Print Friendly

La educación inicial (de cero a tres años) ha tenido un incremento de cobertura, pasando de 1.8% a 5.6% de niñas y niños atendidos a nivel nacional, según informó Liliam Benavides, directora nacional de primera infancia del Ministerio de Educación, en la sesión plenaria del Consejo Nacional de Educación (CONED), celebrada este día en CAPRES.

Según censo 2016 del Ministerio de Educación (MINED), el año pasado se atendió a 22,456 estudiantes de cero a tres años, equivalente a 5.6% del universo de infantes de dicha edad, según proyección de la DIGESTYC. Al sumar las atenciones brindadas por otras instituciones y organizaciones que trabajan por la primera infancia la cifra incrementa a 31,354 atendidos en círculos de familia.

La acción 54 del Plan El Salvador Educado (PESE), orientada a la expansión progresiva de la educación inicial en modalidades alternativas, establece como meta la atención a 42,400 niños y niñas en este nivel educativo, por lo cual se ha solicitado el apoyo de los diferentes actores representados en el CONED para poder ampliar progresivamente la cobertura, destacando el rol de las municipalidades.

Según Liliam Benavides, directora nacional de primera infancia, la participación de las municipalidades es fundamental: «con la incorporación de los concejos municipales vemos en perspectiva muchas posibilidades de incrementar cobertura este año».

A la fecha se han firmado acuerdos con 35 alcaldías y se busca ampliar este tipo de convenios a través de una estrategia de intersectorialidad.

Durante la sesión número 18 de esta instancia consultiva, los miembros del CONED conocieron la priorización de las acciones de los desafíos tres y cuatro del Plan El Salvador Educado, referentes a Atención Integral a la Primera Infancia y Doce Grados de Escolaridad, respectivamente, que se implementarán durante 2017, dado que ya son acciones incorporadas en el Plan Operativo Anual.

En este ejercicio, el Ministerio de Educación presenta los avances a la fecha en los diferentes desafíos y las proyecciones para este año, así como las brechas presupuestarias para lograr las metas contempladas en el PESE.

En cuanto a los avances y proyecciones del desafío cuatro, referente a doce grados de escolaridad universal, se han priorizado acciones relacionadas con temas como la transición de tercer ciclo a educación media, oferta de modalidades flexibles, creación de programas de empleo juvenil articulado al último año de bachillerato, alianzas con el sector privado, alfabetización y expansión del Sistema Integrado de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno.

Respecto a este desafío, el ministro de Educación, Carlos Canjura, afirmó que «son 80,000 jóvenes los que se pierden en el tránsito de noveno a primer año de bachillerato».

En este sentido, el MINED informó el avance en el retorno de estudiantes que están fuera del sistema educativo con la implementación de Educación Flexible, en el marco de las medidas extraordinarias de prevención de la violencia que contempla en Plan El Salvador Seguro (PESS).

«Quisiera insistir que debemos encaminarnos como sociedad a reconocer estos problemas como problemas históricos. Enfrentarlos significa juntar las voluntades y los recursos para que esto sea posible», agregó el titular en referencia a que este reto requiere del involucramiento de los diversos actores.

En la sesión plenaria anterior se presentaron los avances y proyecciones 2017 de los desafíos uno y dos, referentes a Escuelas Libres de Violencia y Docentes de Calidad, respectivamente. En próximas sesiones se presentarán los desafíos de Educación Superior (5) e Infraestructura Educativa (6).

El Plan El Salvador Educado constituye una de las apuestas trascendentales que los diferentes sectores sociales del país impulsarán en la presente década, a través de seis desafíos y 104 acciones, para establecer el rumbo de la política educativa de El Salvador.

San Salvador, 27 de enero de 2017.

Reunión CONED.