Print Friendly

Parece una escena de ciencia ficción extraída de una película que se adentra en el futuro: el robot se mueve a los costados de los cultivos trasladando agua de unos tanques a otros para administrar un sistema de riego por goteo, que no sólo ahorra el preciado líquido, sino mantiene lozana una plantación de granadilla.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, observó la escena y estrecha la mano de una de las creadoras del novedoso sistema, una adolescente que con seguridad expone ante el líder de la nación en la residencia donde antes otros gobernantes vivieron y decidieron parte del destino de la nación.

Se trata de Patricia Bermúdez, del centro escolar Jacqueline Kennedy, del municipio de Nueva Granada, en el departamento de Usulután, una adolescente cuyo talento apoyado por el gobierno dio como resultado, junto a varios de sus compañeritas y compañeritos, la sofisticada máquina.

Patricia maneja el prototipo desde su celular y los movimientos automatizados de este llenan de asombro a quienes la miran expectantes.

No se trata del único éxito de estudiantes salvadoreños. Este sábado 17 de octubre el Presidente y la primera dama, Margarita Sánchez de Cerén, recibieron en el programa Casa Abierta, en la ex Residencia Presidencial, a 40 estudiantes cuyo talento aporta reconocimiento internacional al país.

Son participantes en los programas de Robótica Educativa, del Ministerio de Educación, y Jóvenes Talento, de la Universidad de El Salvador, varios de ellos medallistas en olimpiadas y otras competencias internacionales sobre matemática, química y física.

Patricia explicó que el sistema está programado para suministrar la cantidad de agua adecuada a cada planta y permite que el huerto escolar funcione todo el año, no como hasta la fecha, que solo es posible durante la temporada de lluvias.

Otro grupo de estudiantes del Centro Escolar Juana López, de Ciudad Delgado, crearon también otro ingenio automatizado para un sistema de regadío por goteo que contribuya a enfrentar las sequías.

El alumno René Emilio Martínez dio detalles de otro robot fabricado por ellos para ser utilizados en la fertilización agrícola y evitar de esa manera el contacto de los peligrosos químicos con los trabajadores.

El ingenio de estos niños, niñas y adolescentes parece no tener límites: el pequeño Nelson Vladimir Rivera, de Chalatenango, presentó un proyecto de robótica de una planta para demostrar que es posible automatizar el proceso de limpieza y clasificación de las cosechas de frutas.

Ana Sofía Flores, del Instituto Nacional Técnico Industrial, de Chalatenango, mostró una mini computadora salida de la inteligencia de ella y sus compañeros que permite facilitar el proceso de enseñanza de la robótica y la programación informática a los niños y niñas.

Con palabras de ingeniera en su voz infantil, Sofía afirmó que la laptop permite aprender a programar de manera sencilla.

Otro niño, Werber Omar Alas, del Paisnal, confirmó la nobleza de la niñez salvadoreña, pues junto a sus compañeritas y compañeritos crearon dos complejas maquinas destinadas a la recolección de la caña de azúcar y cuya labor podrá sustituir a los pequeños que abandonan la escuela para trabajar en la zafra.

El talento de la infancia y adolescencia salvadoreñas ha cruzado con éxito las fronteras y en la Casa Abierta del sábado 17 participaron varios estudiantes ganadores de competencias internacionales en las ciencias exactas, participantes en el programa Jóvenes Talentos de la Universidad de El Salvador.

Uno de ellos, René Alejandro Villela, ganó oro absoluto en la XX Olimpiada Iberoamericana de Física, celebrada en septiembre en Cochabamba, Bolivia.

Esto no es de que nosotros seamos genios ni nada de eso, dijo René con humildad, y explicó que tales éxitos son producto de la dedicación de ellos y el apoyo de los profesores del programa de Jóvenes Talentos.

René invitó también a los jóvenes a esforzarse, a no quedarse sentados, para alcanzar sus metas y ayudar al progreso de El Salvador.

El Presidente, quien a lo largo del programa conversó con los talentosos estudiantes, subrayó que sus creaciones y éxitos confirman de lo que es capaz la juventud salvadoreña.

Estamos seguros que acá están los científicos, los investigadores, los innovadores, los matemáticos, los físicos que van a poner en alto el conocimiento y nos van a permitir un país desarrollado, dijo.

En la medida que el país vaya teniendo más recursos, vamos a seguir ampliando lo más que se pueda estos programas, porque en juventud y niñez salvadoreña hay enormes potencialidades de talentos que tenemos que encauzarlos, subrayó.

San Salvador, 18 de octubre de 2015.