Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, reiteró hoy su total apoyo al Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte durante una reunión sostenida en Guatemala con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, junto a sus homólogos de Honduras y Guatemala, Juan Orlando Hernández y Otto Pérez Molina, respectivamente.

El estadista salvadoreño indicó que este es un esfuerzo conjunto que se ha emprendido “con optimismo en aras de contribuir a llevar desarrollo y buen vivir a nuestros pueblos”.

“Desde mi gobierno esta iniciativa tiene total apoyo y expreso nuestro compromiso para trabajar de manera integrada en las líneas estratégicas que hemos delimitado para este Plan”, recalcó desde el Palacio Nacional de la Cultura, en la ciudad de Guatemala.

En esta reunión las naciones centroamericanas están profundizando y definiendo las acciones que se impulsarán como parte del Plan, mismo que será financiado en parte con los mil millones de dólares que el presidente estadounidense, Barack Obama, ha solicitado al Congreso de su país.

El jefe de Estado salvadoreño agradeció el esfuerzo y cooperación del gobierno de EE.UU. y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para poder generar, a través del Plan, oportunidades a la población con el fin de frenar las olas de migración irregular.

“Hemos demostrado que hay una voluntad política que se ha traducido en acciones, que existe un liderazgo nacional para trabajar de manera conjunta con nuestros hermanos y el ánimo de una continuidad porque estamos decididos a proteger y mejorar la calidad de vida de nuestra población”, señaló el gobernante.

Adelantó que su administración ha avanzado de manera interinstitucional en algunas acciones para desarrollar el plan nacional de la Alianza, las cuales se desprenden de los cuatro componentes de esta iniciativa: dinamizar el sector productivo; desarrollar oportunidades para el capital humano; mejorar la seguridad y el acceso a la justicia; y fortalecer las instituciones nacionales.

Dijo que la principal apuesta de El Salvador, en el marco de la Alianza, radica en la inversión en el capital humano. “El Salvador viene trabajando con pasos decididos en esta línea. Uno de los compromisos más significativos de nuestra administración es sin duda el tema del desarrollo equitativo e incluyente basado en un modelo de crecimiento económico sostenido, con educación, e inclusión y equidad social”, destacó.

“Hago votos para que de este encuentro se desprendan importantes resultados que nos permitan seguir avanzando en este desafío que asumimos conjuntamente”, concluyó.

El vicepresidente estadounidense revalidó el apoyo del gobierno del presidente Obama con las tres naciones centroamericanas: “Hemos trabajado arduamente en este último año y hemos hecho un gran recorrido”, expresó el funcionario al recordar que los primeros acercamientos de alto nivel se realizaron con motivo del aumento de niñas, niños y adolescentes no acompañados en la frontera sur de su país.

“Es nuestro interés ayudarles” “estamos aquí hoy porque es un momento de oportunidades”, dijo el vicemandatario estadounidense.

Añadió que el problema de la migración irregular redunda en la fuga de personas talentosas que podrían ayudar al desarrollo de las naciones centroamericanas.

Por su parte, el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, indicó que hay avances en la definición de las acciones que formarán parte de la Alianza para la Prosperidad y que mañana, en la reunión de las mesas técnicas sectoriales, las tres naciones seguirán avanzando en su definición.

Añadió que este es un Plan de Estados, y no de gobiernos, se ejecutará en los municipios de los tres países que más migración irregular generan y que los gobiernos centroamericanos están comprometidos con aportar fondos al igual que Estados Unidos.

En esta cita también participaron el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, y la subsecretaria mexicana para América Latina y el Caribe, Vanessa Rubio.

San Salvador, 2 de marzo de 2015.