Print Friendly
  • Permítanme iniciar agradeciendo su presencia, sé que vienen de todos los departamentos, ustedes son un símbolo de lucha, de esperanza, un símbolo de que este país cuenta con mujeres luchadoras, mujeres dispuestas a sacrificarse por la igualdad entre hombre y mujer. Gracias por eso.

 

Felicidades en su día.

Hoy es un día muy especial porque rendimos homenaje al sector más importante de nuestra sociedad, a la fuente de vida, alegrías y esperanza para nuestra nación, las mujeres salvadoreñas.

 

Pero este día hacemos mucho más que un merecido homenaje, hoy firmamos el Pacto por la Igualdad los tres poderes del Estado,  la Asamblea Legislativa, La Corte Suprema de Justicia, La Presidencia de la República, y el ISDEMU, un paso firme en el camino emprendido y que no tiene marcha atrás, en el avance de los derechos de las mujeres en El Salvador.
Este pacto también cuenta con el apoyo de organizaciones salvadoreñas e internacionales, y de países amigos.

 

A todos ellos les agradecemos su respaldo y confianza, de manera especial a los testigos de honor de este pacto: La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, ONU Mujer El Salvador, a la representación de la Unión Europea y a COMURES.

 

Estimadas compañeras y amigas,

 

Quiero expresar nuestra gratitud a ustedes mujeres salvadoreñas, por enseñarnos el camino de la dignidad, por sus sabios consejos, por su ejemplo de nunca claudicar, de siempre mirar hacia adelante, de saber defender los principios. Nuestra gratitud y felicitaciones a ustedes en su día.

 

Quiero pedirles su permiso para saludar a alguien muy especial para mi vida, con quien he soñado y luchado por una patria en progreso y dignidad, mi esposa y compañera Margarita.

 

No se trata solamente de un sentimiento personal, sino un hecho que sostiene una de las convicciones más profundas de mi vida, la importancia de la familia.

 

La familia unida y solidaria es garantía para el progreso, la participación y la inclusión es fundamento para la construcción de la paz, el bienestar y la tranquilidad de la sociedad.

 

Es en el hogar donde arranca todo y es el escenario primero donde debemos hacer realidad los derechos de la mujer, el respeto, la vida libre de todo tipo de violencia, y sobre esa base sólida, extenderlos con valentía y firmeza a toda la sociedad.

 

Este acto tiene mucho significado, pues representa una de las causas más justas por las que hemos luchado en nuestro país, por un sector que a lo largo de nuestra historia ha sido  el más discriminado.

 

Es por ello que desde el primer gobierno del cambio nos propusimos hacer una transformación a esa realidad.
La decisión de profundizar esa transformación y avanzar en los derechos de la mujer, la reafirmamos el 1 de junio de 2014, cuando asumí la presidencia de la República por voluntad soberana del pueblo, y juré poner  al centro de todo nuestro trabajo los intereses del país y del noble pueblo salvadoreño.

 

Este 8 de marzo de 2016 debe quedar grabado en nuestra mente y corazón como el Día de la Igualdad.

 

Hay muchos logros palpables que nos demuestran que El Salvador ha avanzado hacia una mayor igualdad entre mujeres y hombres.

 

Nuestro país vive hoy un importante proceso de cambio estructural e institucional. El protagonismo de la mujer en la vida pública es ahora una realidad. En mi Gobierno hay un número significativo de mujeres con un gran liderazgo que están al frente de importantes instituciones.

 

Y en esta fecha especial quiero felicitar a las miles de mujeres que trabajan en nuestras instituciones públicas, atendiendo y sirviendo al pueblo salvadoreño, haciendo avanzar las reformas de salud y educación, los programas sociales, acciones en beneficio de las familias campesinas, la juventud, adultos mayores, la cultura y el deporte, la obra pública.
Son miles y miles de mujeres que ponen todas sus energías y conocimientos en beneficio del desarrollo y progreso del país.

 

En el Ministerio de Salud, el 62 por ciento del personal son mujeres. En el Ministerio de Educación contamos con cerca de 29 mil mujeres docentes, y en la Policía Nacional Civil tenemos cerca de 3 mil mujeres participando en operativos para llevar tranquilidad al país.   El pueblo salvadoreño les agradece.

 

Amigas,

 

El esfuerzo de nuestra nación nos permitió superar los Objetivos de Desarrollo del Milenio con respecto a mejorar la salud materna, reducir la mortalidad infantil, y lograr que el 98 por ciento de mujeres que dan a luz sean atendidas en establecimientos del sistema público de salud.

