Print Friendly

 

Iniciemos dándole un fuerte aplauso a todas las madres y familias que han creído en sus hijos, que sus hijos son los actores de esta obra y son los actores del país,  y haber confiado en ellos, y haberlos integrado a este esfuerzo, pues es el país que estamos construyendo, un país lleno de alegría, un país lleno de cultura. Pero un país lleno de valores, valores de la paz y la convivencia.

Y también porque no darle un fuerte aplauso a los actores de esta obra que son las niñas, los niños y los jóvenes; un fuerte abrazo.

Quiero decirles, este es un sueño que iniciamos hace mucho tiempo cuando visité Cuba con Margarita, y vimos La Colmenita. Dijimos, no es posible que no abramos este espacio de felicidad para la niñez salvadoreña y Margarita puso su empeño.

 

Este día es uno de los días más felices en la vida de todos nosotros, porque nos llena de satisfacción y sano orgullo, tanta felicidad y alegría de nuestras niñas, niños y adolescentes en esta fiesta de la cultura del pueblo.

Realmente la inauguración del primer Festival Nacional de Teatro Infantil por la Paz y la Convivencia es un acontecimiento histórico en nuestro país. Es el regalo más hermoso que le podemos hacer a nuestra niñez y adolescencia, a nuestra esperanza y futuro en el mes dedicado a ellos.

Este es un sueño personal y de Margarita hecho realidad. Es también una semilla que germina en nuestro querido El Salvador, en el corazón fértil de nuestras niñas y niños, de nuestra adolescencia, nuestros artistas.

Y además es un fruto extraordinario que comprueba cuanto podemos lograr cuando nos unimos y trabajamos juntos con amor por el bien de nuestro país.

Hace apenas un año, como ya se dijo acá, comenzamos este programa con una obra de amor, iniciamos el Coro Presidencial para el Buen Vivir, y vean cuánto ha crecido, son ocho obras teatrales, 21 presentaciones y más de 500 niños y niñas y jóvenes participantes en este primer festival, felicito a todas y todos, los que han hecho posible con su esfuerzo y dedicación este gran logro de nuestro pueblo y de la cultura salvadoreña.

Ustedes, junto a las niñas, los niños y los jóvenes son un verdadero ejemplo para todos nuestros pueblos, y representan todos los valores humanistas que estamos cultivando en nuestra sociedad.

Hace 10 meses en el marco del 24 aniversario de los Acuerdos de Paz, nos reunimos en este escenario para presenciar el ensamble artístico que prepararon entre canciones, juegos y mucha alegría, más de 150 niños cubanos y salvadoreños en la obra La Cucarachita Martina pide la Convivencia y la Paz.

En aquella ocasión anuncié la creación de un programa para la niñez y juventud en nuestro país, La Colmenita El Salvador, que junto al acompañamiento de nuestros hermanos cubanos ya es una realidad en muchos municipios y comunidades.

Hoy asistimos a presenciar el fruto de la creatividad y el trabajo artístico de estos 10 meses de preparación que culminan con el Primer Festival Nacional de Teatro Infantil, el festival contará con 8 obras teatrales, 21 presentaciones y la participación de más de 500 niñas y niños y jóvenes de las Colmenitas El Mozote, Coro Presidencial del Buen Vivir, Mejicanos, Soyapango, San Salvador, Jiquilisco, Zacatecoluca, San Juan Opico, Santa Ana, Sonzacate, San Miguel, Dulce Nombre de María y Chapeltique, que mostrarán sus talentos en las presentaciones, en los 14 departamentos.

Serán 10 días para hacer un llamado a la paz y la convivencia, a través del teatro infantil y la voz de la niñez salvadoreña.

Esta es una gran oportunidad, porque los niños y niñas expresarán y compartirán sus aptitudes artísticas con nosotros, y en esas expresiones está el germen de una nueva cultura, la cultura transformadora del pueblo.

Esta nueva cultura es la principal protagonista en la creación de generaciones de salvadoreños y salvadoreñas más críticos de su realidad, más conscientes del sentido de la vida, y respeto a sus semejantes.

Inculcar en nuestros niños y niñas el amor al arte y la cultura es parte fundamental para su desarrollo integral, como seres humanos y un factor clave para construir una mejor sociedad.

Nuestra lucha por construir el buen vivir, incluye el impulso de estas expresiones, para crear valores en la niñez y adolescencia salvadoreña.

Me da mucho gusto saber que a partir de hoy, a nivel nacional, presenciaremos un derroche de talento que representa el auténtico corazón de nuestro pueblo.

 

Amigos y amigas:

Mi gobierno considera la cultura como un derecho humano y un pilar fundamental para la transformación social.

Es por eso que uno de los objetivos de nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo es impulsar la cultura con hecho, factor de cohesión identidad y fuerza transformadora de la sociedad.

Este día tenemos otra buena noticia, el próximo año iniciaremos un Programa de Formación Artística y Social de Jóvenes en las comunidades, donde está el Programa de la Colmenita, para dotarles de herramientas artísticas y que sean ellos, quienes coordinen sus grupos culturales de los municipios.

El Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia CONNA, se sumará a este esfuerzo que es coordinado por la Secretaría de Cultura para acompañar y garantizar el enfoque de derechos y equidad de género que reforzará nuevos valores para nuestra niñez en el contenido de las obras teatrales.

La finalidad de este programa es formar a los ciudadanos del mañana, cultivando los valores humanos como la solidaridad, el amor, la equidad, el respeto a la disciplina, la convivencia mediante la expresión artística que permite el teatro, la danza y la música.

La Colmenita El Salvador, abre sus brazos a todos los niños, las niñas y adolescentes para que descubran el poder del arte y continúen la construcción de otra cultura, la cultura de la paz y la convivencia.

Por medio de La Colmenita se fomentan valores como el respeto, la solidaridad, el compañerismo y el amor a la familia. Continuaremos la ampliación del programa, nuestro plan es desarrollar La Colmenita en las Casas de la Cultura y Convivencia en todos los municipios del país.

 

Amigos y amigas.

Quiero agradecer a un amigo, al Maestro Carlos Alberto Cremata, fundador hace más de 25 años de La Colmenita en Cuba, porque con su aporte ha construido lazos entre nuestros pueblos.

Muchas gracias Alberto, , gracias, inmensamente.

Gracias también a los maestros y maestras cubanas que han acompañado a nuestra niñez y juventud en este proceso artístico en las comunidades; igualmente este esfuerzo no podía ser posible sin el permanente acompañamiento de las madres y padres y otros familiares, son ellos también actores dentro de este programa y esperamos que no muy lejos también los familiares, las madres se animen también a presentar su obra, porque tienen una enorme creatividad y un enorme corazón.

Estoy seguro que esta es una oportunidad inolvidable para quienes participan en esta fiesta de cultura, niñas, niños, jóvenes artistas que nos acompañan, en ustedes está con su poder creativo, con su fuerza transformadora, el privilegiado compromiso de hacer de El Salvador un país poseedor de una cultura con valores sustentados en la paz, el respeto y la convivencia.

Nosotros nos comprometemos a trabajar con todo nuestro empeño para crearles más espacios dónde puedan gozar de los beneficios de las artes, como este Primer Festival de Teatro Infantil.

Sigamos adelante por nuestras niñas, niños y jóvenes, sigamos adelante en la construcción de una nueva cultura y disfrutemos todos del Festival Nacional de Teatro infantil por la Paz y la Convivencia, un festival para todo el pueblo salvadoreño.

 

Muchas gracias.