Print Friendly

Querido pueblo salvadoreño:

 

Nuestro país enfrenta una compleja situación fiscal que es fundamentalmente un problema de falta de acuerdo político.

 

Nosotros confiamos que esta situación la vamos a superar con el trabajo conjunto de todos los sectores que ponemos al centro los intereses de la nación y el bienestar de la familia salvadoreña.

 

Mi Gobierno está trabajando para resolver los problemas que afectan al país. La ciudadanía debe tener confianza, y estar atenta, a las soluciones que día a día ejecutamos para el beneficio de todos.

 

Uno de los grandes retos que estamos enfrentando es la reforma a las pensiones.

 

Desde hace más de un año le planteamos al país y a la oposición política la necesidad de buscar una solución integral, que beneficie a los cotizantes y jubilados, y a la estabilidad de las finanzas del Estado, que han sido afectadas por el desfinanciamiento del sistema previsional.

 

Ante esta situación de riesgo, el 10 de noviembre de 2016 firmamos junto a los secretarios generales de los partidos FMLN y ARENA y con el respaldo de los partidos PDC, PCN y GANA el Acuerdo Marco para la Sostenibilidad Fiscal, Desarrollo Económico y Fortalecimiento de la Liquidez del Gobierno.

 

En este acuerdo nos comprometimos a incorporar al presupuesto general de la nación las modificaciones que permitieran cubrir necesidades como los intereses y abonos de capital al Fondo de Pensiones una vez pactáramos acuerdos sobre fuentes de financiamiento.

 

Sin embargo, estos acuerdos se vieron obstaculizados por el levantamiento unilateral de la mesa fiscal de uno de los actores, el partido ARENA.

 

A pesar de las diferencias y obstáculos en la búsqueda de soluciones mi gobierno está trabajando para resolver a corto plazo el problema fiscal y buscar soluciones a mediano plazo que sean sostenibles.

 

Por esta razón anuncio al país medidas importantes que mi gobierno ha tomado para cancelar las obligaciones previstas con el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP) y resolver el impago controlado que se originó por la medida cautelar de la Sala de lo Constitucional contra el Decreto 497.

 

Con estas medidas vamos a impedir que se contamine la deuda externa, del sector público no financiero, proveedores, empleados y servicios a la población.

 

Estas medidas están orientadas a la modificación a la Ley del Fideicomiso de Obligaciones Previsionales y al presupuesto 2017.

 

En primer lugar, iniciar en la Asamblea Legislativa el debate a la Ley de Reforma de Pensiones.

 

En segundo lugar, como Presidencia de la República enviaremos una iniciativa de reforma de ley al presupuesto 2017 en la que solicitamos a la Asamblea Legislativa reorientar partidas del Presupuesto General de la Nación por 57 millones de dólares para reforzar la partida de pago del Fideicomiso de Obligaciones Previsionales.

 

Con estas medidas enviamos un mensaje de tranquilidad y certeza a toda la población salvadoreña, principalmente a los pensionados, a quienes les reiteramos que el gobierno cumplirá con este compromiso.

 

Reitero el llamado a la oposición política a escuchar la demanda de la ciudadanía y a buscar el bien del país.

 

Nuestro gobierno está comprometido a cumplir las obligaciones crediticias internas e internacionales.

 

De los más de 900 millones para pago de deuda en 2017, al 30 de marzo hemos pagado una cantidad superior a los 260 millones de dólares.

 

Mi gobierno mantendrá la política permanente de dialogo con todos los sectores del país para encontrar soluciones sostenibles e integrales.

 

Pues lo que nos motiva es el bien común y la justicia social.

 

Invito a la ciudadanía a una participación activa en los temas de país, solo así los actores políticos, económicos y sociales podemos responder a las demandas que se nos presentan y buscar soluciones reales, verdaderas y buenas para todos.

 

 

Buenas noches a todas y todos.

 

 

 

San Salvador, viernes 21 de abril de 2017.