Print Friendly

 

El análisis de la violencia desde una perspectiva histórica y antropológica es necesario para proponer soluciones a dicho fenómeno en El Salvador, fue la conclusión principal del secretario de Cultura de la Presidencia de la República, Ramón Rivas, en su conferencia magistral brindada este 19 de agosto en el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA).

 

“Ciertamente el problema de la violencia en nuestro país es una herencia del reciente pasado histórico, con un enjambre de implicaciones que lo han vuelto sumamente complejo, y eso no lo podemos negar”, aseguró el funcionario en la conferencia “Hacia una reflexión teórica y antropológica de la violencia ¿Por qué la  violencia en El Salvador?”.

 

Al acto se hicieron presentes representantes del sector académico, de organizaciones sociales y del gobierno.

En su disertación, el secretario Rivas –quien tiene un doctorado en antropología social y cultural– sostuvo que existe una relación directa entre la violencia desatada en el país y los problemas estructurales que derivaron en la desigualdad social y la injusticia durante el período que siguió al conflicto armado.

 

“Los Acuerdos de Paz en 1992 resolvieron en parte la agenda política de nuestra nación, pero no resolvieron, ni siquiera trataron, las diferencias económicas y las injusticias en lo referente a la distribución de la riqueza en nuestro país”, señaló el funcionario.

 

También descartó cualquier incidencia del factor genético o étnico en el comportamiento violento que muestre o no una sociedad, concepción que, según dijo, ganó terreno a través de las crónicas contadas por los conquistadores que colonizaron América y otras partes del mundo siglos atrás.

 

“Estudios sociales, antropológicos y psicológicos afirman que el fenómeno de la violencia es el resultado de trastornos sociales y que sus causas se encuentran en lo que podríamos denominar malformaciones sociales ocurridas a lo largo de la historia”, indicó el secretario.

 

En este punto, el funcionario coincidió con el historiador salvadoreño Pedro Escalante Arce, quien hizo la introducción de la ponencia.

 

“La violencia está en la historia y es producto de la historia, no somos un pueblo violento, no estamos predestinados a ser violentos”, dijo el académico.

 

El secretario Rivas dijo que dadas las implicaciones históricas de la violencia este fenómeno no es fácil de resolver, lo cual obliga a pensar en soluciones que perduren en el tiempo.

 

“Como (la violencia) se trata de un fenómeno que conlleva procesos histórico sociales de larga data, a lo largo de la historia nacional, forma parte de la mentalidad colectiva del país, y su resolución no es tan expedita ni fácil de implementar”, dijo.

 

En este sentido, recalcó la importancia de un cambio cultural en la sociedad, que apunte hacia la convivencia y el consenso social.

 

“Como la violencia es producto de una conformación social, su resolución implica la participación de todas las instituciones y cuerpos sociales”, dijo el funcionario, quien también subrayó que dicho fenómeno “no puede ser utilizado con fines populistas ni ideológicos para generar una cultura de indiferencia”.

 

“Necesitamos concertar, unir esfuerzos, este país para salir adelante necesita de que todos abandonemos esa cultura del ‘yo’,  que no politicemos el fenómeno (…) de lo contrario vamos sin rumbo”, afirmó el doctor Rivas.

 

San Salvador, 19 de agosto de 2015.