Print Friendly

“Lolotique está con el Presidente Sánchez Cerén”, se leía en un cartel que alzaban dos de los asistentes al campo deportivo de la Cooperativa La Ceiba, en San Miguel,  quienes son parte de los 1,262  ciudadanos que han sido beneficiados con la entrega de escrituras de propiedad a través del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA).

El mensaje reflejaba el sentir no solo de la comunidad de Lolotique, sino el de distintos caseríos y cantones de toda la zona oriental que se hicieron presentes para recibir del presidente Salvador Sánchez Cerén las escrituras que los acreditan como dueños de las parcelas agrícolas o los lotes en los que están construidos los inmuebles que habitan.

“Es un privilegio asistir este día a la entrega de escrituras”, dijo el mandatario. “El que trabaja la tierra tiene derecho a poseerla”, agregó ante los numerosos asistentes que aplaudían su visita a esta cálida zona de nuestro país.

La noticia les parecía un sueño, pues muchos de ellos habían esperado entre 15 y 20 años para ver concretizado este deseo, y otros más como los de la Hacienda el Chiquirín, del departamento de La Unión -que agrupa a los caseríos Chiquirín, Pueblo Viejo, Los Chorrros, Los Manguitos, Brisas del Golfo, Playitas y Agua Escondida- habían liderado una lucha de 64 años para poder legalizar sus tierras.

Federico García da fe de eso. Él es el Presidente del Comité Intercomunal de la referida Hacienda, constituido con el apoyo de las comunidades para evitar que les quitaran sus inmuebles y los reubicaran en otra zona.

“Este es un día que quedará en la historia, hemos esperado un montón de años para que pudiera llegar esta fecha, ahora tenemos una escritura que nos garantiza que vamos a dejar algo a nuestros hijos”, dijo García, mientras sostenía emocionado el documento que lo acredita como legítimo dueño de su propiedad.

Por su parte,  doña Mercedes López de Rivera, habitante del caserío Santa Teresa 1, expresó su gratitud al gobierno, ya que en décadas pasadas solo había recibido promesas de que se le entregaría su título de propiedad.

“Nosotros dudábamos porque había pasado tanto tiempo y no se veía nada, pero cuando nos dimos cuenta que era realidad nos pasó la de Santo Tomás, hasta no ver no creer, pero ahora estamos felices y sabemos que este gobierno si está cumpliendo”, expresó emocionada.

El presidente Sánchez Cerén felicitó a los asistentes por la lucha incansable para lograr su tan anhelado sueño y reiteró que todo ha sido posible gracias al esfuerzo que pusieron por alcanzar la justicia y la equidad.

“Compartimos la felicidad de todos ustedes, pero es un logro de nuestro pueblo poder decir hoy que la tierra ha dejado de ser un privilegio para pocos, ahora es la mayoría los que se benefician”, dijo.

Desde la pasada administración,  el gobierno asumió el compromiso de saldar la deuda entregando un total de 45,200 escrituras en  5 años, iniciativa que el presidente Sánchez Cerén pretende continuar en este nuevo período. La cifra es muchísimo mayor que la cantidad de escrituras que entregaron en su conjunto los gobiernos anteriores desde la Reforma Agraria, firmada en marzo 1980.

“Con el gobierno del Presidente Funes se inició un proceso serio para cambiar esa difícil situación. Sin tintes políticos, sin exclusión de ningún tipo y a través de un arduo trabajo hemos logrado agilizar la transferencia y legalización de las tierras”, dijo el mandatario.

El jefe de Estado expresó además que con la entrega de escrituras se ha dado un paso fundamental para iniciar la recuperación de la capacidad productiva de los agricultores y se ha saldado una de las promesas hechas durante su campaña electoral.

“Hoy estamos saldando una deuda histórica con los salvadoreños y salvadoreñas. Conocemos a cuántos despojaron de su tierra, porque no tenían una propiedad, pero eso ya es historia del pasado. Ahora nadie puede quitarles su tierra, porque ustedes tienen un título”, afirmó el Presidente de la República.