Print Friendly

 

  • El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, expresó hoy su fe en Dios por la pronta canonización del obispo mártir salvadoreño y beato de la Iglesia católica, Óscar Arnulfo Romero.

“Estamos seguros, tenemos la fe puesta en Dios que ese proceso va a culminar y que culmine antes de la fecha del centenario y que podamos acá El Salvador ser también testigos -no solo de la beatificación que ya fuimos testigos- sino también de su canonización”, expresó el jefe de Estado al iniciar el programa Casa Abierta, dedicado este sábado a los adolescentes y jóvenes que volvieron a sus estudios gracias a las medidas extraordinarias de prevención de la violencia.

 

En ese marco, también afirmó su confianza en la posibilidad de que el papa Francisco pueda visitar El Salvador para canonizar a monseñor Romero y traslade al país su mensaje de paz y esperanza.

 

EL pasado domingo, el nuncio apostólico Léon Kalenga reveló que la Conferencia Episcopal de El Salvador ha sido invitada por el papa Francisco a un encuentro en el Vaticano.

 

El Presidente Sánchez Cerén se sumará al impulso por la canonización del beato Romero a través de una carta dirigida al papa Francisco, la cual será llevada por los prelados católicos ante el Sumo Pontífice.

 

El Presidente agregó que como Gobierno “vamos a ser parte de todo ese esfuerzo del país por hacer de este año, un año de reflexión, un año que nos ilumine con la figura de monseñor Romero para alcanzar la paz”, en el marco de la conmemoración del centenario de su nacimiento, el próximo 15 de agosto.

 

En el programa, el maestro pintor Augusto Crespín obsequió a los presentes -y vía redes sociales de la Presidencia de la República, la reproducción de una litrografía con el rostro del beato Romero.

 

Igualmente, el cantautor y poeta Guillermo Cuéllar, junto al Grupo Abdi Yala -de música popular- entonaron canciones en memoria de Romero y del padre Rutilio Grande, cuya causa también avanza en el Vaticano.

 

 

San Salvador, 18 de marzo  de 2017.