Print Friendly
  • El presidente Salvador Sánchez Cerén envió un mensaje a la nación durante el encendido del árbol de Navidad en Casa Presidencial, invitando a los salvadoreños a abrazar la esperanza en este época de amor y solidaridad.

Con un abrazo a la esperanza inició diciembre en Casa Presidencial, donde esta noche el presidente Salvador Sánchez Cerén y su familia encendieron el árbol de navidad en compañía de funcionarios, así como de empleados de la sede  de Gobierno y sus familias.

 

“Abracemos la esperanza en Navidad y en Año Nuevo, ese es el lema con el cual queremos que nuestra familias sigan iluminadas en ese sendero, en ese camino de construir la paz, de construir la esperanza, de construir la felicidad, de trabajar por conseguir el buen vivir en El Salvador”, dijo el líder de la nación.

Minutos antes, el mandatario, de la mano de su esposa, Margarita Villalta de Sánchez, y toda su familia, encendieron las luces del árbol de Navidad de Casa Presidencial, un evento que se está convirtiendo en una tradición cada 1 de diciembre.

 

“Todas esas luces que en este mes iluminarán las casas y calles de nuestro país representan el anhelo de todos los que queremos paz y bienestar en nuestro pueblo”, afirmó el presidente.

 

El Coro Presidencial para el Buen Vivir puso la nota artística a la velada interpretando canciones clásicas en la época navideña, como Peces en el río, Campana sobre campana y Burrito sabanero, en un escenario en el que también participaron alumnas de la Escuela Nacional de Danza “Mundo Mágico Cri Cri”.

 

“La Navidad es tiempo de paz y unión familiar, pero además debe ser tiempo de reflexión para todos aquellos que no están por un buen camino; en esta época estamos llamados más que nunca a fortalecer la fraternidad, el sentimiento que debe unirnos como hermanos salvadoreños”, subrayó el mandatario en su mensaje.

“Mi deseo es que todas y todos nos iluminemos mutuamente, trabajemos juntos y seamos como país una luz que no se apaga nunca”, expresó entre los aplausos de la gran familia de Casa Presidencial.

 

 

San Salvador, 1 de diciembre de 2015.