Print Friendly

Por Raimundo López

La celebración por el presidente Salvador Sánchez Cerén de los programas presidenciales Gobernando con la Gente y el Festival para el Buen Vivir en el emblemático municipio de Izalco es confirmación de un caminar juntos desde las raíces con los pueblos originarios hacia el paradigma del Buen Vivir.

Con seguridad, es la primera vez que un presidente visita la ciudad no para pedir los votos con promesas que no cumplirá después, sino con la decisión de continuar trabajando unidos para sacar adelante al país y resolver los problemas de las comunidades.

En el parque central de Izalco, el líder de la nación rindió tributo este sábado 14 de mayo a los pueblos originarios como compañeros de lucha y de la misma ruta para el progreso del país.

“Ustedes son un pueblo ejemplo para el país, su historia es historia de lucha, es el pueblo de Feliciano Ama, es el pueblo luchador por la justicia y por la igualdad social”, afirmó el estadista en su habitual mensaje a la nación durante el programa Gobernando con la Gente.

“Venir a Izalco es a llenarse el espíritu de fuerza para seguir adelante, son un pueblo también sagrado, derramó su sangre hace muchos años y esa sangre es la que ahora nos da la fortaleza para seguir adelante, para seguir avanzando”, subrayó el presidente Sánchez Cerén.

El Alcalde del Común del municipio, Mateo Rafael Latin Cuagit, agradeció la oportunidad de poder dirigirse a las máximas autoridades del país, ante los medios nacionales que transmiten en vivo el programa, y “poder expresar el sentir y el pensar de mi pueblo náhuatl”.

Mateo Rafael subrayó que lo hace “en representación de la Alcaldía del Común y de este pueblo indígena que ha escrito su historia a costa de mucha sangre, pero que ha sido posible que la herencia de nuestros ancestros hoy más que nunca está dando muestras de resurgimiento”.

Es la eternidad de la roca volcánica con la cual los pipiles, en su lengua que sobrevivió a siglos de colonialismo, represión y exclusiones, recuerdan de manera poética en la palabra Izalco: ciudad de las casas de obsidiana.

Mateo Rafael recordó que aún falta mucho en el camino hacia en el Buen Vivir, por lo cual entregó una carta al presidente Sánchez Cerén, quien la recibió con un profundo respeto.

“Inspirados nosotros en la filosofía del Buen Vivir… el Buen Vivir recoge la visión de nuestros ancestros, recoge la visión de nuestros pueblos originarios, que es la visión de la vida y de una vida en respeto con la naturaleza”, expresó.

“Decirte también Rafael -agregó- que nuestro compromiso como nación, no como gobierno, sino como nación, como Estado, es la memoria histórica, es garantizar los derechos de nuestros pueblos originarios”.

“Eso –enfatizó- lo mandata la constitución y es una obligación de todo el Estado de llevar adelante, no solo visibilizarlos, sino realmente hacerlos también factores de derecho, factores de igualdad, factores de inclusión”.

A pedido del Presidente, la secretaría de Cultura, Silvia Elena Regalado, explicó las políticas del gobierno para garantizar los derechos de los pueblos originarios.

“La nación no puede ser nación, El Salvador no puede ser El Salvador si no tomamos nuestras raíces de nuestros pueblos originarios, esa es la identidad cultural del país, esa es la identidad cultural de El Salvador”, dijo el presidente Sánchez Cerén.

Izalco, 14 de mayo de 2016