Print Friendly
  • Los actores de la cooperación -países amigos y agencias cooperantes que siempre han apoyado a El Salvador- tuvieron una mañana especial junto al Presidente y la Primera Dama. Su apuesta y amor por nuestro país quedó reafirmada en una nueva edición del programa Casa Abierta.

 

El Presidente Salvador Sánchez Cerén mantiene fija su mirada en el horizonte que sueña para nuestro país: Una sociedad con desarrollo inclusivo que se construye con la base de tres prioridades: productividad, educación y seguridad, tal como lo establece el Plan Quinquenal de Desarrollo.

 

El jefe de Estado, junto a su esposa, la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, abrieron una vez más las puertas de la ex Residencia Presidencial para compartir con embajadores y jefes de las misiones de las agencias y organismos cooperantes, en el programa Casa Abierta.

 

El Presidente aseguró que la construcción de la democracia implica vincular el desarrollo económico con el desarrollo social, y la comunidad internacional, a través de los diferentes proyectos y programas de cooperación que contribuyen en la consecución de este objetivo.

 

Esta edición del programa se realizó en el marco de la celebración de la Semana de la Cooperación “A 25 años de paz, tejiendo alianzas con socios de la cooperación para la construcción del Buen Vivir”, que forma parte de los eventos que lleva a cabo Cancillería previos a la conmemoración de los 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz, el 16 de enero de 2017.

 

“Una guerra de 12 años generó las condiciones en el mundo de una enorme solidaridad, que permitió construir las base para solucionar el conflicto por la vía negociada, fueron esfuerzos de la comunidad internacional, de organizaciones dedicadas a la cooperación que construyeron también  esperanzas” dijo el gobernante al referirse a ese momento y el camino andado por el país a 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz, un hito en la historia nacional.

 

En ese sentido, Christian Salazar, coordinador residente de Naciones Unidas en El Salvador, recordó que los Acuerdos de Paz “son un continuo recordatorio de que el país posee la capacidad para encontrarse y para tomar de forma conjunta grandes decisiones”

 

“Ahora, en 2016 y de cara a la conmemoración de 25 años de la firma de la paz, el país está discutiendo la necesidad de nuevos acuerdos de nación para responder a los retos que El Salvador enfrenta en el siglo XXI. Como Naciones Unidas contribuimos para que este anhelo se vuelva realidad, apoyamos muy activamente los consejos nacionales de seguridad ciudadana, de sustentabilidad ambiental y de educación y también vamos a contribuir a estos procesos con un facilitador del Secretario General de las Naciones Unidas para un nuevo acuerdo de nación”, expresó el diplomático.

Precisamente, para celebrar los 25 años de paz, la ONU  también organiza junto al Gobierno el concierto Paz 25, que “será en un evento cultural digno de la paz, con destacadas estrellas salvadoreñas e internacionales”, dijo Salazar.

 

El espectáculo se realizará el 16 de enero de 2017, como culminación cultural de los eventos oficiales de conmemoración, y en el mismo participarán Miguel Bosé, Rubén Blades, Gilberto Santa Rosa, Jon Secada, Diego Torres, junto a  músicos nacionales como Álvaro Torres, Shaka y Dress, la Orquesta Sinfónica Nacional, el Coro Nacional y el Coro Presidencial para el Buen Vivir.

 

Salazar felicitó al Presidente Sánchez Cerén por su compromiso con las nueva agenda de desarrollo del planeta: “Gracias a su liderazgo, las Naciones Unidas incluyeron a El Salvador como uno de 15 países piloto a nivel mundial para la implementación acelerada de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

 

Para hablar sobre el apoyo de la Unión Europea participó en Casa Abierta el embajador Jaume Segura Socías, quien detalló que la cooperación del bloque con El Salvador “tiene como principal objetivo erradicar la pobreza y brindar a los salvadoreños los instrumentos necesarios para controlar su propio desarrollo”.

 

“Es una cooperación desinteresada, es una cooperación transparente, es una cooperación eficaz y es una cooperación que contribuye a largo plazo a los objetivos del país. Y muy importante para nosotros es una cooperación cien por ciento no reembolsable”, dijo el embajador.

 

Jean Manes, embajadora de Estados Unidos, reafirmó el compromiso de su país con El Salvador: al referirse a la popular frase de alcanzar el “sueño americano”, la diplomática dijo que es importante “crear un sueño salvadoreño al lado de ustedes, que la gente de este país pueda sentir que pueden cumplir sus sueños, conseguir todas esas cosas que quieran hacer adentro de este país”.

 

Aseguró que existe un “compromiso desde la parte de los Estados Unidos, no solamente de gobierno, sino de la gente en los Estados Unidos, nuestros ciudadanos, de ver que este país está creciendo y esa es la razón por la que estamos trabajando día a día, lado a lado con todos los salvadoreños, al lado del gobierno, al lado del sector privado, al lado de la sociedad civil, para trabajar y crear este sueño salvadoreño”.

 

Por el lado de España participó el embajador Francisco José Rabena, quien detalló los tres pilares fundamentales de la cooperación de su nación con El Salvador.

 

“[En primer lugar] estar siempre a la disposición de las prioridades y las necesidades del pueblo salvadoreños, según son determinadas por sus líderes democráticamente elegidos. En segundo lugar, ser una cooperación transparente, una cooperación eficaz, una cooperación donde cada euro que se invierte es un euro bien gastado (…). En tercer lugar, una cooperación que busca ser eficaz para mejorar el bienestar de los salvadoreños y salvadoreñas”.

 

La embajadora de Cuba, Iliana Fonseca Lorente, recordó el corto tiempo de la relación de su nación con El Salvador, pues hasta el 1 de junio de 2009, día en que el Presidente Sánchez Cerén asumió como Vicepresidente de la República, se reanudaron las relaciones con la isla caribeña tras medio siglo de distanciamiento.

 

Pese a ello, Cuba ha tenido “la oportunidad de aportar nuestra modesta experiencia en proyectos particularmente de impacto social”, dijo la embajada.

La Colmenita, un modelo cubano conocido por el Presidente hace algunos años ya es una realidad en El Salvador, asimismo, “un grupo de asesores cubanos coopera con El Salvador en función de lograr la declaratoria de este hermano país libre de analfabetismo”, recapituló la embajadora.

 

Cuba también apoya a nuestro país en el ámbito de la prevención y la seguridad, el trabajo comunitario a través del proyecto Actividad Física Comunitaria por la Vida, mientras la Reforma de Salud cuenta con profesionales de la salud de Cuba que se dedican principalmente a la atención primaria y al trabajo preventivo en las comunidades.

 

Una joya de cooperación cubana es el Centro Oftalmológico que funciona en el Hospital Nacional Santa Gertrudis, en San Vicente, que ha atendido a más de 43 mil salvadoreños y salvadoreñas con intervenciones quirúrgicas y otros procedimientos totalmente gratuitos, los cuales les “han devuelto la capacidad de ver””, reafirmó la embajadora de Cuba.

 

San Salvador, 19 de noviembre de 2016.