Print Friendly

Es para mí un alto honor acompañarles en esta V Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños CELAC. Para las naciones aquí representadas, esta reunión siempre nos demuestra el importante avance en las negociaciones y el trabajo realizado durante todo un año.

 

Agradezco especialmente al Presidente Danilo Medina, y a todo el pueblo de República Dominicana, además de nuestra felicitación por la excelente  organización de esta reunión y de su actuación como  Presidente Pro Tempore de la CELAC.

 

Esta Cumbre significa, entre otras cosas, un ciclo más de consolidación de esta Comunidad, que camina a pasos firmes en temas de primordial interés para nuestra región y nuestras poblaciones, así como en su relación con otras regiones del mundo.

 

Hace cinco años dábamos inicio formalmente a esta extraordinaria iniciativa  de integrar a los pueblos latinoamericanos y caribeños  y en esta ocasión quiero aprovechar para rendir homenaje a dos grandes que ya no están nosotros y que trabajaron mucho por esta integración, lo comandantes Hugo Chávez Frías y Fidel Castro Ruz.

 

Quiero compartir con ustedes algunos de los esfuerzos en los que El Salvador ha trabajado durante este año, con el fin de aportar positivamente a esta Comunidad.

 

Entre estos aportes, puedo mencionar el tema de la Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre, particularmente en lo relativo al Plan SAN CELAC 2025, donde, por dos años consecutivos, presentamos los informes que resumen los avances suscitados hasta la fecha.

 

El pasado mes de noviembre, celebramos en nuestro país la Tercera Reunión Ministerial de Agricultura Familiar y Desarrollo Rural de la CELAC, en la cual se discutieron asuntos claves para la región en este ámbito y cuyos resultados también han sido presentados durante esta Cumbre.

 

Por otra parte, así como lo estamos demostrando, El Salvador tiene un alto interés en el tema del adelanto de la mujer, enfatizando este interés en las mujeres del ámbito rural. Por esta razón hemos sido sede para dos reuniones de la Comunidad, además asumimos la coordinación del respectivo Grupo de Trabajo desde la Cuarta Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC.

 

Es por ese interés que, en julio de 2016, en conjunto con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, firmamos una carta de intención para definir la coordinación y cooperación con el objetivo de fortalecer a este grupo de trabajo; un apoyo que agradecemos infinitamente y que es de enorme valor para que la perspectiva de género también esté contemplada en nuestro Plan SAN CELAC 2025.

 

De la misma manera, y tal como lo recoge la Declaración que adoptaremos en esta Cumbre, somos una nación que y de la mano con las otras 32 que conforman la Comunidad, expresamos nuestra firme voluntad para continuar aunando esfuerzos por la integración de nuestros pueblos, y para trabajar y posicionar otros asuntos de interés común, tales como la paz y la seguridad internacional, el combate al crimen organizado transnacional, el financiamiento para el desarrollo, el comercio, el fortalecimiento de nuestro capital humano, la cooperación Sur-Sur, la gestión de riesgos y cambio climático entre otros.

 

Coincidimos, además, en la necesidad de promover un desarrollo sostenible en la región, un tema con el que El Salvador está sumamente comprometido, siendo incluso uno de los 15 países en el mundo que forma parte de un programa de las Naciones Unidas para la implementación acelerada de la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

Igualmente, será importante que sumemos nuestra voz para hacer visible en diversos espacios la situación de nuestros migrantes, bajo un enfoque que resalte el respeto de sus derechos humanos y que supere el abordaje de este fenómeno desde la perspectiva de seguridad que criminaliza la migración de carácter irregular.

 

Queridos hermanos y hermanas de Latinoamérica y El Caribe,

 

Hace solo una semana, nuestra nación conmemoró el Vigésimo Quinto Aniversario la firma de los Acuerdos de Paz.

 

Un acontecimiento que cambió el curso de nuestra historia como país, y con lo cual dimos fin al conflicto armado interno y forjamos el camino hacia la democracia que hasta el día de hoy seguimos construyendo.

 

Estamos, por tanto, abriendo una etapa de gran trascendencia nacional y de reafirmación de nuestra vocación por el diálogo como la mejor vía para superar las diferencias; y por ese motivo, agradecemos enormemente que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños nos acompañe hoy con su apoyo a la Declaración Especial sobre este tema.

 

Este será el mismo espíritu que tendrá la Presidencia Pro Témpore de El Salvador, tendiendo puentes de entendimiento entre nuestras naciones – tan similares en sus desafíos y a la vez tan ricas en su diversidad – para llegar a acuerdos que nos permitan continuar con el crecimiento de este foro.

 

Excelentísimos Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno,

 

Todas las acciones que impulsemos en nuestra Presidencia Pro Témpore, deben hacernos avanzar hacia una agenda  inclusiva, humana y fuerte que sea capaz de concertar esfuerzos e impulsar soluciones a las necesidades comunes y exigencias propias de nuestros países y de toda la región.

 

Pero también a tono con los cambios que experimentamos a escala global, particularmente en la  atención nos merece el relevo en la administración de los Estados Unidos, el cual plantea desafíos en materia de fortalecer las relaciones garantizando el bienestar de nuestros pueblos.

 

El Salvador está seguro de la enorme capacidad y la disposición de esta Comunidad para lograrlo. Sabemos que, al cabo de un año, podremos estar nuevamente  reunidos dando cuenta de más triunfos de este esfuerzo.

 

Muchas gracias.