Lunes 16 de enero de 2012 14:17

16 de enero 2012 / Presidente Mauricio Funes pide perdón por masacre de El Mozote

El Presidente de la República, Mauricio Funes, en nombre del Estado salvadoreño, pidió perdón hoy por la masacre de El Mozote y otros caseríos aledaños, perpetrada por el Ejército en diciembre de 1981, y anunció la inmediata puesta en marcha de medidas de reparación para los familiares de las víctimas.

El jefe de Estado expresó ante cientos de familiares de las víctimas que en El Mozote “se cometieron un sinnúmero de actos de barbarie y violaciones a los derechos humanos: se torturó y ejecutó a inocentes; mujeres y niñas sufrieron abusos sexuales y cientos de salvadoreños y salvadoreñas hoy forman parte de una larga lista de desaparecidos, mientras otros y otras debieron emigrar y perderlo todo para salvar sus vidas”.

“Por esa masacre, por las aberrantes violaciones de los derechos humanos y por los abusos perpetrados, en nombre del Estado salvadoreño pido perdón a las familias de las víctimas y a las comunidades vecinas”, dijo el Presidente Funes.

Pidió perdón “a las madres, padres, hijos, hijas, hermanos, hermanas que no saben hasta el día de hoy el paradero de sus seres queridos” y “al pueblo salvadoreño que fue víctima de este tipo de violencia atroz einaceptable”.

La masacre de El Mozote es el nombre con el que se conoce una serie de exterminios masivos perpetrados por soldados salvadoreños,
principalmente del extinto Batallón Atlacatl, durante los días 10, 11, 12 y 13 de diciembre de 1981.

El acto de petición de perdón del Presidente Mauricio Funes se realizó a un costado del Monumento a las Víctimas de El Mozote y también a pocos metros del Jardín de Niños, sitios donde el mandatario junto a la Primera Dama y Secretaría de Inclusión Social, Vanda Pignato, colocaron ofrendas florales por la memoria de quienes murieron atrozmente durante este hecho.

El Presidente Funes dijo que en este lugar “se perpetró la más grande masacre contra civiles de la historia contemporánea latinoamericana.

Aquí se exterminó a casi un millar de salvadoreñas y salvadoreños, la mitad de ellos niños menores de 18 años”.
“Aquí se cometió el peor de los  pecados, del que hasta hoy –como Estado, como sociedad- no nos habíamos arrepentido”, enfatizó el mandatario.

Continuó diciendo que el Gobierno central celebró en El Mozote el XX aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz “para poder expresar –en acto y en palabra- que el reconocimiento de los hechos es el comienzo de la justicia, así como la justicia es el comienzo de la paz”.

“Como Jefe del Estado, reconozco que en los cantones El Mozote, El Pinalito, Ranchería, Los Toriles, Jocote Amarillo, Cerro Pando, La Joya y Cerro Ortiz, los días y las noches del 11, 12 y 13 de diciembre de 1981, tropas del Batallón de Infantería de Reacción Inmediata Atlacatl, de la Fuerza Armada de El Salvador, asesinaron a cerca de un millar de personas, la mayoría niñas y niños”, enfatizó el gobernante.

“A esta descripción de los hechos y al pedido de perdón, quiero agregar que ha habido responsabilidades específicas que deben citarse,
de acuerdo con lo expresado por el informe de la Comisión de la Verdad”.

“De él surgen responsabilidades: el Teniente Coronel Domingo Monterrosa, comandante de aquél Batallón; su segundo al mando, el Mayor José Armando Azmitia Melara; el Jefe operativo, el entonces Mayor Natividad de Jesús Cáceres Cabrera, y otros, mencionados por la Comisión de la Verdad”, dijo el Presidente Funes.

Informó que ha instruido “a la Fuerza Armada la revisión de su interpretación de la historia a la luz de este reconocimiento histórico que hoy formulo, en nombre del Estado salvadoreño y como Comandante General de la Fuerza Armada”.

“Esa revisión debe reflejarse en los textos y símbolos con que se forman los cuadros militares a los efectos de un doble objetivo: primero, fortalecer el rol profesional, despolitizado y desideologizado de la Fuerza Armada y su integración profunda en el seno de la sociedad salvadoreña; segundo, aportar a la pacificación de los espíritus, factor imprescindible para fortalecer la democracia, la justicia y la paz social”.

“A 20 años de los Acuerdos de Paz estamos ante una institución militar diferente, profesional, democrática, obediente al poder civil, no
podemos seguir enarbolando y presentando como héroes de la institución y del país a jefes militares que estuvieron vinculados a graves
violaciones a los derechos humanos”, dijo el jefe de Estado.

Similar llamado hizo, en su condición de Presidente de la República, a la dirigencia de los partidos políticos, “para que no exalten  nombres de personajes que pudieron haber estado vinculados a violaciones de los derechos humanos ni acciones que hubieren provocado muerte y sufrimiento y que, lejos de contribuir a la creación de una cultura de paz, fomentan la polarización y la división de la sociedad salvadoreña”.

“El Mozote nunca más”, expresó el mandatario en la parte final de su discurso, haciendo suya la frase de esta comunidad de El Mozote, tan golpeada por el conflicto armado que llenó de dolor a toda la nación salvadoreña.

El Mozote, 16 de enero de 2012.

Ultima modificacion el Viernes 20 de enero de 2012 15:43