Print Friendly
  • Un grupo de entusiastas salvadoreños hacen florecer en Ilobasco y otras zonas cercanas estas exóticas y hermosas plantas, en su horizonte está el desarrollo de familias campesinas y la posibilidad de restaurar ecosistemas a través de sus virtudes naturales, como la fácil captación del agua.

Las heliconias son exuberantes. Hermosas y tropicales plantas que cotidianamente se pueden apreciar en los arreglos florales y que -como un secreto bien guardado- tienen la magnífica cualidad de atraer la lluvia y facilitar la retención del agua en los mantos acuíferos, una bondad que está siendo usada en El Salvador para preservar y restaurar el medio ambiente.

 

Este secreto ecológico se conoció hoy en el programa Casa Abierta, en el que el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, compartió junto a la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, con una decena de organizaciones que a nivel nacional están comprometidas con la restauración y preservación del medio ambiente.

 

El Presidente y la Primera Dama recibieron de las manos de representantes de la Asociación Socioecológica Heliconias bellos arreglos preparados con este tipo de flores, de las cuales se cuentan más de 100 especies. La más conocida en nuestro país es el Ave del paraíso.

 

Las heliconias también adornaron las mesas en las que los invitados a Casa Abierta compartieron el desayuno junto al jefe de Estado, como parte de este programa que se realiza en la ex Residencia Presidencial para intercambiar con distintos sectores visiones sobre el desarrollo de la nación.

 

Gonzalo Miguel Barrera, en cuyo corazón nació esta idea, la cual es impulsada en Ilobasco (Cabañas), explicó que esta variedad de flores toma su nombre del Monte Helicón, en Grecia, y que mitológicamente se cuenta que a ese lugar “llegaban los dioses  a inspirarse. Ahí, se dice, que llegaban las musas”.

 

Estas flores nos inspiran desde “hace más de una década”, explicó, aunque ha sido en los últimos años que “llegamos a descubrir que las heliconias eran las aliadas ideales para la creación de oxígeno, para la producción de carbono”.

 

De igual manera, “ellas atraen la lluvia, la humedad” y luego permiten la infiltración hasta los mantos acuíferos, dijo.

 

 

“Una vez que la han infiltrado, cierran para proteger de la evaporación creando auténticos reservorios naturales en áreas mayores”, resaltó Barrera.

 

Añadió que “entre mayor sean los bosques con heliconias, mayor va ser la vida y para eso también estamos desarrollando unos cursos de diseño floral para que la gente, los productores, no vayan a que les golpeen en el mercado”.

 

En Ilobasco y otras zonas aledañas, las heliconias son cultivadas a la par de árboles frutales, lo cual permite, junto con la posibilidad de la comercialización de las flores, un mayor “potencial económico para las comunidades”.

 

En la medida que esta asociación se va abriendo mercado bajo la marca Heliconias del Bosque, también está creando lugares donde la exótica belleza de las bondadosas flores puede ser disfrutada por las familias salvadoreñas, una suerte de parques ideales para disfrutar de un día de campo.

 

“Estamos promoviendo un proyecto que se llama Municipios Vivos y Ecológicos para que estos parques semillas, les llamamos, puedan servir a la vez de parques ecológicos para las comunidades, para las municipalidades”, detalló.

 

Los parques están floreciendo, como parte de esta experiencia agroecológica, en Ilobasco y otros sectores del departamento de Morazán,  así como en San Miguel, San Vicente y La Libertad.

 

San Salvador, 3 de diciembre de 2016.