Print Friendly

 

Es importante reflexionar este mensaje que está llegando a El Salvador, a todo el país. Primero para reafirmar que este gobierno sí tiene un rumbo y un rumbo que busca beneficiar a la gente, y a la gente más humilde, y a la gente más pobre. Por ella trabajamos y por ella nos sacrificamos, porque el país tiene que transformarse y tiene que cambiar.

Ustedes han hecho un noble ejercicio y le han demostrado al gobierno, le han demostrado a los dirigentes políticos que comunicarse y entenderse, es decir, usar el mecanismo del dialogo no es para imponer posiciones, no es para buscar desestabilizar o destruir; el diálogo lo que busca es engrandecer un país.

Y yo les pido a los dirigentes de los partidos que olviden por un momento los intereses partidarios y pongan en el centro los intereses del país, el país nos necesita a todos para construir un futuro.

Este gobierno trabaja con un concepto y una visión diferente. Por eso yo participé en la reunión de Naciones Unidas, en la Asamblea General, donde todos los países nos hemos comprometido al desarrollo sostenible hasta el 2030; son diecisiete objetivos que buscan terminar con el hambre, terminar con la pobreza, generar una educación de mayor calidad, mejorar las condiciones de vida de la gente.

Esa es la ruta para transformar el planeta, para transformar a los seres que viven en ese planeta, para que puedan vivir mejor.

No podemos tener países en los cuales hay hambre. No pueden existir países donde existe pobreza. Tenemos que trabajar para superar la pobreza.

Este acto, esta concentración, esta reunión de los actores principales de un territorio están mandando ese mensaje a El Salvador.

Se puede construir cuando se tiene la voluntad y la decisión de participar y de tener en el alma y tener en el corazón ese país, ese país que tiene niños y niñas que emigran hacia Estados Unidos, que debemos de evitarlo, esos niños y niñas que creen en la violencia, que tenemos que detenerlos, ese es el país que queremos transformar.

Este Plan Maestro se mide cuando se mejora la calidad de vida de las personas, no por cuantas obras, sino como mejora la calidad de vida de la gente, si la sacamos de la pobreza, si la sacamos del hambre, ahí tenemos que medir, medir el resultado.

Y hemos encontrado el camino, es plantear, proyectar el rumbo, establecer la ruta de trabajo, establecer el camino por dónde vamos a transitar para alcanzar ese objetivo y ahora también la planificación que estamos poniendo en marcha, no es traer desde los escritorios de los funcionarios el plan, sino el plan surge del territorio, y yo quiero decirles que muchos le tienen miedo a la palabra de participación ciudadana porque es un valor y es una transformación que si los salvadoreños, si el pueblo entero se decide a participar y definir la rutas del futuro ya no van a ser engañados, ya no van a ser saturados por información falsa que les llena la cabeza de miedo y de temor, sino que van a tener la capacidad de construir y de tener un pensamiento crítico, esa es la transformación que se busca en la sociedad, es el avance hacia la democracia, la democracia no se puede medir por cuanto vota, sino cuanto nivel de participación tiene la ciudadanía en la toma de las decisiones.

Y este programa ha hecho un ejercicio efectivo de participación, no solo la participación de territorio, sino la comunidad que a veces no se escucha la comunidad y a veces no se toma en cuenta sus intereses y sus problemas.

Además, este plan tiene también una orientación en la que las instituciones del gobierno nadie puede actuar independientemente, todas las instituciones del gobierno tienen que coordinarse para trabajar junto a ustedes en el marco de este plan, se le establece la ruta también de funcionamiento del gobierno y del Estado.

Por ello esta herramienta que ahora presentamos al país aquí en la zona oriental es la reafirmación de la ruta que nosotros hemos establecido en nuestro Plan Quinquenal de desarrollo 2014-2019, este plan va hasta el 2025 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible dan hasta el 2030, todo está en ruta con la visión estratégica del mundo y con la visión estratégica del gobierno.

Por eso, querido pueblo del oriente de El Salvador, el gobierno de El Salvador reafirma este día el compromiso que mantiene con cada uno de ustedes, nuestra motivación y nuestra visión de trabajo, la sustenta el anhelo, la esperanza y el emprendimiento de las y los salvadoreños, son las personas en todos los lugares del territorio; el centro de nuestro trabajo como gobierno.

Hoy hacemos oficial el lanzamiento del Plan Maestro de Desarrollo Sostenible e Incluyente para la Región Oriental 2015-2025.

Este es un plan que recoge la visión y se suma a los esfuerzos por el desarrollo que ustedes impulsan diariamente en sus municipios y que está generando transformaciones en la vida de las familias.

Es por eso que desde la cálida y hermosa Ciudad de San Miguel damos a conocer esta ambiciosa estrategia que nos hará acelerar el avance hacia el desarrollo sostenible y lograr mayores niveles de bienestar para la y los ciudadanos de toda esta importante región de El Salvador, esto por supuesto no puede hacerse de manera aislada, para lograr las metas que tras el plan vamos articular el trabajo entre las instituciones de gobierno, los gobiernos locales aquí presente, el sector empresarial presente y otros actores privados, que se identifican como clave en este proyecto.

Lo que propone el plan maestro de desarrollo es una forma de unir a los diferentes esfuerzos en la construcción de un nuevo entorno social.

Debemos reconocer que el desarrollo de la zona oriental nos involucra a todos, por lo tanto es indispensable la unificación de esfuerzos por parte de todos los sectores de la sociedad.

Quisiera ratificar ante ustedes que seguimos cumpliendo el compromiso que desde principio adquirimos como gobierno, llevar desarrollo a los territorios, a través del trabajo,  el acercamiento de las políticas públicas y los servicios del Estado.

