Print Friendly
  • La Colmenita de El Salvador debutó en el Teatro Nacional de San Salvador, llevándose la ovación del público. Las funciones continúan hoy jueves 29 de enero a las 10.00 a.m. y a las 5.00 p.m.
  • Mañana, 30 enero, la cita será en el Teatro Nacional de Santa Ana a las 4.00 p.m. y el domingo, 31 de enero, a las 3.00 p.m. en el Teatro Nacional de San Miguel.

Pocas veces se ha visto tanto talento dentro de una colmena: cucarachitas cantantes; ratoncitos, osos y gallos enamorados; abejitas con destrezas musicales y dancísticas, así como pericos vestidos de reyes. Todos pidiendo la convivencia y la paz.

No se trata de una escena surrealista; fue, más bien, la primera muestra de un proyecto que promete mucho: la compañía infantil de teatro La Colmenita de El Salvador, impulsado por el presidente Salvador Sánchez Cerén y la primera dama, Margarita de Sánchez, con el apoyo del gobierno cubano, la cual debutó la tarde del jueves 28 de enero en la Gran sala del Teatro Nacional de San Salvador.

Su ópera prima fue el musical: “La cucarachita Martina pide la convivencia y la paz”.

El escenario del Teatro Nacional fue tomado por 164 niñas y niños, entre cubanos y salvadoreños, que imprimieron una actividad en el lugar semejante a la de las abejas obreras en un panal desde mucho antes del inicio del espectáculo, tras bambalinas, entre ensayos de último momento y repasos de los diálogos.

“No me siento nerviosa, me siento tan feliz de ser la cucarachita Martina y estar con los niños de Cuba, porque son maravillosos”, aseguró Karen Ramos, de 13 años y originaria del municipio de Mejicanos, una de las niñas salvadoreñas que interpretó el papel principal de la obra.

La puesta en escena fue la culminación de varias semanas de ensayos que contaron con el apoyo de La Colmenita de Cuba, fundada en la isla en 1990 y que se ha replicado en distintos lugares del mundo, como un proyecto que brinda un espacio para el arte, la cultura y la diversión de niñas y niños, enfilados hacia un mismo objetivo: el desarrollado humano.

“Debemos volver nuestra mirada al niño interior que llevamos cada uno de nosotros y recordar el valor de jugar, de convivir, de soñar, de cuestionar”, aseguró el presidente Sánchez Cerén antes del inicio de la obra.

Y La Colmenita de El Salvador lo logró: todos los presentes en el Teatro Nacional se convirtieron en niñas y niños, sin nacionalidad alguna, riendo y bailando al son de una cucarachita cantante en busca del amor, encontrado, tras varias propuestas, en el noble corazón de un ratón.

Más talento nacional se incorporó al elenco de La Colmenita: el Coro Presidencial para el Buen Vivir, el Grupo Infantojuvenil de El Mozote, el grupo de danza de la Casa de la Cultura de Zacatecoluca y la Orquesta Infantojuvenil de la Casa dela Cultura de Sonzacate se unieron al espectáculo, al cual incorporó su voz el cantautor salvadoreño Álvaro Torres con una bellísima canción dedicada a la niñez.

San Salvador, 29 de enero de 2016.