Print Friendly

Ustedes están muy cerca de cerrar oficialmente el año escolar 2015. Ustedes y miles de estudiantes de todo el país tomarán unas merecidas y esperadas vacaciones.

 

Este año ha sido importante para los avances para la educación pública del país.

 

Miles de estudiantes, con el Programa Una Niña, Un Niño, Una Computadora han recibido  computadoras lempitas para usarlas en los centros escolares, esto nos llena de optimismo porque es un paso más en la ruta de mejorar la calidad de la educación, de hacerla más inclusiva.

 

La educación tiene que ser un proceso permanente, lleno de satisfacción,  y el compromiso de mi gobierno es que la niñez y juventud salvadoreña disfruten y aprovechen al máximo esta etapa de su formación.

 

Es por ello que me complace hoy anunciar a estudiantes, docentes, padres y madres de familia del país, el nuevo programa presidencial Lectura para la Vida, que permitirá a miles de jóvenes tener mayor acceso a la literatura salvadoreña.

 

El programa Lectura para la Vida es un nuevo aporte a ese compromiso con El Salvador Educado que juntos estamos construyendo.

 

Quiero contarles cómo nació la idea de este programa. Surgió de una manera que me confirma la validez de nuestro nuevo modelo de gobierno que está en contacto directo con la gente.

 

Conversando con un grupo de niños y jóvenes hace unos meses en el programa Casa Abierta, que es un encuentro que desarrollamos en la Residencia Presidencial con diferentes sectores, hablamos de la importancia de fomentar el hábito de la lectura, y fue a partir de esa plática y en consulta con el Secretario de Cultura y el Ministro de Educación que decidimos organizar un programa que aprovechara el tiempo libre de los estudiantes durante las temporadas de vacaciones.

 

Fue así que pedí al ministro de Educación, Carlos Canjura, y al Secretario de Cultura, Ramón Rivas, hacer las gestiones necesarias para imprimir y difundir masivamente obras fundamentales de la literatura salvadoreña.

 

La lectura es una de las actividades más constructivas que podemos realizar los seres humanos, enriquece en valores, incrementa el vocabulario, ejercita el cerebro, transmite conocimientos, combate el aburrimiento y libera de la ignorancia.

 

El maestro Alberto Masferrer siempre dijo que leer y escribir nos hacían mejores personas, más humanas, éticas y felices. Se lee para conocer, se lee para aprender, pero lo más importante es leer para la vida.

 

El programa presidencial Lectura para la Vida, en esta etapa de lanzamiento permitirá a miles de jóvenes de bachillerato tener mayor acceso a la literatura salvadoreña.

 

Este programa busca formar a las nuevas generaciones dentro de un auténtico sentido nacional, garantizando el rescate y la conservación de nuestra identidad cultural.

 

Un pueblo que conoce su cultura y que tiene el hábito de la lectura es un pueblo libre, crítico y capaz de construir un país mejor.

 

Con el programa Lectura para la Vida la niñez y juventud conocerán obras fundamentales de grandes autores salvadoreños como Salarrué, Francisco Gavidia, Alberto Masferrer, Arturo Ambrogi, Alfredo Espino, José María Peralta Lagos y el historiador Carlos Gregorio López.

 

Sólo en este año entregaremos cerca de 75 mil ejemplares, beneficiando en esta primera fase a miles de estudiantes de primer año de bachillerato del sistema público de Educación.

 

Cada uno de los autores seleccionados es considerado una piedra angular dentro de la literatura nacional. Todos son escritores imprescindibles para el análisis y comprensión de las letras salvadoreñas.

 

Nuestra meta es realizar la impresión de 175 mil ejemplares de los libros de estos escritores, los cuales distribuiremos lo más pronto posible entre los estudiantes de bachillerato para que puedan reflexionar, junto a sus maestros, sobre el pensamiento de cada uno de ellos.

 

Asimismo, los jóvenes que visitan las Casas de la Cultura tendrán la oportunidad de acceder a esta literatura.

 

Nuestro Gobierno, a través de la Secretaría de Cultura y el Ministerio de Educación, está comprometido en trabajar impulsando este tipo de iniciativas para crear hombres y mujeres de bien que contribuyan a la transformación social del país.

