Print Friendly
  • El portavoz de la Presidencia reiteró la postura del Presidente Sánchez Cerén en favor de la solicitud de la Iglesia católica, ambientalistas y distintas comunidades para que se prohíba la minería metálica en El Salvador

 

El secretario de Comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, reiteró hoy la decisión del Presidente Salvador Sánchez Cerén de respaldar la exigencia hecha por organizaciones ambientalistas, comunidades y la Iglesia católica de prohibir el desarrollo de la minería metálica en El Salvador, afirmando que los costos ambientales de esta industria superarían los beneficios económicos que podría generar.

 

Entrevistado en el programa El Salvador Ahora, transmitido por Televisión de El Salvador y Radio Nacional, el portavoz presidencial aseguró que dadas las características geográficas y la densidad poblacional en el territorio salvadoreño “consideramos inconveniente, innecesario, imprudente el desarrollar una manera de actividad económica como puede ser la minería, que está demostrado que genera altos niveles de contaminación, sobre todo en el agua”.

 

Destacó que, dadas estas circunstancias, no puede compararse el desarrollo de la minería metálica en El Salvador con la implementación que esta industria ha experimentado en otros países, como Bolivia, Ecuador o Chile, que tienen condiciones muy distintas.

 

“Son las condiciones geográficas, topográficas, los mantos freáticos, el tema de la vida humana lo que en el caso de El Salvador hace inviable la posibilidad de las explotaciones de minería metálica”, dijo.

 

En este sentido, añadió que, si bien la industria de la minería genera muchísimo lucro, los daños colaterales no compensarían dichas ganancias.

 

“Los efectos humanos, los efectos ambientales son mucho más elevados que los beneficios monetarios que pueda tener para la economía”, expresó.

 

Añadió que el Gobierno ve con buenos ojos el involucramiento que la Iglesia católica ha tenido en el empuje de una ley que prohíba la minería metálica en el país, la cual será sancionada por el Ejecutivo una vez sea aprobada en la Asamblea Legislativa, según ha manifestado el Presidente Salvador Sánchez Cerén.

 

“Nos parece que la iniciativa de la Iglesia católica, que recoge el sentir de un importante núcleo poblacional, es una iniciativa por la vida”, subrayó el secretario.

 

San Salvador, 14 de marzo de 2017.