Print Friendly
  • Para el Gobierno este proyecto es una herramienta de prevención de la violencia, pues genera espacios de convivencia y oportunidades para la niñez y la adolescencia salvadoreña.

El presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, asistió esta tarde al Teatro Nacional para presenciar el debut  de la obra musical “La Cucarachita Martina pide la convivencia y la Paz”, un ensamble teatral a cargo de 164 niñas y niños salvadoreños y cubanos, quienes conforman el proyecto de intercambio de experiencias técnica para la implementación del teatro infantil La Colmenita de El Salvador.

En el espectáculo participaron niñas y niños que actualmente integran el Coro Presidencial para el Buen Vivir, el Grupo Infantojuvenil El Mozote, el grupo de danza de la Casa de la Cultura de Zacatecoluca y  la Orquesta Infantojuvenil de la Casa de la Cultura de Sonzacate.

Este proyecto de formación artística llegó a El Salvador por iniciativa del presidente Sánchez Cerén, quien ha reiterado la importancia de potenciar las capacidades de las niñas, niños y jóvenes de El Salvador en áreas como la cultura y el arte.

“El arte es una herramienta de educación y  transformación social. La Colmenita ocupa las artes escénicas para  fomentar valores y fortalecer los lazos familiares y de convivencia en las comunidades”, dijo el mandatario previo a la presentación de la obra teatral.

Aseguró además que “una de las llaves del cambio está en la cultura, en el fomento de los valores, en el respeto de la vida  y sobre todo en el cuido de nuestro mayor tesoro que como país tenemos: nuestra niñez”.

Para el Gobierno de El Salvador, la experiencia de La Colmenita se convierte en una estrategia integral que permitirá sumar esfuerzos para combatir  la violencia a través de la generación de espacios de convivencia y oportunidades para la niñez, adolescencia y juventud.

En este sentido, la segunda fase del proyecto iniciará en marzo de este año, para beneficiar a niños y jóvenes de 14 municipios, entre ellos, diez incluidos en el plan El Salvador Seguro, en donde se implementarán capacitaciones en arte social y se finalizará en octubre con un Festival Nacional de Teatro Infantil.

“A partir del próximo mes se desarrollará en las Casas de Cultura de Mejicanos, Soyapango, San Salvador, Jiquilisco, San Miguel, Opico, San Ana. Tendremos una colmenita para los hijos de los trabajadores y estudiantes de la Universidad de El Salvador entre otros municipios”, dijo el mandatario.

Agregó que “vamos a  invertir aproximadamente $271 mil dólares para que en octubre una vez más estemos reunidos para ver el fruto de todas estas colmenitas que nos presentarán muchas obras llenas de alegría en el Festival Nacional de Teatro Infantil”.

“Veremos hecho realidad este sueño y les invito a unirnos para que trabajemos por nuestra niñez y juventud, para que puedan desarrollarse en paz, convivencia y armonía (…) En medio de la crisis de valores humanos en el mundo debemos volver nuestra mirada al niño interior que llevamos cada uno de nosotros y recordar el valor de  jugar, de convivir, de soñar, de cuestionar”, manifestó.

Las próximas presentaciones de la obra “La cucarachita Martina pide la convivencia y la paz” tendrán lugar de forma gratuita mañana 29 de enero, a las 10:00 a. m. y 5:00 p. m., en la Gran Sala del Teatro Nacional de San Salvador; el día 30, a las 4:00 p. m, en el Teatro Nacional de Santa Ana, y el 31 de este mismo mes en el Teatro Nacional de San Miguel, a las 3:00 p. m.

El maestro Carlos Alberto Cremata, fundador y director de La Colmenita, narró que conoció al presidente Sánchez Cerén un día, cuando era vicepresidente y ministro de educación ad honorem, que se apareció en la sede de la compañía en La Habana, para conocer el trabajo que se ha extendido por toda Cuba y muchos países en el mundo.

Cremata afirmó que el ahora jefe de Estado le expresó en esa oportunidad que soñaba con que las niñas y niños de El Salvador pudieran conocer y formar parte de esta compañía que esparce la miel cubana por todo el mundo.

Ese sueño ahora ha comenzado a hacerse realidad.

San Salvador, 28 de octubre de 2016