Print Friendly

La reforma del sistema de pensiones, sancionada por el Presidente de la República tras su aprobación en la Asamblea Legislativa, tiene beneficios para los trabajadores y pensionados y es garantía de unas finanzas públicas más saludables.

Fue consensuada entre todas las fuerzas políticas representadas en el Congreso a través de un extenso diálogo del que también formaron parte los trabajadores y las empresas administradoras.

Beneficios directos

Una nueva distribución del porcentaje de la cotización que favorece el ahorro individual y garantiza la devolución íntegra de los ahorros de los trabajadores:

Se establece un porcentaje de cotización del 15% del salario base, el cual se distribuirá entre trabajadores (7.25%) y los empleadores (7.75%). El destino de las cotizaciones se distribuirá de la siguiente manera:11.3% para las cuentas de ahorro individual; un 2% de aporte a una cuenta de garantía solidaria, la cual permitirá beneficios de longevidad para los cotizantes: pensiones mínimas por vejez, invalidez y sobrevivencia, pensiones de sobrevivencia o devolución de aportes, según los casos correspondientes planteados en la ley; y un 1.9% destinado al pago de contrato del seguro de invalidez y sobrevivencia, y al pago de la comisión de las administradoras de pensiones. Este último porcentaje fue reducido del 2.2% actual a 1,9%, con lo cual el 0.3% equivalente a la disminución será dirigido al ahorro individual.

 

Mejores tasas de reemplazo (porcentaje del salario base que los trabajadores recibirán en concepto de pensión), que oscilarán entre el 45% y 55%, es decir que se tendrán mejores pensiones.

En el sistema anterior la tasa de reemplazo era de hasta un 42%. Además, se reducen las diferencias de las tasas de reemplazo entre segmentos de población optada próximos a pensionarse y la población joven obligada que se jubilará en el futuro.

 

Diversificación de las inversiones de los fondos de pensiones.

A fin de garantizar mayores y mejores rentabilidades para los ahorros de los trabajadores en el sistema de pensiones, la reforma establece la creación de cuatro fondos (Fondo Crecimiento, Fondo Moderado, Fondo Conservador, Fondo Especial de Retiro) que serán administrados por las AFP, los cuales dispondrán de una variedad de instrumentos financieros (de renta fija, rentas variables, emitidos tanto en el mercado nacional como en el internacional) en los que los fondos de pensiones podrán ser invertidos.

 

Devolución de saldo.

El afiliado que cumpla la edad legal para pensionarse por vejez y registre menos de diez años de cotizaciones mensuales continuas o discontinuas, tendrá derecho a la devolución del saldo de su cuenta individual en un solo monto. Además, los afiliados que, cumplida la edad legal para pensionarse por vejez, hayan cotizado un mínimo de diez años continuos o discontinuos, y menos de 25 años de cotizaciones, podrán elegir entre recibir la devolución del saldo de su cuenta individual o gozar de un beneficio económico temporal o un beneficio económico permanente. Además, Las personas que reciban devolución del saldo de sus aportaciones, podrán cotizar de manera voluntaria a los beneficios del programa de salud del ISSS.

 

Más garantías en las cotizaciones que pagan los trabajadores

Control sobre retenedores de cotizaciones.

Las instituciones administradoras de fondos de pensiones deberán notificar a los empleadores que registren omisiones o inconsistencias en la declaración y pago de las cotizaciones de los trabajadores para solventar su situación. Además, informarán de forma trimestral al Ministerio de Trabajo y Previsión Social sobre los empleadores que no hayan propiciado información para subsanar dichas omisiones o inconsistencias, para que proceda con las respectivas inspecciones.

Cobro administrativo

Las instituciones administradoras de fondos de pensiones estarán en la obligación de iniciar las gestiones de cobro administrativo, con el fin de requerir a los empleadores el pago de cotizaciones en mora.

Cobro judicial

Agotadas las gestiones del cobro administrativo, las instituciones administradoras de pensiones recurrirán a la acción judicial para hacer efectivo el pago de las cotizaciones.

 

 

San Salvador, 29 de septiembre de 2017