Print Friendly

Hace varios días acá estuvimos con la mayoría de las UACI de los Ministerios y de las Alcaldías, porque el Ministerio de Hacienda presentó su portal de compras públicas.

El Estado tiene una responsabilidad que el 12% de las compras públicas tiene que hacerse a la pequeña, la micro y a la mediana empresa.

Fue un evento muy importante, se dio un instrumento, una herramienta para que pudieran acceder con mucha facilidad los emprendedores, medianos, pequeños y micros a este esfuerzo de poder estimular su producción y estimular los emprendimiento.

Tenemos que caminar más, informa doña Ileana Rogel. Hasta ahora el 16% de las instituciones del Estado están en este proceso. Así es que vamos a trabajar también para hacer conciencia en los diferentes ministros, y hoy vamos a hacer conciencia en los alcaldes de que las leyes no son para que estén escritas sino para aplicarlas, pero no solo en la búsqueda de aplicar una ley sin tener una visión.

Creo que la visión ahora es importante de que tenemos que generar una dinámica de crecimiento. Esa dinámica de crecimiento pues puede iniciarse a través de los pequeños micro y medianos empresarios.

Ese día también les anuncié que me había notificado el Secretario Técnico y el Ministro de Hacienda de que de parte del Banco Interamericano de Desarrollo hay mucho interés en promover la dinámica de crecimiento en El Salvador, ellos ven que una de las apuestas fundamentales es el tema de las MIPYMES.

Por ello, anunciaron que tienen la disponibilidad ya de 100 millones de dólares que los van a poner a disposición del sistema financiero para dar políticas crediticias al sector de la micro, la pequeña y la mediana empresa y eso va a estar abierto a todo el sistema financiero.

Nosotros pensamos a través de las diferentes bancas del Estado, también actuar especialmente con BANDESAL.

Y lo importante es que de estos fondos también tiene un fondo para que se pague el tema de la garantía, que a veces uno de los grandes problemas que tienen los empresarios pequeños de los MIPYMES para acceder al sistema financiero.

Entonces por ello este día también es muy importante, estamos lanzando una Política Nacional de Emprendimiento, se ha conformado ya un consejo nacional de la micro y pequeña empresa, además un consejo asesor y además están representantes de la Comisión Nacional de Emprendimiento.

Ustedes bien saben que también esto implica un compromiso para el gobierno que es establecer un fondo, fomentar también una cultura de emprendimiento, trabajar por una mejor articulación de los servicios de apoyo en los procesos de emprendimiento y atención a los diferentes segmentos.

También espero que esta política sea una guía de trabajo para el Ministerio de Economía, CONAMYPE y cuente con el respaldo también desde la Presidencia de la República.

Por eso estimados representantes de la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa, integrantes de la Comisión Nacional de Emprendimiento, amigos y amigas emprendedores, pueblo salvadoreño. Les saludo a todas y todos, lleno de alegría porque unidos estamos transformando el país.

Es para mí un honor poder dar a conocer esta mañana un logro más, un avance más en las estrategias que estamos desarrollando para el crecimiento económico de nuestro país, fundamentado en principios de justicia social.

Como Presidente de la República, me complace presentar a la población salvadoreña la Política Nacional de Emprendimiento. Además, vamos a conocer de primera mano los avances que han obtenido las emprendedoras y emprendedores a través de una exhibición de innovación emprendedora.

Como un impulso a la implementación de política, La Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE) ha liderado varias iniciativas de emprendimiento en apoyo a estos proyectos, en coordinación con entidades nacionales e internacionales.

El emprendimiento es la iniciativa de una idea para generar desarrollo económico y las acciones para concretarla aprovechando las oportunidades que se presentan en el entorno.

En El Salvador tenemos un importante despliegue de emprendimientos. Esto se debe, en principio, a la necesidad que tienen las familias de generar ingresos para vivir. Pero otra razón está en las diferentes oportunidades que propicia el mercado.

El pueblo salvadoreño se ha caracterizado siempre por su espíritu trabajador y creativo. Es así como muchos deciden iniciar un negocio propio. Para ustedes, que luchan y se esfuerzan por salir adelante, lanzamos hoy esta Política y les brindamos todo nuestro apoyo.

Es importante resaltar que un 35% de quienes emprenden en el país lo hacen motivados por la necesidad, pero un 39% debido a que encuentran la oportunidad para desarrollar un negocio propio. Estos datos son muy representativos e indican la incidencia que los emprendimientos tienen en la economía de nuestro país.

Durante el anterior gobierno, se prepararon las condiciones para que las empresas, las iniciativas empresariales y emprendedoras cuenten hoy con un marco legal. Esto ha permitido crear un entorno favorable al mejoramiento de las capacidades empresariales y de competitividad.

