Print Friendly

El Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria, entregó 301 escrituras a beneficiarias y beneficiarios de la Región Occidental, las que les acreditara como legítimos propietarios de la tierra que habitan y trabajan.

 

Entre las propiedades entregadas en la zona occidental están: Hacienda Plan de Amayo, El Sunza, San Luis, San Martín, El Ángel, Atehuesian, Dulce Nombre de Jesús, San Rafael La Parada, Miravalle y La Labor entre otros.

 

Esta jornada se inició el 24 de junio con la entrega de 1,069 escrituras en San Miguel, favoreciendo a la población de la zona oriental. El evento fue presidido por el Señor Ministro de Agricultura y Ganadería  Lic. Orestes Ortéz y la Señora Presidenta del ISTA, Licda. Carla Mabel Alvanés.

 

Con esta jornada de entregas de escrituras se estarán beneficiando a 1,027 mujeres y 973 hombres. En esta oportunidad sólo en la zona occidental se están favoreciendo  a 99 mujeres y 202 hombres.

 

Las entregas de escrituras continuarán en la región central con 396 y en la región paracentral con 234 escrituras legalizadas, completando el mes de junio con un total de 2,000 escrituras a beneficiarios de la Reforma Agraria de los Programas Solidaridad Rural y Campesinos sin Tierra.

 

Las escrituras que se están otorgando son transferidas como bien de familia, con ello se protege el núcleo familiar, preservando a los hijos y conyugue la parcela donde viven y cultivan.

 

Con estas entregas se totalizan 6,617 escrituras otorgadas a nivel nacional en lo que va de la administración del Señor Presidente de la República, Profesor Salvador Sánchez Cerén, beneficiando a 3,378 mujeres campesinas y 3,239 hombres.

 

Con la legalización de tierras se garantiza a los beneficiarios la seguridad alimentaria, apoyándoles también con asistencia técnica  y proyectos a través del departamento de Desarrollo Agropecuario, el cual se encarga de brindar capacitaciones en productos alimenticios, vacunación de aves y bovinos, entrega de plantines y crianza de tilapias. De esta manera mejoran la economía familiar y el Buen Vivir de la población salvadoreña.