Print Friendly

Muy buenos días a todos ustedes por ser testigos de que en este país los derechos humanos han llegado y se han quedado para siempre.

 

Este es un acto de compromiso en el marco de la lógica de la reparación, pero más que todo es el compromiso de mi gobierno de no olvidar a las víctimas de las graves violaciones de derechos humanos.

 

Ya escucharon a su representante demandar que además de la reparación existe verdad y hay que trabajar por la verdad, y  que además exista justicia.

 

Solo con la reparación, justicia y verdad se puede caminar en la ruta del perdón, pero tiene que caminarse en esos tres senderos.

 

Hoy, este es un acto dedicado a ustedes, a decirles su esposo, su hija, su hermano, su tío, su nieto no será olvidado, va ser reconocido también en el marco de ese conflicto armado que sucedió hace 24 años, pero que todo conflicto deja graves heridas en la población. Y las heridas más difícil de sanar es el reconocimiento a la verdad, la justicia y el resarcimiento de los derechos.

 

Me decía una de las madres que ha recibido esta ayuda económica simbólica, sigo sufriendo me dijo y sigo sufriendo con esperanza.

 

Sabemos que nada, nada repara el dolor que ustedes han mantenido por largos años; nada los repara. Pero que estamos en la obligación de reconocer a las víctimas, además de esclarecer la verdad, de trabajar porque se haga justicia. Pero también después de 24 años, hay que trabajar por la ruta de cerrar el conflicto a través de la vía del perdón.

 

Desde el gobierno del presidente Mauricio Funes se inició ese reconocimiento.

 

Nunca en los años anteriores se hizo un reconocimiento a las víctimas y el presidente Funes emitió decretos, decretos que son ejecutivos, decretos que pertenecen al Poder Ejecutivo, porque como todavía, como bien se decía por su representante, todavía falta que la Asamblea Legislativa convierta esto es una verdadera ley y ese es el siguiente paso que vamos hacer.

 

Estamos trabajando por presentar a la Asamblea Legislativa en el marco de los principios y finalidades establecidas en estos decretos, presentar a la Asamblea Legislativa una iniciativa para que la reparación y el resarcimiento también sea una obligación de todo el Estado; en el 2010 se dio el primer decreto.

 

El primer decreto del 2010 creó la Comisión Nacional de Reparación a las Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos ocurridos en el contexto del conflicto armado.

 

Y el 2013, se elaboró otro decreto que es el Programa de Reparación a las Víctimas de Graves Violaciones a los Derechos Humanos ocurrido en el contexto del conflicto armado interno.

Este nuevo decreto estableció las medidas de reparación, pero además también estableció la elaboración de un registro de víctimas y la creación de un consejo dónde estuvieran representadas las víctimas a través de sus organizaciones de derechos humanos.

Mi gobierno dándole continuidad a esa política de resarcimiento y reparación, recientemente reformó el Decreto 2004 para comenzar a entregar un reconocimiento económico, no le hemos querido llamar indemnización que es lo que exige el decreto, porque creemos que tenemos  que conseguir más recursos y disponer más recursos para este programa.

Actualmente, mi gobierno hemos destinado dos millones de dólares para ese programa de reparación, pero necesitamos más recursos para una verdadera reparación; y además, el programa de reparación establece cuatro principios que son como cuatro grandes finalidades, la rehabilitación.

Por ello, me voy a reunir próximamente con el Consejo donde participan las asociaciones para revisar cómo se están cumpliendo cada uno de estos temas que tienen que ver con la rehabilitación, que tiene que ver el acceso a la salud de todos ustedes; vamos a revisar con las organizaciones  cómo estamos cumpliendo o incumpliendo ese compromiso.

Lo mismo el tema de Educación, lo mismo es el tema de la Participación Económica, tenemos que ver con el Ministerio de Educación y con el Ministerio de Agricultura cómo estamos garantizando los espacios para la producción de parte de todas las víctimas y sus familiares; porque el programa no solo abarca las víctimas, abarca también a los familiares, este programa  tiene que extenderse a los familiares de las víctimas también.

