Print Friendly
  • Los voluntarios del Programa Nacional de Alfabetización cuentan sus testimonios sobre cómo están colaborando a que otros compatriotas aprendan a leer y a escribir.

Zaida Estéfani García, joven residente de Soyapango, está dividida en tres: la Zaida que trabaja, la Zaida que estudia y, de la que más le gusta hablar, la Zaida que alfabetiza.

“Realmente paso bastante ocupada, estudio y trabajo; sin embargo, el involucrarme en este círculo de alfabetización, de poder apoyar, realmente para mí es una bonita experiencia”, asegura la joven, quien sirve como voluntaria en su municipio en uno de los círculos conformados por el Plan Nacional de Alfabetización “Educando para la Vida”, impulsado por el Ministerio de Educación.

“Es como un compromiso social, de lo que en un momento cada uno de nosotros tuvo la oportunidad y la bendición de poder aprender escribir y leer y que ahora es como un compromiso realmente poderlo transmitir a las personas que no pueden”, dice Zaida.

Ella forma parte de los alrededor de 5 mil voluntarios que trabajan activamente en todo el país en el esfuerzo impulsado por el gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén para declarar a El Salvador libre de analfabetismo.

Se trata de la mayor iniciativa de este tipo lanzada desde el Ejecutivo, en la cual además de voluntarios como Zaida se han involucrado distintos sectores e instituciones de carácter público y privado: alcaldías, iglesias, empresas, organizaciones no gubernamentales, etc.

A ellos ha sido dedicada la edición de este sábado del programa Casa Abierta, en donde el Presidente y la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, conocieron de primera mano las experiencias que este esfuerzo ha dejado a quienes ayudan a enseñar.

Zaida, quien brindó su testimonio durante el programa, dio muestras de que el compromiso de los voluntarios trasciende las limitaciones: ha aprendido el lenguaje a señas para poder ayudar a personas sordas a aprender a leer y a escribir.

“Ofrecí mis servicios ya para el otro año poder apoyar también a las personas no solamente de un grupo selectivo, sino también a las personas con discapacidad poderles ayudar a leer, escribir, a poderse comunicar de otra manera”, aseguró Zaida.

Como ella, otros 57 mil voluntarios han dado su aporte a los esfuerzos por alfabetizar al país desde que fueron retomados en 2009, una labor que ha sido profundizada en el último año bajo el mandato del Presidente Sánchez Cerén, quien anunció recientemente que su gobierno busca declarar al país libre de analfabetismo, para lo cual ha redoblado esfuerzos en conjunto con los voluntarios.

Gracias a esto, el 2017 cerrará con una cifra de más de 320 mil personas alfabetizadas en distintas partes del país. Actualmente 73 municipios han sido declarados libres de analfabetismo y al final del año se espera que sean 88. Son cifras en los que el aporte de voluntarios y voluntarias como Zaida ha sido clave.

“No es tanto una satisfacción material o algo por el estilo, sin embargo, ver realmente, sinceramente la felicidad de ellos [los alfabetizados] es un logro para uno”, manifestó.

San Salvador 2 de diciembre de 2017.