Gracias a ese esfuerzo hoy contamos con la Ley de Fomento de la Producción, la Ley de Bienes Muebles y la Política de Desarrollo de la Micro y Pequeña Empresa. A principios de este año fue aprobada también la Ley de Fomento, Protección y Desarrollo de la Micro y Pequeña Empresa. Una ley que tiene como finalidad garantizar el apoyo del Estado a la creación de nuevas empresas.

Específicamente, la Ley aclara que “el Estado debe fomentar el espíritu emprendedor y creativo de la población, apoyando nuevas empresas, promoviendo la iniciativa e inversión privada, así como la libre competencia”. Ahora, mi compromiso con ustedes es cumplir esta ley, lo cual estamos haciendo.

Por lo tanto, este respaldo jurídico nos permite impulsar una Política Nacional de Emprendimiento, partiendo de instrumentos como:

 

        Un fondo para el emprendimiento, que permita financiar las etapas que implican esta clase de proyectos.

 

        Instituciones públicas y privadas comprometidas con la generación y fomento de una cultura emprendedora.

 

        Avances en la articulación de los servicios de apoyo a los procesos de creación y formalización de emprendimientos.

 

        Creación de enfoques diferenciales y especializados para la atención a los segmentos de emprendedores.

 

Esta Política también parte de la estrategia regional del Sistema de Integración Centroamericana (SICA). Se ha formulado en el marco del programa “Emprende”, para tener un abordaje homogéneo a nivel de emprendimiento. Esto es muy importante para avanzar en una perspectiva de crecimiento y desarrollo empresarial.

La Política Nacional de Emprendimiento que hoy presentamos, constituye una herramienta fundamental para propiciar el desarrollo de nuevas empresas nacionales que contribuyan al crecimiento de la economía salvadoreña.

Necesitamos superar las tendencias de bajo crecimiento económico fomentando la producción de bienes y servicios transables con valor agregado, diversificación productiva y mercados. A la vez, estaremos fortaleciendo los tejidos productivos nacionales y territoriales y mayor inclusión en los beneficios del desarrollo.

Con esta Política, mi Gobierno, con el liderazgo de CONAMYPE y la coordinación con la Comisión Nacional de Emprendimiento nos hemos trazado importantes desafíos. En primer lugar, buscamos reducir el déficit que existe en la capacidad de emprender. También, es necesario desarrollar una cultura emprendedora con enfoque de innovación y creatividad.

Otro desafío es mejorar la coordinación y articulación de instituciones, así como políticas gubernamentales que estimulen la creación y desarrollo de nuevas empresas. De igual manera, debemos optimizar los recursos y procesos para atender a las emprendedoras y los emprendedores del país. Impulsar un trabajo en red de las instituciones que conforman el ecosistema de emprendimiento. Finalmente, propiciar instituciones e instrumentos especializados para atender a las emprendedoras y los emprendedores.

Vencer todos estos desafíos es nuestra principal misión a partir de la presentación de esta Política. Asumimos este compromiso con ustedes, emprendemos y sabemos que ustedes como emprendedores y emprendedoras y como empresarios de la micro y pequeña empresa contarán también con  el respaldo no solo del gobierno, sino que de todo el pueblo.

Nuestro objetivo es  convertir a El Salvador en un país emprendedor, donde se active la productividad de bienes y servicios de una forma creativa, metódica, ética, responsable y efectiva. Todo esto debe caracterizar al emprendimiento focalizado en la innovación, la competitividad y sostenibilidad de las nuevas empresas.

La Política Nacional de Emprendimiento es un esfuerzo que significa el trabajo de todos: Gobierno, sector privado, instituciones que apoyan a la Micro y Pequeña Empresa, gobiernos locales, organizaciones internacionales y sobre todo las y los emprendedores.

Tenemos interés en que sus iniciativas empresariales sean exitosas, que puedan crecer y ayudar a la transformación económica para el empleo y la productividad que tanto necesitamos.

Para el Estado, es prioritario fomentar un desarrollo sostenido y sustentable de la micro y pequeña empresa. Ustedes favorecen la generación de empleo, el desarrollo regional, la integración entre sectores económicos. Creemos en las aptitudes que tienen para el aprovechamiento productivo de pequeños capitales y la capacidad empresarial de las mujeres y hombres salvadoreños que luchan para salir adelante.

No me cansaré de continuar buscando nuevas estrategias e implementando medidas de apoyo a la Micro y Pequeña Empresa. Este día, estamos dando un paso muy importante en el despegue de la economía popular y solidaria.

Sigamos avanzando, creando un modelo productivo que permita generar un crecimiento económico para atacar los grandes desafíos que tiene la nación.

Construyamos juntos El Salvador Emprendedor. Unidos vamos a crecer.

Que Dios nos bendiga a todos.

Muchas gracias.