Ahora por qué ustedes han venido desde sus comunidades aquí a San Salvador a ser parte de este programa, porque es un programa en el cual nos comprometemos a hacer realidad en lo que esté en nuestro alcance y en las posibilidades de nuestro gobierno de cumplir con estos principios y finalidades de la rehabilitación, de las indemnizaciones, de las medidas de dignificación y también de las garantías de no repetición de los hechos; son las cuatro finalidades que tiene este programa que es un compromiso del gobierno, es un compromiso del Ejecutivo.

Por ello decirle a sus representantes que vamos a tomar en cuenta todas sus peticiones y vamos a trabajar en cada una de ellas, junto con la comisión para ver cómo podemos avanzar más, y avanzar en la parte de la reparación, aunque también ustedes saben que ahora hay decisiones que tienen que ver mucho en la parte de la justicia y en la parte de la verdad. También en ese sentido nos comprometemos como gobierno a trabajar en ese rumbo también.

Yo quiero agradecer a los señores diputados de la Asamblea  Legislativa que nos acompañan, a los señores alcaldes municipales que nos acompañan, la señora Procuradora Adjunta para la Defensa de los Derechos Humanos, Sandra Rivera y demás miembros del Ministerio Público.

También saludar a los Excelentísimos  señores Embajadores y Honorables Jefes de Misiones Diplomáticas acreditadas en el país; saludar al señor Viceministro de Relaciones Exteriores e integración, Promoción Económica, Carlos Castaneda y demás miembros del Gabinete de Gobierno; a la señora Secretaria de Inclusión Social, que ella está al frente de este programa, no solo en el tema de las mujeres, sino también de la reparación de las víctimas.

Saludar a la señora Presidenta del Fondo de Inversión social para el desarrollo local, Gladis Serpas, a la señora representante del Centro para la Promoción de los Derechos Humanos Madeleine Lagadec, Caronila Constanza; y también un saludo y un reconocimiento especial a David Morales, el Procurador para Derechos Humanos, que es el que dio la idea para todos estos programas y todos estos decretos.

Saludarles a todos ustedes, que son el centro de esta actividad, muchas gracias por haber venido desde sus comunidades, para decirle al país que las víctimas no se olvidan y se hará justicia y se conocerá la verdad.

Este día es un día muy importante para la historia de nuestro país, después de 24 años de la firma de los acuerdos de paz, vemos avances concretos en el tema de reparación de las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos, ocurridas en el conflicto armado.

Hoy damos cumplimiento a una tarea muy importante que debió realizarse hace muchos años, pero que se postergó sin razón, responder a las personas afectadas en el conflicto, garantiza el respeto a los derechos humanos en nuestro país.

Este acto de justicia, nos convierte en un Estado responsable, comprometido con la construcción de la paz  e impulsor de la justicia social y la justicia restaurativa.

Es por ello que saludamos a nuestros hermanos y nuestras hermanas aquí presentes, y a los que no pudieron estar este día con nosotros.

Son ustedes el centro de este programa, testigos de un período convulso de nuestra historia que jamás debe repetirse y es ante ustedes y los que no han venido ante todas las víctimas que en nombre del Estado, en mi calidad de Presidente y de Comandante General de las Fuerzas Armadas, pido perdón a ustedes y a sus familias, por todos los actos que les afectaron directamente.

… ante ustedes este día que nuestro compromiso para que estos hechos dolorosos nunca vuelvan a ocurrir en nuestro país.

Y en ese sentido presentamos al país el programa de transferencia económica a las víctimas civiles de graves violaciones a los derechos humanos, cometida durante el conflicto.

Este es un componente importante del programa de reparación que consiste en una transferencia monetaria, con finalidad compensatoria de carácter continuo y para lo cual trabajamos para mantener la disponibilidad de fondos.

Amigas y amigos

Ha sido en los dos gobiernos del FMLN que hemos puesto en la agenda el tema de la reparación de las víctimas.

En el 2013, se emitió el decreto ejecutivo número 204, el cual establece la creación del programa de reparación y el registro de víctimas, este fue un paso muy significativo, el decreto además establece la creación del consejo directivo, entidad que ha trabajado arduamente junto a las organizaciones sociales para que este programa tenga los alcances establecidos.

