Print Friendly

En camino se encuentra el montaje del parque de ciencias exactas e ingenierías, orientado a contribuir en innovación e investigación aplicada para las incubaciones y aceleraciones en el desarrollo de empresas y su relación con universidades.

En la administración de un gobierno es fundamental la perseverancia, la distinción de prioridades y la claridad de los objetivos fundamentados en el bien público. Es así como, durante agosto, El Salvador se convirtió en sede regional, para un periodo de cinco años, del Consejo Internacional para la Ciencia, evento al que asistieron 21 científicos de distintos países.

Esta prestigiosa institución dedicada a la ciencia, fundada en 1931, con base en París, agrupa a 144 países y articula a 31 organizaciones científicas en el mundo. Entre sus propósitos está universalizar las ciencias y fomentar la colaboración científica entre países más avanzados y naciones en vías de desarrollo. Ejecuta el trabajo a través de sus sedes en tres regiones del orbe: Sudáfrica para África; Malasia para Asia-Pacífico, nosotros tenemos ahora el privilegio de serlo para América Latina y el Caribe.

¿Cuál es la razón para que nuestro país se convierta en sede, por tan significativo periodo, de una institución de tan altos vuelos? Ello, dado que durante años ha establecido su sede regional en Brasil y últimamente en México, y que para esta ocasión disputaban Uruguay y Argentina -que gozan de reconocidas credenciales académicas en nuestra América-.

En los últimos dos gobiernos nuestro país ha hecho una apuesta seria en materia educativa, en rumbo a convertirla en un asunto de interés nacional; jugando en ello un rol muy importante el presidente Sánchez Cerén, al convocar a un Consejo Nacional para la Educación, instancia totalmente plural y representativa de los sectores estrechamente vinculados al tema que ya ha aportado “El Plan Nacional El Salvador Educado”, a ejecutarse en los próximos diez años, con objetivos y metas de financiamiento definidos. Además, la creación del Viceministerio de Ciencia y Tecnología ha aportado liderazgo a la visión científica y técnica asumida por nuestro nuevo modelo educativo.

Al mismo tiempo, se destaca el esfuerzo por elevar la formación del cuerpo docente, que en el año anterior implicó capacitar a más de 22 mil docentes en ciencia, matemática, biología, química e informática. Este persistente esfuerzo se complementa con programas como “Jóvenes Talento”, insignia en la organización de un vivero de conocimiento; el Centro Interactivo para el Aprendizaje de Ciencias (CIAC), instalación científica única en la región que cuenta con salas de ciencias divididas en módulos diseñados para dar servicio educativo a estudiantes y profesores a todo nivel de enseñanza, con espacios experimentales y talleres asociados que abarcan ciencias de la tierra, del universo y del medio ambiente.

El rol del Viceministerio de Ciencia y Tecnología ha ido más allá con el impulso del programa presidencial “Una Niña, un Niño una Computadora”, visionario programa que tiene por meta incorporar plenamente a nuestros niños y jóvenes en la era de la informática y el Programa Nacional de Robótica que ha organizado muchos clubes en casi todos los departamentos y desarrolla periódicamente certámenes. A esto se suma un programa de becas en el que se juntan tanto la propia oferta gubernamental, como la cooperación de países amigos.

Todo este esfuerzo ya tiene frutos: participación destacada en certámenes y olimpiadas -regionales, latinoamericanas y mundiales- de matemáticas, química, física y biología; somos el primer y único país en la región que cuenta con una planta de ensamblaje de computadoras portátiles para el sistema público de educación.

Asimismo contamos con un parque tecnológico para impulsar la innovación de un sistema integral agroalimentario en el complejo CENTA-ENA, mediante la investigación científica, tecnológica y de servicios aplicados con el objeto de mejorar la competitividad de productores de la cadena agroindustrial. Tenemos el Centro Nacional de Investigaciones (CNI) dedicado a la generación de investigación y conocimiento de las ciencias exactas, ingenierías y biomedicina orientado para impactar en la docencia y la investigación; y desde noviembre de 2009 funciona también el Centro Nacional de Investigaciones en Ciencias Sociales y Humanidades (CENICSH) con el objeto de estudiar la realidad social, política y económica del país en contexto global.

En camino se encuentra el montaje del parque de ciencias exactas e ingenierías, orientado a contribuir en innovación e investigación aplicada para las incubaciones y aceleraciones en el desarrollo de empresas y su relación con universidades en la áreas metalmecánica, biomédica y farmacéutica, desechos sólidos y tecnologías de la información y comunicaciones.

Podrían haber habido más avances; sin embargo, el 24 de octubre de 2015 el país perdió 30 millones de un préstamo del BID orientado a la innovación para la competitividad, fomento de centros de investigación y tres programas nacionales para doctorados en matemática, ingeniería sísmica y biología molecular: ARENA no votó en la Asamblea Legislativa.

Veamos hacia adelante, la instalación del Consejo Internacional para la Ciencia nos convierte en el punto de encuentro regional latinoamericano que da una perspectiva diferente de país. Creo es la oportunidad para convocar y atraer a nuestra diáspora de científicos con disposición de contribuir con el progreso de esta tierra que promete. No lo sigan dudando, esta es una gran apuesta y es posible ganarla.

Martes, 06 de septiembre de 2016