 

Un logro y emblema de la Reforma de Salud es el nuevo Hospital Nacional de la Mujer “María Isabel Rodríguez”, en honor a esta noble mujer. Este centro es uno de los más grandes, mejor equipado y más especializado del país y la región.
La mujer salvadoreña recibe hoy una atención de calidad en diversas áreas. Muestra de ello es el exitoso programa Ciudad Mujer, que ha marcado un precedente innovador, de eficiencia y alta calidad en materia de derechos de las mujeres, inclusión social, autonomía económica y salud.

 

Gracias Vanda, de todo corazón, gracias a ti y a tu equipo, por el trabajo con Ciudad Mujer, otra conquista que ya nadie se atreverá a quitarle a las mujeres.

 

Ciudad Mujer ha brindado cerca de 3 millones de servicios a más de un millón de usuarias. Actualmente contamos con 6 sedes, y próximamente se iniciará la construcción de 2 sedes más.

 

Ahora las mujeres salvadoreñas reciben un significativo respaldo a través de nuestras instituciones de gobierno que promueven la autonomía económica.

 

CONAMYPE, FOSOFAMILIA, BANDESAL, ISTA, entre otras, están abriendo nuevas oportunidades para las mujeres con programas de formación vocacional, desarrollo productivo, emprendimiento y entrega de escrituras de propiedad.

 

La aprobación y puesta en vigencia de la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres y la Ley Especial Integral para una vida libre de Violencia para las Mujeres, marcan un hito en la historia de nuestro país en el cumplimiento de los derechos de las mujeres.

 

Sin duda, una institución que ha marcado un nuevo rumbo para la mujer salvadoreña es el ISDEMU.

 

Ha sido en los gobiernos del FMLN que el ISDEMU ha recibido un respaldo decidido y un papel protagónico como institución rectora de las políticas públicas para los derechos de las mujeres. En pocos años, duplicamos el presupuesto de este instituto y se amplió el personal para brindar un mejor servicio a nivel nacional.

 

Amigas:

 

El Pacto por la Igualdad que hoy firmamos reconoce los importantes avances en el cumplimiento de los derechos de la mujer en El Salvador, pero también nos llama a intensificar los esfuerzos para alcanzar de forma articulada una igualdad sustantiva.

 

Con este Pacto por la Igualdad los tres poderes del Estado reafirmamos ante el pueblo salvadoreño nuestro compromiso con los derechos de la mujer, y trabajaremos de forma articulada para garantizar las áreas priorizadas en el pacto.

 

Con el pacto uniremos esfuerzos para garantizar la autonomía económica de las mujeres, su acceso en condiciones de igualdad a los recursos económicos, incluidos la tierra, el crédito, la ciencia y la tecnología, la capacitación profesional, el empleo decente, entre otros.

 

Seguiremos haciendo cumplir Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, fortaleciendo la atención y el acceso a la justicia, la reparación y la restitución de los derechos a las mujeres que sufren cualquier tipo de violencia, fortaleciendo así el Plan Nacional de Igualdad y la Política Nacional de las Mujeres.

 

La articulación entre los tres poderes del Estado, y los demás sectores de nuestra sociedad, deben conducirnos a prevenir y erradicar los feminicidios en El Salvador.

 

En este pacto nos comprometemos a fortalecer la igualdad en las redes de servicio del sector salud, en proveer espacios culturales para el sano desarrollo de la mujer e impulsaremos contenidos educativos que funcionen como agentes de reversión ante los patrones de discriminación y desigualdad.

 

Avanzaremos en una gestión integral del riesgo ambiental, que disminuya los efectos negativos de los desastres socio culturales y el cambio climático en la vida de las mujeres, adoptando estrategias que permitan hacer valer su derecho a la vida.

Con el Pacto por la Igualdad abriremos un mayor acceso de las mujeres a la participación política y ciudadana.

 

Con este Pacto de igualdad estamos fomentando el reconocimiento de la mujer como parte imprescindible de nuestra sociedad, y como la gran protagonista del desarrollo de nuestros pueblos a favor de la paz y el progreso.

Queridas amigas y amigos:

 

Con este Pacto por la Igualdad estamos también contribuyendo a la democracia en El Salvador, construyendo nuevas formas de relacionarnos, con igualdad de género, poniendo al centro el bienestar de las familias salvadoreñas y el desarrollo del país.

 

Muchos de los retos que enfrenta nuestro país sabremos superarlos en la medida que  rompamos con la a cultura del machismo, de la intolerancia, de la exclusión, y demos paso a una nueva cultura del respeto a la diversidad y pluralidad de ideas.

 

Tengo la certeza de que el Pacto por la Igualdad es una ruta segura para alcanzar esas aspiraciones.
Felicidades a las mujeres salvadoreñas y del mundo.