemente la visión.

En este contexto, entre el 2009 y 2013 se realizaron más de 16 mil diagnósticos de cataratas, de las cuales solamente el 12% fueron operados. De igual forma, durante el mismo período, solamente se realizaron 120 cirugías ante más de 19 mil casos de Pterigión.

A pesar de que no todos los casos diagnosticados pueden ser intervenidos quirúrgicamente, estos datos indican que existe una brecha quirúrgica entre los casos diagnosticados y operados por enfermedades visuales. De ahí la necesidad e importancia de implementar este Centro Oftalmológico Nacional.

Con la instalación de este Centro Oftalmológico se podrán atender  pacientes de todo el territorio nacional, haciendo realidad la “Misión Milagro” en nuestro país, con el apoyo  de destacados profesionales cubanos y salvadoreños.

Quiero aprovechar la ocasión para agradecer la solidaridad y el apoyo del gobierno de Cuba. Gracias a su apoyo hemos fortalecido las políticas sociales de nuestro país, especialmente las áreas de salud y educación.

Como saben, hace apenas unos días realicé una visita oficial a este país hermano, acompañado de varios funcionarios de mi gobierno, con el propósito de fortalecer los lazos de amistad y las relaciones bilaterales.

En el marco de esta visita, se firmó un convenio de cooperación que permite la implementación del Centro Oftalmológico, para ampliar la capacidad de atención a personas con enfermedades visuales.

De igual manera pudimos establecer una alianza estratégica para avanzar en la cooperación e intercambio comercial de medicamentos y contar con mayores posibilidades de transferencia científica y tecnológica.

Este dato es muy importante, porque en el país el sistema público va a tener, tanto el Instituto Salvadoreño del Seguro Social, como el Ministerio de Salud, como también Bienestar Magisterial, van a tener oportunidad de acceso a medicamentos que van a ser comprados también por parte del gobierno de El Salvador a la empresa BIOCUBAFARMA.

Pero no solo eso, sino que los laboratorios salvadoreños van a tener oportunidades de intercambio y llegar a alianzas para la fabricación de medicamentos, esta es una noticia muy importante, porque saben que en el país nuestro sistema público, aunque abastece el 84 por ciento de las necesidades, pero tenemos aún mayor necesidades de medicamentos y la población necesita medicamentos accesibles a su bolsillo.

Misión Milagro, es un proyecto humanitario liderado por los gobiernos de Cuba y Venezuela, cuyo propósito principal es brindar atención médica gratuita a personas de bajos recursos económicos que adolecen de problemas visuales.

Desde sus inicios en el 2004, este programa se propuso la meta de que en un periodo de diez años se diera atención quirúrgica a unas seis millones de personas afectadas por problemas oftalmológicos.

En nuestro país, aproximadamente diez mil 800 personas fueron evaluadas y más de seis mil 400 fueron intervenidas en Venezuela desde el 2006. Luego, en el 2011 el Ministerio de Salud comienza a tener una participación activa con la realización de brigadas de evaluación y designación de personal para realizar evaluaciones pre-operatorias y acompañar en su viaje a las personas beneficiadas.

Durante nuestro primer año de gestión hemos alcanzado importantes logros, que han sido percibidos por la población salvadoreña:

Según la Encuesta Nacional de Salud, el 98% de nuestros niños y niñas han nacido en algún establecimiento del Sistema Público de Salud, así como el 95% de las mujeres embarazadas han tenido acceso a control prenatal. Ambos procesos de manera gratuita, reduciendo el índice de mortalidad infantil.

Por otra parte, contamos con un programa de vacunación que se ha consolidado como uno de los mejores y más integrales y de mayor cobertura en América Latina. Esto nos ha colocado en la ruta para la eliminación de varias enfermedades como el sarampión, la poliomielitis, la difteria, la rubeola y el tétano neonatal. Cabe destacar que en el primer año de gobierno se han sumado dos vacunas más, completando 17 vacunas que previenen igual número de enfermedades.

Asimismo, hemos contado con el trabajo comunitario y el acompañamiento del Foro Nacional de Salud para el control de enfermedades como el dengue y la chikungunya. Es digno de resaltar que actualmente El Salvador cuenta con las más bajas tasas de letalidad de dengue por cuarto año consecutivo.

Otro avance ha sido la inversión de 62 millones de dólares en obras de infraestructura en establecimientos de la red de servicios públicos, con su respectivo equipamiento y modernización.

Con este Centro Oftalmológico, estaremos garantizando la salud visual de miles de salvadoreños y salvadoreñas que acuden a diferentes establecimientos de salud de la red nacional, siendo referidos para su oportuna intervención, con los insumos y medicamentos adecuados.

Amigos y amigas, paso a paso vamos profundizando la Reforma de Salud, porque es imposible concebir el Buen Vivir de la población sin crear las condiciones para que nuestra gente goce de una vida saludable y digna.

