Print Friendly
  • Casa Abierta recibió hoy a personal técnico, administrativo y beneficiarios del Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial (ISBM), quienes compartieron sus experiencias con el Presidente Salvador Sánchez Cerén y la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez.

El Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial constituye una victoria en la larga lucha impulsada por el magisterio para lograr la dignificación de su trabajo, así lo manifestó esta mañana el Presidente Salvador Sánchez Cerén al compartir, durante el programa Casa Abierta, con personal técnico y administrativo de esta institución.

Para el mandatario la dignificación del trabajo de los maestros y maestras del país es fundamental en la educación, ya que si se cuenta con una población docente saludable, capacitada y se les garantiza las mejores condiciones de trabajo se podrá alcanzar un mejor rendimiento educativo.

“La dignificación abarca varios componentes, no solo la demanda salarial, sino toda su seguridad social, como el maestro está permanentemente en el aula donde también puede haber accidentes profesionales, cómo se protege, cómo se le garantiza que este en la mejores condiciones de salud para realizar su trabajo”, dijo el gobernante.

Precisó que la creación del ISBM tiene a la base una histórica lucha impulsada por los docentes, llenas de “batallas duras, largas pero persistentes”, que les permitieron garantizar una institución autónoma de salud.

“El magisterio nacional tiene una larga historia de lucha, una larga historia de sacrificios, una larga historia de penalidades, pero han demostrado que cuando se tienen la fuerza organizada, cuando sus demandas y reivindicaciones son justas ellas logran obtener resultados”, dijo el estadista.

Recordó que las primeras iniciativas que presentó el magisterio como el Instituto Magisterial de Previsión Social no alcanzaron los consensos necesarios, pero sí permitiero la creación de una ley de servicios médicos hospitalarios.

“Pero los maestros lo que querían era una entidad autónoma, donde el maestro pudiera hacer llegar su voz, sus puntos de visita, por eso la lucha se mantuvo, después de los años 60 y 70 por lograr una ley que diera cierta autonomía, que no se prestara a ciertos abusos, por ello fue que se emitió una nueva ley producto de una lucha que dio origen a Bienestar Magisterial”, explicó.

El ISBM nació el 1 de abril de 2008, como una entidad oficial autónoma de derecho público, y desde su creación, mediante el Decreto Legislativo No. 485, da asistencia médica y hospitalaria a la población docente del sistema público y a sus grupos familiares.

La cobertura que brinda comprende medicina preventiva familiar, medicina general y especializada, hospitalización, consulta externa, cirugías, administración de medicamentos, laboratorios, asistencia ginecológica y obstétrica; y además control de niños sanos, consulta y tratamiento odontológico y los procesos de rehabilitación de los derechohabientes.

Para el mandatario, el ISBM desde su creación ha experimentado una evolución, pasando de ser una institución administradora de fondos a una entidad que presta servicios de salud, proceso que ha implicado un fortalecimiento administrativo, institucional y tener una visión de descentralización de los servicios.

“Se tomó la decisión de que Bienestar Magisterial hiciera llegar el servicio directamente al maestro a través de sus localidades, hacer un proceso de descentralización y de integrarse al sistema nacional de salud, para ser parte de ese proceso de reforma de salud que el país está llevando adelante”, dijo el jefe de Estado.

San Salvador, 1 de abril de 2017.