Print Friendly

Los niños de El Salvador celebran hoy su día en una gran fiesta que se reparte por escuelas y hogares, dentro de homenajes promovidos también por el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, que fijó en el bienestar de la infancia una de sus prioridades.

En la práctica, se trata de un mes dedicado a la niñez, pues para el próximo 11 de octubre el país se consagra a felicitar a sus niñas.

El Plan Quinquenal de Desarrollo (2014-2019) establece como uno de los grupos poblacionales para la atención priorizada a la niñez y la adolescencia, con una diversidad de programas para mejorar sus condiciones de vida y erradicar una dolorosa herencia de siglos de pobreza y desigualdad.

Esa voluntad fue ratificada por el Presidente al inaugurar uno de los programas insignias de su administración, la Ciudad de la Niñez y la Adolescencia, el pasado 11 de mayo en Santa Ana, en el occidente del país.

“Nunca me cansaré de realizar esfuerzos para buscar el bienestar y la mejoría de las condiciones de vida de nuestros niños, niñas y adolescentes, porque creo en ellos, en su capacidad para hacer grande a este país”, expresó el estadista.

“La niñez y la adolescencia es el motor de este país, es el motor del desarrollo, es la fuerza que anima y mueve a El Salvador. Por eso, nuestro compromiso es generarles espacios agradables, tranquilos, para que ustedes puedan educarse y cultivar sus habilidades, sus destrezas”, subrayó.

La prioridad otorgada a la niñez se refleja en los esfuerzos presupuestarios destinados por el gobierno a la educación, con la mayor partida en los últimos años y para el 2016 la propuesta es de más de $940,8 millones, $23 millones más que para este año y un total que equivale al 19.4% del presupuesto.

Con ello se garantiza el financiamiento de la distribución gratuita de los útiles escolares, uniformes, zapatos y la alimentación a alrededor de 1,4 millones de alumnos y alumnas de la enseñanza pública y se garantiza la permanencia en las aulas de las niñas y niños, sobre todo de los antes excluidos.

La ampliación de la atención médica mediante la Reforma Integral de Salud también beneficia a nuestra infancia, hoy protegida además con vacunas de 15 graves enfermedades, lo cual, junto a otras acciones, ha permitido que la mortalidad en menores de cincos años sea una de las más bajas de Latinoamérica.

Datos de la Encuesta Nacional de Salud 2014 indican además que la desnutrición crónica infantil para menores de 5 años en El Salvador se redujo desde 2008 en un 34%.

Estos datos, entre otros, ilustran los avances logrados en el cuidado de nuestra niñez y confirman la afirmación del presidente Sánchez Cerén que avanzamos por el rumbo correcto.

San Salvador, 1 de octubre de 2015.