 

Los retos que tenemos en materia de educación son grandes.

 

Estamos luchando incansablemente por elevar los niveles de escolaridad, ampliar la cobertura y acceso a la educación, la permanencia de nuestros niños y niñas en las escuelas y el fomento del hábito de la lectura.

 

Para elevar el nivel educativo y cultural a las nuevas generaciones es fundamental que tengan el respaldo, los incentivos y las condiciones materiales necesarias para dedicar tiempo al estudio y a la formación cultural estando fuera de la escuela.

 

Estamos convencidos de que es necesario vincular el proceso educativo con el entorno y la realidad que viven nuestros niños, niñas y jóvenes. Es por eso que queremos que ellos tengan oportunidad de continuar aprendiendo, formándose culturalmente a través de la lectura mientras están en sus hogares.

 

Es nuestra responsabilidad como gobierno y es la ruta que llevamos para lograr nuestras metas al finalizar el quinquenio.

 

Solo así podremos enfrentar todos los retos y dar respuesta a las aspiraciones de los estudiantes de nuestro país.

 

Este esfuerzo para apoyar y difundir la literatura nacional entre los jóvenes también tiene el objetivo de fortalecer nuestra identidad nacional mediante la literatura y el conocimiento de la historia salvadoreña.

 

Se están realizando diferentes esfuerzos para que más salvadoreños puedan generar mayor riqueza cultural, esa que solo a través del arte y la educación podemos difundir y disfrutar.

 

Estoy convencido de que este programa es también un tributo a los escritores salvadoreños, propiciando un encuentro entre la juventud con los autores que son nuestros referentes a nivel nacional y en el mundo.

 

De igual manera, le estamos abriendo un espacio a la literatura salvadoreña para que pueda ingresar a las aulas y a los hogares como parte esencial de los planes educativos.

 

Nuestro gobierno está trabajando para favorecer el conocimiento cultural y artístico con diferentes acciones, como la formación de docentes del sistema público de Educación en áreas como música, pintura y canto.

 

Estamos trabajando por el  desarrollo de las artes y de la riqueza cultural del país con actividades de formación artística de nuestras niñas, niños y jóvenes a través de los cursos de arte en diferentes áreas.

 

Para ello impulsamos también un amplio programa de relanzamiento de las Casa de la Cultura y  la Convivencia, que ya cuenta con tres sedes, la última de ellas abierto el pasado sábado en Santa Ana.

 

La juventud necesita mas oportunidades, a través de la educación y la cultura, estamos abriendo nuevos espacios de desarrollo y participación para ustedes.

 

Recuerden que la juventud es la fuerza principal para la transformación cultural y social que tanto necesitamos para la construir de El Salvador  un país próspero, en armonía, en sana convivencia y en paz.

 

Quiero finalizar haciendo una invitación a la juventud salvadoreña a conocer mejor nuestras raíces culturales y literarias, a dejar volar su imaginación y a reflexionar sobre la visión y filosofía que nos presentan estos escritores.

 

La vacación de fin de año es tiempo de alegría, es oportunidad para la creación y el disfrute junto a sus familias, pero también es otra oportunidad para enriquecer sus vidas de una manera amena con lo mejor de la literatura de nuestro país.

 

Muchas gracias y disfruten una buena lectura.

 

 

CARLOS CANJURA

MINISTRO DE EDUCACIÓN

 

Este es de verdad un día muy especial para nosotros. Este es un día en el que vamos arrancar con un esfuerzo importante por promover la lectura en nuestra niñez y juventud; es una tarea importantísima  dentro del sistema educativo y que es el resultado de una iniciativa de nuestro presidente en un programa que tuvimos en Casa Abierta, hace ya casi seis meses, en la que nos mandató al señor secretario de cultura y  a mí a que nos ocupáramos de este tema.

Hemos tenido aparte de la Secretaría de Cultura y el Ministerio de Educación, el valioso apoyo del Ministerio de Gobernación a través de la Imprenta Nacional.  Ha sido realmente muy gratificante percatarnos de que esto es posible, que los costos están bastante más abajo de lo que nos habíamos imaginado a través de la Imprenta Nacional.