Sigamos caminando hacia una sociedad saludable y digna.

Muchas gracias.

 

 

Encargado de Negocios de la Embajada de Cuba

Lic. Adolfo Alonso García

Excelentísimo señor Salvador Sánchez Cerén, Presidente de la República de El Salvador. Excelentísima señora Violeta Menjívar, Ministrar de Salud Pública, de El Salvador.

Distinguidos invitados:

La Misión Operación Milagro como también se le conoce es un proyecto humanitario liderado por los Gobiernos de Cuba y Venezuela, tiene el propósito de ayudar aquellas personas con bajos recursos para que puedan ser operadas de determinadas patologías oculares, se integra dentro de los programas de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

Este proyecto de salud visual con enfoque solidario comenzó hace diez años, concretamente el 10 de julio de 2004, en el Instituto Oftalmológico Cubano Ramón Pando Ferrer al Oeste de la Habana, Cuba, donde fueron operados los primeros pacientes venezolanos.

El nombre de milagro surgió naturalmente por boca de los pacientes que tras la operación y poder recuperar la vista, decían, en nueve de cada diez casos, “esto es un milagro” y rompían en llanto genuino de gratitud. El plan que se inició en Venezuela actualmente está establecido hoy en más de 30 países, con 55 posiciones quirúrgicas.

En la Operación Milagro participan 165 instituciones cubanas. Hay misiones de la Operación Milagro en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Haití, Honduras, Panamá, Guatemala, San Vicente y Las Granadinas Guyana, Paraguay, Granada, Nicaragua, Uruguay y hoy en la patria de Farabundo Martí y de Schafik Handal.

Pese a que en algunas sociedades persiste el prejuicio de que lo gratuito es sinónimo de baja o ninguna calidad, los cubanos han sabido ganarse el respecto con su quehacer cotidiano, sin cobrar un solo centavo. Esto lo demuestra el hecho que más de 3 millones de personas de 10 países han recuperado o mejorado la visión, es un verdadero ejemplo del trabajo que lleva adelante el colectivo cubano en cualquier país donde ha sido destacado.

Estamos inaugurando en este hermoso día de hoy el primer Centro Oftalmológico de El Salvador en este tan buen hospital de San Vicente. La brigada médica está integrada por 12 especialistas cubanos quienes de conjunto con el personal salvadoreño llevarán a cabo tan noble empeño en función de dar cobertura nacional y de forma gratuita a personas humildes con padecimientos oculares.

Dentro de las patologías realizarán operaciones de Cataratas y de Pterigión fundamentalmente. La Catarata es una de las principales causas de ceguera a nivel mundial y su solución no puede continuar en manos solo de los que tengan recursos. Es necesario y urgente que los pobres también puedan ver o mirar y continúen viendo o mirando como dicen aquí.

Los médicos cubanos trabajan con voluntad y profesionalidad y así mismo lo harán en esta nueva tarea que se les ha asignado, junto a los profesionales salvadoreños nuestros galenos sabrán cumplir con el sueño de Comandante Jefe y el eterno Comandante de la Revolución Bolivariana Hugo Rafael Chávez Frías.

El gobierno y pueblo cubano ratifican la disposición de continuar avanzando en la consolidación de los diferentes proyectos y de programas de cooperación bilateral sobre la base de los principios de respeto mutuo, la complementariedad y la solidaridad entre nuestros países.

Nuestros pueblos hermanos deben contribuir a la construcción una región donde el humanismo, la paz, el bienestar y la integración sean los principios que rijan como el  mejor homenaje a los próceres y mártires que ofrendaron su vida por la total y verdadera independencia de nuestros pueblos.

Es el más elemental de los deberes de Cuba servir a este noble y hermano pueblo de El Salvador, que como se sabe Cuba nunca da lo  que sobre sino que comparte lo poco o lo mucho que también tiene.

Nada jamás ha detenido ni detendrá a nuestros profesionales de la salud en su vocación de servir a los más necesitados, aun en condiciones donde la fuerza de la naturaleza los ha puesto a prueba. Estamos convencidos del éxito rotundo de este noble esfuerzo y de la ayuda resuelta de todos los factores de la sociedad salvadoreña.

El Contingente Cubano o “ejército de batas blancas”, como los bautizo Fidel, será sin duda el mejor exponente en el apego a la frase de nuestro Héroe Nacional  José Martí cuando dijo: “Hacer es la mejor manera decir”.

Agradecemos de antemano el apoyo recibido del gobierno, de las autoridades locales, del personal directivo médico y logístico del Hospital Nacional Santa Gertrudis y de los ciudadanos de San Vicente en general por su acogida, hospitalidad e interés para el comienzo de tan importante y necesario proyecto humanitario.

¡Viva la amistad inquebrantable entre los pueblos y Gobiernos de El Salvador y de Cuba!

Muchas gracias.