Print Friendly, PDF & Email

1 de febrero de 2019 

Querido pueblo salvadoreño:

El próximo domingo nuestro país demostrará una vez más la madurez de su democracia, cuando todos salgamos a votar masivamente para elegir a quien dirigirá el rumbo de la nación los próximos 5 años.

Es importante recordar que esta será la sexta elección presidencial, después de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, procesos que han servido para fortalecer la participación ciudadana, la contraloría social y el respeto a la voluntad popular.

 

A partir de ese acontecimiento histórico, los salvadoreños hemos convertido a esos eventos en verdaderos ejercicios democráticos, reconocidos internacionalmente por su transparencia.

 

Como en anteriores comicios, en este debe prevalecer la confianza en la transparencia de nuestro sistema electoral. La decisión de los ciudadanos expresada libremente será respetada, como lo exige la Constitución de la República.

 

Todas las condiciones están creadas para que el ejercicio del derecho al voto pueda realizarse con todas las garantías.

 

Los partidos políticos participantes cuentan con los mecanismos para monitorear todo el proceso y asegurarse de su imparcialidad.

 

Es natural y saludable que los partidos se aseguren que la contienda electoral se desarrolle de forma limpia y apegada a las normas establecidas.

 

Reconozco el esfuerzo de todo el personal del Tribunal Supremo Electoral, que ha desempeñado con eficiencia y responsabilidad sus funciones en la organización y dirección de estas elecciones.

 

De igual manera, felicito a los ciudadanos que resultaron elegidos para integrar las Juntas Receptoras de Votos.

 

Agradezco especialmente a las misiones de observadores nacionales e internacionales, a las instituciones y organismos que acompañarán el desarrollo de los comicios.

 

También, a los medios de comunicación que han contribuido a fortalecer nuestra cultura democrática en cada uno de los procesos electorales efectuados en el país.

 

Nuestro gobierno ha adoptado las medidas necesarias para que estas elecciones se desarrollen en un ambiente de total tranquilidad y seguridad, en el cual la ciudadanía ejerza su derecho al voto con todas las garantías.

 

La Policía Nacional Civil, con la colaboración de la Fuerza Armada, garantizará la seguridad en todos los centros de votación.

 

También brindarán su apoyo el Sistema Nacional de Protección Civil y el Ministerio de Salud, entre otros, que prestarán sus servicios a la población.

 

 

Salvadoreñas y salvadoreños:

 

Elegir libremente y en paz es una conquista histórica que debemos fortalecer cada día, porque la democracia se construye y asegura con la participación de todos.

 

Mi llamado a cada uno de ustedes es a ejercer su derecho al voto con total libertad.

 

Ese acto constituye un deber y una alta responsabilidad, pues su voluntad, plasmada en las urnas, decidirá el rumbo del país e incidirá en el bienestar de la familia y el futuro de nuestros hijos.

 

Todo está listo para que acudamos a votar este domingo con entusiasmo y compromiso patriótico, para hacer valer nuestro derecho  ciudadano y avanzar en la construcción de un futuro de bienestar para todos.

 

Sigamos construyendo democracia.

 

Muchas gracias.