Print Friendly

La educación pública de El Salvador arrancó el primer mes de 2016 con dos acontecimientos que consolidan la política del presidente Salvador Sánchez Cerén para garantizar su calidad, universalización y principios de equidad en el acceso como nunca antes en la historia nacional.

“Estamos iniciando el año 2016 con paso firme”, expresó el líder de la nación en un discurso en la Universidad de El Salvador este martes 19 de enero.

“Este día –agregó-, tengo la enorme satisfacción de hacer el lanzamiento oficial de un novedoso sistema de educación superior, el cual denominamos Universidad en Línea, Educación a Distancia”.

Apenas 24 horas antes, el estadista inauguró el año escolar en el moderno Complejo Educativo René Toruño Steiner, del departamento de La Libertad.

“Son muchas las razones para sentirnos alegres y optimistas en este nuevo año escolar 2016. No solo estamos sentando las bases para una educación de calidad, sino que también nuestra apuesta es universalizar la educación”, dijo.

Emocionado por la alegría de los estudiantes, el estadista declaró: “Son todos ustedes, la niñez y juventud salvadoreña, nuestra principal inspiración y el centro de nuestro trabajo. Nuestro gobierno dedica los mayores recursos del presupuesto a la educación, la mejor garantía de la prosperidad presente y futura del país”.

Uno de tantos datos, confirma con certeza que esa afirmación se convierte en hechos concretos para el bienestar de la infancia y la juventud: el gobierno destina a la educación la mayor partida del presupuesto, 940,8 millones de dólares, el 19.4 por ciento del total del plan.

El Presidente informó que la calidad de la educación proseguirá en la primera línea de trabajo con la continuidad del Plan Nacional de Formación Docente, que atenderá en este 2016 a 25,320 maestros y maestras, con una inversión de 6,9 millones.

Otras prioridades del gobierno son la continuidad y ampliación de los programas sociales como los Paquetes Escolares, de Alimentación y Salud Escolar y el Presidencial Vaso de Leche.

“Los Paquetes Escolares seguirán beneficiando a un aproximado de un millón 400 mil estudiantes en todo el país. Alrededor de este programa generamos más de 47 mil empleos directos e indirectos, con una inversión cercana a los 80 millones de dólares, que dinamizan también la economía de las comunidades”, apuntó.

Otro noble empeño gubernamental, el programa presidencial Una Niña, Un Niño, Una Computadora, incrementará el acceso a las tecnologías de la informática y la comunicación a cientos de miles de niñas y niños, profundizando un principio de equidad defendido por Sánchez Cerén a lo largo de su vida.

Además, el Programa de Mejoramiento de Ambientes Escolares recibirá otro importante impulso con la implementación de 255 proyectos con un monto presupuestado de cerca 25 millones de dólares.

En conjunto, se trata de una obra monumental en educación que el alma limpia de la niñez salvadoreña agradece con sinceridad.

“Aunque estoy muy jovencita, pero logro entender que con todo lo que usted nos brinda nos ayuda a crecer. Los cuadernos, los zapatos, los útiles escolares, son apoyo que usted brinda a todas las comunidades, le dijo con ternura el lunes 16 la niña María de los Ángeles Osorio.

El otro acontecimiento que marca la vida nacional es el lanzamiento de la Universidad en Línea, Educación a Distancia, este martes 19 de enero.

“Hemos trabajado junto a la universidad de El Salvador para llevar a cabo esta nueva modalidad de estudio. Esta será una inversión histórica en la educación superior que viene a fortalecer la universidad pública y a encausarla en nuestra política de inclusión ciudadana”, explicó el Presidente.

Añadió que “la Universidad en Línea está dirigida a jóvenes y adultos, hombres y mujeres, agricultores, artesanos, empleados, madres de familia, adultos mayores, a todos los bachilleres que se quedan fuera de la oferta universitaria”.

“Estamos convencidos de que esta apuesta al fortalecimiento de la universidad pública es una forma de contribuir a cerrar las brechas de desigualdad en nuestro país, porque su propósito es brindar acceso a la Educación Superior a la población que nunca ha tenido esta oportunidad”, subrayó.

El rector interino de la Universidad de El Salvador (UES), Luis Argueta, afirmó que se trata de un salto histórico en la educación superior, porque hace posible su democratización.

Esta modalidad de estudios no solo borra las distancias físicas. Es una forma real de inclusión social y de equidad, de abrir las puertas a aquellos que sus sueños de ser mejores salvadoreños les parecían imposibles por exclusiones heredadas o la pobreza.

Es otra de las razones, como expresó el presidente Sánchez Cerén, para que la nación se sienta alegre y optimista, en un año que arranca con pasos firmes.

Es la nueva educación en los tiempos del cambio.