Print Friendly

El presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa, luego de participar en la ceremonia de beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, visitó esta tarde la cripta del beato salvadoreño, ubicada en la Catedral Metropolitana, en San Salvador.

El mandatario del Ecuador ofreció una ofrenda floral en honor a Monseñor Romero, a quien calificó de “personaje inmenso”, que inspira a continuar trabajando “por la justicia, la verdad y la solidaridad”.

Estuvieron presentes el párroco de la Catedral Metropolitana, Héctor Figueroa, así como la viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, quien acompañó al gobernante ecuatoriano durante el recorrido por este lugar.

El dignatario plasmó su respectiva rúbrica en el libro de visitas, sumándose a otros presidentes del continente y el mundo que han honrado la memoria y legado de Monseñor Romero en el lugar donde yacen sus restos.