Print Friendly, PDF & Email

El departamento de La Libertad imprimió este 26 de febrero un fuerte impulso a sus aspiraciones de declararse libre de analfabetismo con la juramentación de los facilitadores, que harán realidad ese propósito y contribuirán a la campaña liderada por el Presidente Salvador Sánchez Cerén para erradicar de El Salvador ese flagelo social en 2018.

“Es un gran reto que será posible alcanzar en el territorio con la participación entusiasta de miles de jóvenes, en su mayoría estudiantes de bachillerato, quienes enseñarán a leer y escribir a más de 37 mil personas, muchas de ellas ya inmersas en este proceso”, afirmó el viceministro de Educación, Humberto Castaneda, en el acto donde prestaron juramento también los miembros de la Comisión Departamental de Alfabetización.

 

Reunidos en el centro escolar Daniel Hernández, del municipio de Santa Tecla, estudiantes, profesores, autoridades departamentales, municipales, así como funcionarios de diferentes instituciones y parlamentarios del FMLN, expresaron su disposición de apoyar este esfuerzo que, coincidieron, es uno de los más humanistas programas sociales que impulsa el Jefe de Estado salvadoreño desde 2009, cuando se desempeñaba como vicepresidente y ministro de Educación ad honorem.

 

Una de esas personas alfabetizadas en el departamento es la joven Karla Valladares, para quien sus discapacidades auditivas y visuales no hicieron mella en sus deseos de aprender, y encontró ayuda en el Programa Nacional de Alfabetización, y respaldo directo en sus facilitadoras.

 

“Empecé con la facilitadora de nombre Marlene, ella me ha apoyado bastante, mi familia también, ya que se han turnado para llevarme a clases y que nunca falte. He tenido dos facilitadoras en este tiempo y ellas dos tienen dos formas de enseñar diferentes, pero con las dos he disfrutado y les he tomado mucho cariño”, explicó Karla con la ayuda de su alfabetizadora voluntaria e intérprete, Marcela Rivas.

 

Por su parte, el alfabetizador Josué Daniel González, estudiante de primer año de bachillerato, expresó el compromiso de sus compañeros de enseñar el mundo de las letras a las personas que no tuvieron la posibilidad de aprender, y contribuir así a declarar a El Salvador libre de analfabetismo este año.

 

“Nosotros podemos hacer la diferencia en nuestra comunidad, en nuestras familias, enseñando a estas personas los conocimientos que hemos adquirido durante años de aprendizaje”, apuntó.

 

De acuerdo con el viceministro Castaneda, cada día se suman más voluntarios a esta tarea que permitió llevar la luz del conocimiento a más de 330 mil personas en todo el país en los últimos 8 años, y tiene creciente el respaldo de instituciones, organizaciones, iglesias, medios de prensa.

 

Ese funcionario destacó el esfuerzo de más de 100 maestros del departamento de La Libertad que se capacitaron durante sus vacaciones para contribuir con esta tarea, como expresión de su compromiso con la educación y con el país.

 

En el departamento de La Libertad han aprendido a leer y escribir 11 mil 533 personas en los últimos 5 años, y  6 de sus municipios se declararon libres de analfabetismo (Santa Tecla, Nuevo Cuscatlán, Antiguo Cuscatlán, Talnique, Tepecoyo y Jicalapa).

 

A nivel nacional, este año se movilizará a 100 mil alfabetizadores voluntarios con el propósito de llegar a los jóvenes y adultos necesitados del conocimiento de la lectoescritura, en el empeño de declarar a El Salvador libre de analfabetismo.

 

En 2018 se han proclamado 7 municipios del país libres de analfabetismo: Ciudad Delgado, Cuscatancingo y Mejicanos (en San Salvador), Candelaria y Oratorio de Concepción (en Cuscatlán), Tecapàn y Alegría (en Usulután).