Print Friendly

La independencia cobra un significado actual cuando el país toma conciencia de que aún se debe luchar para superar la mala herencia de la pobreza, la exclusión y el analfabetismo, consideró el presidente Salvador Sánchez Cerén en su discurso con motivo del 194 aniversario de la Independencia.

“Para mí, independencia es romper las cadenas  de la ignorancia, levantar la frente en alto, es luchar sin descanso por una vida digna para todos”, expresó el jefe de Estado.
El gobernante junto junto a funcionarios de los tres órganos del Estado y el cuerpo diplomático colocaron, como es tradición, sendas ofrendas florales ante el monumento a los Próceres de la plaza Libertad, en el centro histórico de San Salvado.

El jefe de Gobierno expresó en su discurso, transmitido en cadena nacional de radio y televisión, que desde joven se ha preguntado “¿Qué  puede significar independencia para un compatriota analfabeto, viviendo en pobreza, excluido del desarrollo?”.

Por lo mismo, consideró que una actualización de la gesta independentista de 1821 es construir un El Salvador próspero, educado y seguro, tal como está propuesto el Plan Quinquenal de Desarrollo.
“Luchamos todavía por superar una mala herencia: la pobreza y la exclusión del desarrollo que golpea a miles de familias salvadoreñas, así como el analfabetismo para una parte de nuestra población”, expresó.
Destacó que desde 2009 el gobierno, con el apoyo de miles de voluntarios, se ha logrado reducir en más de seis puntos porcentuales el analfabetismo.
“¡Vamos a batallar para declarar a El Salvador libre de analfabetismo!”, expresó el gobernante.

En el discurso anunció que como parte del programa una Niña, Un Niño, Una Computadora se entregarán 10 mil equipos nuevos a las escuelas del sistema público.

Destacó que El Salvador avanza en la meta de elevar progresivamente la calidad y cobertura educativa y que solo este año 1.4 millones de estudiantes han sido beneficiados con los paquetes escolares, incluyendo por primera vez a los de bachillerato.

Reiteró, en este contexto, su compromiso de seguir dirigiendo un gobierno austero, eficiente y eficaz en la administración de los recursos y enfocado en las prioridades de educación, seguridad y productividad.
Ratificó que el gobierno mantendrá los subsidios al gas, la electricidad, el transporte, y otros que tanto ayudan a aliviar la carga económica de las familias salvadoreñas.
“Esa es una forma de distribuir con justicia la riqueza que creamos todos y, sin duda alguna, de hacer más independiente a nuestro

 

 

San Salvador, 15 de septiembre de 2015