Print Friendly
  • El pasado sábado 23 de julio durante el programa Gobernando con la Gente, el presidente Sánchez Cerén informó a la nación sobre los acercamientos de su gobierno con las diferentes fuerzas políticas para la construcción de una Ley de Reconciliación Nacional que permita reforzar los compromisos adquiridos con los Acuerdos de Paz, firmados en 1992.

 

La Ley de Reconciliación Nacional, que analiza el gobierno junto a las diferentes fracciones políticas del país, tendrá como prioridad el respeto a la vida humana y el resarcimiento de las víctimas, que resultaron afectadas con el conflicto armado que se vivió por 12 años.

 

Así lo manifestó el secretario de comunicaciones, Eugenio Chicas, en la entrevista El Salvador Ahora, espacio en el que explicó que con esta iniciativa se pretende abonar a la reconciliación y asegurar que el clima de “desmontaje del conflicto armado se pueda sostener”.

 

“Un instrumento como una ley de reconciliación puede ser un instrumento idóneo, esa es la propuesta del presidente de la república y es una iniciativa donde estarán abiertos los espacios para que  distintos sectores también puedan aportar”, explicó el funcionario.

 

El portavoz de Casa Presidencial manifestó que el gobierno ya ejecuta programas para el resarcimiento de las víctimas de esta guerra civil.

 

“Por ejemplo, está la situación de El Mozote donde se han destinado ya algunos recursos; está el tema de la memoria histórica; están los programas para los lisiados y discapacitados que dejó el conflicto armado, todo esos programas son esfuerzos gubernamentales”, indicó.

 

Precisó que “el resarcimiento de las víctimas del conflicto”, no solo debe verse desde una perspectiva económica, sino también de brindar las garantías para que hechos de esa naturaleza que enlutaron tanto al país, no se vuelvan a repetir.

 

“Al hablar de resarcir a las víctimas, también hablamos en este caso de hijos, de hijas, de sobrinos, de familiares que aún sobreviven que deben de ser reivindicados, deben de ser incluidos, debe de haber programas específicos que estén al alcance del Estado, una ley debe de abordar ese tipo de circunstancias”, explicó.

San Salvador, 26 de julio de 2016.