 

Aprovecho esta oportunidad para agradecer al gobierno de Japón y a JICA por su apoyo y acompañamiento al Plan Maestro de Desarrollo de la Región Oriental 2004-2014, que aunque no logró todos sus objetivos, fue muy valioso y dio origen a importantes proyectos en la región como el MEGATEC y el By Pass de La Unión, el By Pass de Usulután, el Puente de la Amistad en El Amatillo y dio impulso a la agricultura, entre otros importantes proyectos.

 

Igualmente es importante destacar que el Plan Maestro de Desarrollo se une y responde a los lineamientos trazados en el Plan Quinquenal de Desarrollo.

 

Por eso quiero afirmar lo que dije en el último Congreso Nacional de COMURES, sin desarrollo local no puede haber desarrollo nacional, el desarrollo del país pasa por el desarrollo de los territorios.

 

Amigas y amigos

 

El Plan Maestro Desarrollo Sostenible Incluyente, constituye una apuesta para la zona oriental, con sus departamentos y municipios, para que se convierta en una región más productiva, educada, segura e incluyente.

 

Con un tejido social e institucional, cohesionado y coordinado, capaz de hacer uso sustentable de sus recursos naturales, en donde cada uno de sus habitantes y territorios se conviertan en sujetos de su propio desarrollo.

 

El Plan Maestro demostrará que desde nuestras propias capacidades podemos aportar al desarrollo de la región y del país en general.

 

El objetivo que buscamos es incrementar el bienestar de la gente a través de la dinamización de la economía en base a sus cualidades productivas para lograr un desarrollo territorial integral, inclusivo y sostenible mediante el aprovechamiento y optimización de las potencialidades propias de la Región Oriental.

 

Tanto el diagnóstico que recoge  las potencialidades de la región como los objetivos y metas de este plan han sido elaborados por actores locales.

 

El proceso de construcción de este plan regional es algo inédito, porque promueve la amplia participación de asambleas ciudadanas, departamentales, gobiernos locales, juntas de agua, jóvenes, organizaciones de mujeres, cooperativas de diferentes sectores productivos de la región, cámaras empresariales, empresarios independientes, ONG´s, universidades, institutos tecnológicos e inversionistas salvadoreños e internacionales.

 

El Plan Maestro de la región, cuya implementación ya ha comenzado, tendrá una inversión estimada de 1,415 millones de dólares en los próximos 10 años.

 

Y quiero anunciarle con mucha alegría, que en el año 2017 realizaremos varias inversiones estratégicas que ya están aseguradas, entre estas la construcción del by passe de San Miguel, el cual ejecutará el Ministerio de Obras Públicas y apoyará el gobierno de Japón, Esta es una obra que la población ha demandado por mucho tiempo y será una realidad.

 

Otra destacada inversión es la que se realizara en el mejoramiento de los servicios de aduana, instalaciones del paso El Amatillo en la frontera de El Salvador y Honduras que será ejecutada por el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Obras Públicas con apoyo de FOMILENIO II.

 

En el área de salud ampliaremos las instalaciones del hospital del Seguro Social en San Miguel, este gran proyecto será ejecutado por el Instituto Salvadoreño del Seguro Social.

 

Así mismo sabemos y ustedes lo han expresado con mucha fuerza que el mejoramiento de la calidad educativa es un componente fundamental para el desarrollo de la zona oriental, por eso impulsaremos el proyecto de escuelas inclusivas de tiempo pleno que serán ejecutadas por el Ministerio de Educación y FOMILENIO.

 

Igualmente para la juventud iniciara un programa para mejorar el panorama de oportunidades, abriremos la sede de Jóvenes con Todos para la región oriental, este programa que se enmarca también en el plan quinquenal será impulsado por el Instituto Nacional de la Juventud.

 

También es grato anunciar otros grandes proyectos, el desarrollo y remodelación del estadio Juan Francisco Barraza con financiamiento de FANTEL, la alcaldía de San Miguel y el Instituto Nacional de los Deportes, y el impulso y ampliación de la banca pública en la región oriental a través del Banco Hipotecario y el Banco de Fomento Agropecuario.

 

Amigas y amigos:

Quiero terminar mis palabras haciendo un llamado a la unidad, a que trabajemos juntos por el país, con la fuerza de todos podemos convertir este plan maestro de desarrollo en una herramienta para incidir en la mejora de la calidad de vida de la región oriental, con el respaldo de todos podemos hacer un territorio que ofrece a su población oportunidades de estudio, emprendimientos, empleo digno y coordinaciones para una mejor vida más sana y segura.

 

A los señores gobernadores y las señoras gobernadoras; a los alcaldes y alcaldesas; concejos municipales plurales; instituciones de gobierno; universidades; iglesias; empresas; ONG’s; movimientos sociales; organizaciones de jóvenes y mujeres artistas y otros actores de la sociedad, unidos bajo el mismo propósito de llevar el desarrollo a todo el oriente del país.

 

Quiero reiterarles el compromiso de nuestro gobierno para apoyarles y hacer realidad las metas de cada municipio y departamento, vamos a poner la institucionalidad pública en función de crear e incrementar el valor a los recursos y activos regionales, impulsando la innovación, la tecnología y el desarrollo de la región.

 

Sepan que cuentan con un gobierno dispuesto a apoyarles, comprometidos a sumar esfuerzos y responsables en la gestión de apoyo para la zona.

El oriente de El Salvador nos invita a trabajar unidos y aquí estamos, uniendo esfuerzos y trazándonos metas claras para un mejor futuro.

 

El desarrollo del oriente de El Salvador ya no es solo un sueño, es un proyecto de alcances reales.

 

Muchas gracias.