Desde el inicio de mi mandato, puse especial interés en esta tarea pendiente del gobierno, con el decreto número 36 aseguramos la debida aplicación de las medidas de reparación y hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance, para acelerar el proceso.

Gracias al trabajo conjunto, hoy estamos aquí cumpliendo un compromiso con el pueblo salvadoreño, demostrando nuestra vocación permanente con la justicia social y también con la justicia restaurativa.

Con el apoyo de las organizaciones de víctimas, el FISDL ha elaborado expedientes de las víctimas, que serán beneficiadas con transferencia económica, para trabajar de manera más cercana, se realizaron las asambleas ciudadanas de víctimas, en las cuales se firmó con cada persona registrada el convenio que formaliza el inicio de su transferencia económica mensual.

Las asambleas se han realizado en todo el país y contado con el trabajo coordinado del FISDL, la Secretaría de Inclusión Social, el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Dirección General de Estadística y Censo de Ministerio de Economía; pero sobre todo nada hubiera sido posible sin la ayuda incansable de las distintas organizaciones de las víctimas.

Quiero reconocer el anegable trabajo que han realizado en particular, COMADRES, COMAFAX, CODEFAM, COREMIPES y CPDH MADELINE y LADALET, nuestro reconocimiento a su gran labor.

Amigas y Amigos:

El programa de reparación de victimas de graves violaciones a los derechos humanos y sus familias, contempla mecanismos de resarcimiento que incluyen medidas de dignificación, acceso a la salud, educación, seguridad alimentaria, reconocimiento de la verdad, peticiones de perdón, mecanismos compensatorios económicos y acciones que garanticen que estos hechos jamás vuelvan a suceder en nuestro país.

Con el programa de Transferencia Económica el gobierno de El Salvador a través del Fondo de Inversión Social para el Desarrollo (FISDL) dará cobertura a 134 municipios del país, en los cuales se han identificado 6 mil 235 víctimas y sus familias potenciales van a participar en el programa.

En cuanto a las medidas de transferencia económicas vale recalcar que se otorgaran a personas por la condición de víctima civil de graves violaciones durante el conflicto armado interno. Para crear el registro de víctimas se realizó la identificación y levantamiento de la información y quienes incorporaban al registro fueron las organizaciones civiles de víctimas.

Somos conscientes de que no se puede compensar de ninguna forma el dolor y los padecimientos sufridos por miles de familias salvadoreñas, ninguna. Ninguna cantidad monetaria puede compensar eso, pero estas cantidades que el Estado entregara mensualmente a cada familia representan un simbólico reconocimiento de ese dolor, de ese sufrimiento con el cual solidariamente nos identificamos como gobierno.

La transferencia contara con mecanismos de monitoreo y evaluación que permita detectar problemas y subsanarlos de manera oportuna.

Amigas y Amigos:

Durante más de 24 años El Salvador ha avanzado por un camino nuevo que se abrió con la firma de los Acuerdos de Paz, en ese tiempo fortalecimos la institucionalidad, consolidamos la democracia e hicimos valer los derechos humanos, pero somos conscientes que hace falta mucho por recorrer.

En este mes de septiembre celebramos los 195 años de nuestra independencia y también vamos a iniciar la celebración del 25 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, esta es una fecha muy importante para replantearnos los compromisos que asumimos aquel 16 de enero de 1992.

Es necesario dar un nuevo impulso a los acuerdos para superar en el espíritu permanente de los mismo, los retos que El Salvador atraviesa en materia de seguridad, productividad, educación y justicia.

Iniciar las primeras entregas del programa de transferencia económica a las víctimas de las graves violaciones a los derechos humanos en el conflicto armado, es una oportunidad para reflexionar como país, encontrarnos como hermanos y hermanas y comprometernos por un futuro de esperanza, igualdad, seguridad y bienestar.

Nuevamente expreso mi cariño y compromiso con nuestros hermanos y hermanas salvadoreñas que sufrieron graves violaciones a su derecho, ustedes son ejemplo de perseverancia y dignidad para el pueblo salvadoreño que ve con esperanza esta nueva época en que vivimos.

Muchas gracias.