Print Friendly, PDF & Email
  • El nuevo El Salvador que todos anhelamos, es un país con mejores niveles de justicia social, paz y convivencia, donde las niñas, adolescentes y mujeres gocen del pleno derecho a vivir una vida digna.

 

El lanzamiento del proyecto “Fortalecer la promoción, protección y ejercicio de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos” que presentamos hoy al país, es una acción estratégica que fortalecerá y protegerá la integridad de las niñas y adolescentes salvadoreñas.

 

Es parte integral del trabajo de nuestro gobierno para el desarrollo de El Salvador, con un enfoque inclusivo, que tiene en cuenta los derechos de las grandes mayorías, en especial aquellos sectores excluidos de las políticas públicas a lo largo de la historia.

 

Las cifras de embarazos tempranos a nivel global posicionan la región latinoamericana en segundo lugar, superada solamente por la África Subsahariana.

 

Muchos de estos embarazos tempranos, suelen ser el resultado de la violencia, grandes brechas en el acceso a educación y a los servicios de salud integral, una cultura machista y otros fenómenos que estamos firmemente empeñados en erradicar.

 

Para garantizar el pleno desarrollo y bienestar del pueblo es que ampliamos nuestras acciones en función de la protección y reivindicación de los derechos de la niñez y la adolescencia, que son el futuro de este país.

 

Esa es la ruta que hemos seguido durante mi gestión para construir una nación sobre bases de justicia social, paz y convivencia, una de cuyas bases lo constituye garantizar a las niñas, adolescentes y mujeres el pleno derecho a una vida digna.

 

Este proyecto nos permitirá disminuir los índices de violencia sexual, que se manifiesta de diferentes formas, como las uniones tempranas en niñas y adolescentes, además de reducir, en los próximos tres años, las brechas en salud sexual y reproductiva en El Salvador.

 

Para el desarrollo de la iniciativa serán invertidos 2.7 millones de dólares aportados por el gobierno de Canadá como parte de acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

 

Esta es una iniciativa que se implementa también en los países hermanos de Honduras y Nicaragua, lo cual permitirá desplegar de manera conjunta y más efectiva una estrategia para fortalecer los derechos de la niñez y el progreso de nuestras naciones.

 

En nombre del pueblo salvadoreño, agradecemos este valioso aporte al Gobierno de Canadá y al Fondo de Población de las Naciones Unidas.

 

Estamos seguros de que este esfuerzo contribuirá de manera decisiva a transformar la vida de las niñas y adolescentes de El Salvador.

 

Reconocemos también la importancia de esta solidaria cooperación que se inscribe en las acciones que realizamos en nuestro país para brindar justicia social y saldar deudas que históricamente la población ha demandado.

 

 

Señoras y señores:

 

Para alcanzar las grandes metas trazadas para nuestro país, debemos asegurarnos de situar a la niñez y la adolescencia en el lugar más alto de nuestras prioridades.

 

En los últimos años se ha trabajado en el desarrollo de un marco normativo que dé cumplimiento a los compromisos internacionales para garantizar a las mujeres y las niñas el derecho a una vida libre de violencia.

 

Vale mencionar la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, diversas políticas, Planes de Acción, programas y servicios especializados. Se pusieron en marcha los Tribunales de justicia Especializados para una Vida Libre de Violencia y Discriminación para las Mujeres.

 

En 2017, a través del Gabinete de Gestión Social, hicimos pública la Estrategia Nacional Intersectorial de Prevención del Embarazo en Niñas y Adolescentes.

 

Esta estrategia tiene como objetivo principal articular acciones y medidas para erradicar el fenómeno de los embarazos tempranos en niñas y adolescentes, a través de las diferentes instituciones de gobierno y actores de la sociedad.

 

En 2015 El Salvador se convirtió en la primera nación centroamericana en unirse a la Alianza Global para poner fin a la Violencia contra la Niñez y la Adolescencia.

 

En nuestra gestión creamos la Ciudad de la Niñez y la Adolescencia, ubicada en el departamento de Santa Ana. Este es un espacio que brinda protección, aprendizaje, juegos y otros servicios a adolescentes en situación de riesgo social.

 

Para brindar una atención temprana y oportuna, creamos Ciudad Mujer Joven, que atiende a niñas y adolescentes entre los 13 y 17 años, que cursan tercer ciclo y bachillerato. El programa ofrece servicios y oportunidades de desarrollo. Y tiene entre sus prioridades la educación sexual para prevenir embarazos en niñas y adolescentes.

 

En 2017, impulsamos una histórica reforma al artículo 14 del Código de Familia, en la que se estableció la prohibición del matrimonio entre menores de edad o de niñas y niños con adultos.

 

Estos logros nos ponen en la ruta indicada para superar los desafíos de la salud sexual y reproductiva para nuestra región.

 

 

Amigas y amigos:

 

Nuestro país ha sufrido por mucho tiempo grandes niveles de exclusión social por causa gobiernos injustos que impusieron un sistema de relaciones sociales que niega derechos y oportunidades, sobre todo a la población más vulnerable.

 

Mi compromiso como presidente de la República es cambiar esa dolorosa realidad y hemos trabajado con importantes logros para continuar mejorando los niveles de equidad, protección y desarrollo de las niñas, adolescentes y mujeres de El Salvador.

 

El derecho a garantizar los mecanismos institucionales adecuados para su protección es una tarea que motivó a mi Gobierno desde su primer día de gestión.

 

Con proyectos como el que se lanza este día vamos a transformar para bien la vida muchas niñas y mujeres en El Salvador.

 

 

Muchas gracias.