Print Friendly
  • Las mayores afectaciones se registran en zonas de Ahuachapán, San Salvador, Cuscatlán y Usulután. El gobierno, a través del CENTA ya está asesorando a los agricultores para garantizar una cosecha abundante, como el récord de 26,2 millones de quintales de granos básicos que se cultivaron el año pasado.

Las siembras de maíz y frijol se mantienen en la ruta de lograr cosechas récord en 2017, a pesar de algunos daños focalizados que generaron las lluvias de los últimos días.

 

Los daños no son severos, según ha informado el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

 

Una evaluación realizada por expertos de la cartera de Estado a nivel nacional establece efectos por las lluvias en cuatro zonas, siendo las principales afectaciones las enfermedades fungosas debido al exceso de humedad en los cultivos.

 

Las zonas afectadas son San Francisco Menéndez y Tacuba, en el departamento de Ahuachapán; Tonacatepeque y Santo Tomás, en San Salvador; Suchitoto y San Pedro Perulapán, en Cuscatlán, y Jiquilisco, en Usulután.

 

El ministro de agricultura y ganadería, Orestes Ortez, manifestó que como medida de prevención el personal del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) está capacitando a los agricultores sobre la prevención y control de enfermedades fungosas, que pueden aparecer a consecuencia de la saturación de agua en los suelos.

 

“Con respecto a las lluvias ha afectado el exceso de agua principalmente plantaciones de hortalizas y de frijol, pero está bajo control, los agrónomos del CENTA, que son cuarenta agencias en todo el territorio, están orientando a las familias campesinas”, dijo el ministro.

 

Aseguró que hasta el momento la afectación a los cultivos es muy pequeña, por lo que se espera que estas no tengan “impactos relevantes” en los resultados de las cosechas.

 

“Principalmente hemos tenido afectaciones en Santa Ana y La Libertad en cultivos de hortalizas por la abundancia de agua y cultivos de frijol, no llegamos en todo el país a unas 800 manzanas de afectaciones, poco menos”, dijo Ortez.

 

“El maíz prácticamente no se ha visto afectado y esperamos que el invierno siga proporcionándonos lluvia para producir un poco más.  Les estamos dando las orientaciones técnicas del caso para drenar o para sacar la cosecha, porque todavía no se puede hablar de pérdidas totales”, agregó.

 

 

San Salvador, 22 de junio de 2017.