Este día vamos a dedicar para la juventud salvadoreña tres de las obras de nuestros grandes escritores nacionales.

La importancia de esto tiene una doble mención: La primera es que la lectura en general, además de desarrollar nuevos conocimientos, también cultiva la sensibilidad y desarrolla la imaginación, que son aspectos importantes que debemos desarrollar en nuestros jóvenes; pero lo que hemos seleccionado tiene todavía un ingrediente más importante porque, en efecto,  yo creo que nuestra juventud debe conocer lo que hicieron las generaciones anteriores y lo que hemos seleccionado creemos que es una cantidad de obras que va a permitir que se vean en las generaciones anteriores, que descubran lo que son y que desarrollen esa componente de identidad nacional que tanto necesitamos.

Así es que, como digo, este día es un día muy especial, creo que vamos a tener la posibilidad de aquí en delante de poner a disposición de todos los jóvenes del sistema educativo literatura importante, para las tres cosas que dije, para el desarrollo del conocimiento, para desarrollar la imaginación y para cultivar esta sensibilidad que tanto necesitamos.

Muchas gracias.

JENNIFER ALEJANDRA BARRERA

ALUMNA DEL CENTRO ESCOLAR GENERAL FRANCISCO MORAZÁN

PALABRAS DE AGRADECIMIENTO

 

Estamos alegres y muy agradecidos como jóvenes por esta iniciativa de promover la lectura de grandes obras de la literatura nacional en el marco de la filosofía del Plan Social Educativo, de formar a las nuevas generaciones dentro de un auténtico sentido nacional, garantizando la conservación de nuestra identidad cultural.

 

Quiero recordarles a los jóvenes que leer no es solo por leer, leer consiste en transitar de una vieja mentalidad a una mentalidad nueva, más amplia y más profunda, y con ello transitar también de unos esquemas de comportamiento académico pasivos, y generalmente poco ordenados, a esquemas más dinámicos que exigen un mayor grado de conciencia y responsabilidad por parte nuestra.

 

Por eso aplaudimos esta iniciativa para poder capacitarnos y tener un dominio de las técnicas más importantes para el trabajo intelectual.

 

No solo nos permitirá obtener mejores calificaciones al mejorar nuestro rendimiento y eficacia por medio de la cultura. También nos enseñará a pensar y aprender por nuestra cuenta para desenvolvernos sin mayores dificultades en la vida, pasar de ser simples conocedores de conocimientos y memorizadores de la memoria de otros.

 

Es bueno convertirnos en productores y creadores del mismo, comprender que la realidad no se segmenta, ni se mutila. Al creer esto somos incapaces de tener una visión holística, carecemos de criterio.

 

Por medio de la lectura conoceremos el funcionamiento del todo, entenderemos lo que nos atrofia, la capacidad de pensar autónomamente, eso nos ayudará a desarrollar el intelecto y la cultura.

 

Cómo nos hubiera gustado que los gobiernos anteriores se interesaran en la juventud y en la literatura salvadoreña, abasteciendo a los centros educativos de libros clasificados para entender cualquier fenómeno social y a las expectativas que enfrentamos, con seguridad El Salvador sería diferente.

 

Por eso aprobamos y felicitamos al Presidente de la República, por el programa de Casa Abierta y al Ministerio de Educación en coordinación con SECULTURA, por iniciar la gestión de impresión de libros de grandes autores de la literatura salvadoreña, para promover su lectura a los estudiantes de bachillerato.

 

Hoy conoceremos las experiencias de connotados escritores salvadoreños de la vida nacional, ya que ellos aportan una visión crítica importante para arribar a la comprensión de la sociedad salvadoreña.

 

A partir de esa comprensión es previsible lo que llegará a hacer El Salvador en los años venideros, sin idealismo, ni demagogia.

 

Felicidades al señor Presidente de la República, al Ministerio de Educación, a la Secretaría de Cultura, ya que por ello se potencia el surgimiento del arte, la cultura y la recreación en el sistema educativo.

 

Además era una promesa del señor Presidente de la República, defender la literatura nacional para el disfrute de los jóvenes.

 

Gracias.