Print Friendly
  • Querida familia salvadoreña:

En estos momentos de alegría y unión familiar cuando nos preparamos para recibir el año nuevo, les agradezco que me permitan llegar a sus hogares para compartir un mensaje de paz y esperanza.

 

Esta celebración es propicia para fortalecer nuestros valores cristianos y humanistas, en un ambiente de convivencia y paz, para continuar construyendo una sociedad más justa y próspera.

 

La tranquilidad y felicidad de cada una de las familias de nuestro país es una prioridad  permanente de mi gobierno.

 

A lo largo de este año hemos trabajado sin descanso para garantizar el bienestar y la seguridad familiar y comunitaria.

 

Finalizamos el 2016 con resultados que nos llenan de esperanza.

 

Hemos generado espacios de convivencia en los territorios, a partir de una cultura de participación y solidaridad.

 

Las medidas extraordinarias en seguridad implementadas por mi gobierno están dando resultados positivos, y eso nos da la confianza que el 2017 será un año decisivo en el combate al crimen y para consolidar una convivencia social segura en nuestro país.

 

 

Querido pueblo salvadoreño,

El año nuevo llega colmado de mucha esperanza y progreso.

 

La economía nacional continuará su crecimiento generando nuevos empleos y oportunidades.

 

Los niveles de confianza de inversionistas y la cooperación internacional seguirán aumentando gracias a la laboriosidad de nuestro pueblo y a la seguridad jurídica que garantiza mi gobierno.

 

Continuaremos trabajando por más inclusión y mayor calidad de la educación y generando nuevas oportunidades con el Programa Jóvenes con Todo.

 

En el nuevo año, ampliaremos el acceso a la educación técnica y superior de nuestros jóvenes, continuaremos llevando la tecnología a los centros escolares con el Programa Una Niña, Un Niño, Una Computadora, y seguiremos entregando los paquetes escolares, el vaso de leche y el programa de alimentación a nuestros queridos estudiantes.

 

Les invito a que nuestro propósito de año nuevo sea trabajar unidos para hacer de El Salvador un país productivo, educado y seguro.

 

Con esperanza y unidad trabajemos para que en el 2017 renovemos nuestro compromiso con el espíritu de los Acuerdos de Paz.

 

En el 25 Aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, hagamos del diálogo político y social el mecanismo permanente que nos permita alcanzar una nueva Agenda de Nación para el bienestar de nuestro pueblo.

 

 

Queridas familias,

Reciban un saludo fraterno de mi esposa Margarita, de mis hijos y nietos.

 

Felices fiestas y un próspero Año Nuevo en paz y esperanza.