Print Friendly, PDF & Email
  • Unos 6 mil 800 voluntarios, en su mayoría estudiantes de bachillerato, asumirán el reto de alfabetizar en zonas rurales y urbanas de Usulután con el propósito de declarar a ese departamento del oriente de El Salvador libre de analfabetismo en 2018.

Este esfuerzo se inscribe en la campaña nacional que impulsa el Gobierno de Salvador Sánchez Cerén para llevar el conocimiento de las letras y los números al mayor número de personas posible, como parte de su estrategia educativa dirigida a garantizar la inclusión y equidad, y democratizar el acceso al conocimiento.

Para cumplir el reto lanzado por el Jefe de Estado, en este departamento será necesario enseñar a leer, escribir a 34 mil 351 adultos y jóvenes mayores de 15 años, quienes por diversas razones no tuvieron hasta ahora la oportunidad de aprender.

Marcos Josué Alfaro es uno de los mil 274 jóvenes alfabetizadores de varios centros educativos del territorio que prestaron juramento como alfabetizadores voluntarios este 28 de febrero, en el Instituto Nacional de Usulután, y cuya participación será crucial en el éxito de esta campaña.

“Es un placer para mí ser parte de este programa que tiene como objetivo la alfabetización; lo que me motiva es ayudar a las personas más marginadas de la sociedad, las que no tuvieron la oportunidad de asistir a la escuela”, expresó, e instó a todos los jóvenes a sumarse a “este hermoso programa social”, afirmó.

En el encuentro, la viceministra de Ciencia y Tecnología, Erlinda Hándal Vega, expresó la confianza del Gobierno en la juventud salvadoreña, y destacó la trascendencia histórica de esta tarea: “La labor que ustedes realizarán marcará de manera positiva sus vidas y las de quienes ustedes alfabetizarán; ayudar a otros es un gran ejemplo de solidaridad”, apuntó.

Por su parte, el diputado a la Asamblea Legislativa, Jorge Schafik Handal Vega, señaló que este esfuerzo educativo pone de relieve una vez más el compromiso social del Gobierno, así como el espíritu de superación del pueblo salvadoreño.

Un ejemplo de esa voluntad de aprender es Rigoberto Mendoza Luna, quien agradeció la atención que le presta el Presidente Sánchez Cerén a este programa desde su creación en 2009, cuando se desempeñaba como vicepresidente y ministro de Educación ad honorem.

«Quiero agradecer el impulso de nuestro gobierno, que ha hecho posible el Plan de Alfabetización para sacar adelante a todos aquellos que nos quedamos sin aprender a leer y escribir por alguna razón, y a todos los que colaboran con este Plan, que es muy importante para los que tenemos la necesidad», dijo Mendoza Luna.

En el acto, la directora de Educación para Jóvenes y Adultos del Ministerio de Educación, María Angélica Paniagua, juramentó también a la Comisión Departamental de Alfabetización integrada por representantes de distintos sectores, que acompañarán todas las acciones de enseñanza que se emprendan.

Según estadísticas del MINED, en Usulután la tasa de analfabetismo es del 16.7 por ciento, producto de la alfabetización de 28 mil 764 personas, en su mayoría adultos mayores.

En ese departamento se declararon libres de analfabetismo a ocho municipios: California, San Dionisio, Santa Elena, San Francisco Javier, Concepción Batres, San Agustín, Tecapán y Alegría.

La meta del Gobierno es declarar a El Salvador libre de analfabetismo en 2018, y para alcanzarla se espera movilizar a 100 mil alfabetizadores voluntarios.

Juramentación de Voluntarios Alfabetizadores y Comisión Departamental de Usulután.