Print Friendly

Gracias muy buenos días a todos y todas.

Es un gran placer estar compartiendo este momento tan importante para el futuro de los países del Triángulo Norte.

Quiero saludar al excelentísimo señor Presidente de la República de Honduras, Juan Orlando Hernández; al excelentísimo señor Presidente de la República de Guatemala Jimmy Morales, con quien hemos compartido en varias ocasiones, eventos importantísimos, por supuesto, siempre en la búsqueda de cómo integrar mejor nuestros países.

Quisiera saludar al excelentísimo señor Secretario de Estado de los Estados Unidos de América, Rex Tillerson; y por supuesto al excelentísimo señor secretario de la Seguridad Nacional de los Estados Unidos de América, John Kelly. Y además agradecer y por supuesto saludar la presencia del señor Secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, quien ha sido importante en el esfuerzo de organización de esta conferencia que nos presenta un conjunto de oportunidades a los países del Triángulo Norte.

Quisiera también saludar a los excelentísimos señores embajadores y jefes de misiones diplomáticas, honorable señor Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno y a su equipo que son aliados de la región, que nos han acompañado en varios procesos importantes.

A los representantes de los organismos internacionales, honorables delegaciones oficiales que nos acompañan, invitados especiales.

Señoras y señores:

Antes de compartir mi mensaje y aprovechando esta oportunidad quiero expresar en nombre del Gobierno de El Salvador que lamentamos y por supuesto condenamos los hechos ocurridos en Virginia y en San Francisco.

Nos solidarizamos con el pueblo y gobierno de los Estados Unidos, en especial con las víctimas y sus familiares.
Quiero agradecer a la Universidad Internacional de la Florida por la bienvenida en este importante espacio que nos une como socios estratégicos del presente y del futuro.

Nos sentimos bien aquí en Miami, nos sentimos bien aquí en Florida, ya hemos estado en ocasiones anteriores y qué bueno que sea la Universidad quien sea el punto de referencia para este importante intercambio que tenemos y que se va a desarrollar en el transcurso de estos dos días.

En nombre de nuestro Presidente Salvador Sánchez Cerén y de este servidor, en mi calidad de Vicepresidente de la República y Comisionado Presidencial para la Inversión Pública y Privada, saludamos esta conferencia.

Me acompaña un equipo importantísimo de alto nivel de nuestro gobierno nacional por supuesto, un equipo muy representativo del sector privado con quienes hemos estado trabajando y vamos a seguir trabajando en la idea de seguir potenciando esa fuerte alianza necesaria entre el sector público y el sector privado.

Estamos convencidos que este espacio fortalece nuestras relaciones, y nos permite consolidar la visión conjunta del Triángulo Norte para poner en el centro nuestras agendas, el enfoque de la prosperidad y la posibilidad de abrir y desarrollar un nuevo potencial que representamos juntos los tres países; si estamos juntos somos más fuertes, si estamos juntos tenemos mejores oportunidades, si estamos juntos tenemos mucho más opciones y sin duda alguna vamos a ser mucho más interesantes, para otros bloques, otras regiones y otros países en el contexto internacional y mundial.

El altísimo nivel con el que nos recibe el Gobierno de los Estados Unidos, reafirma su compromiso y respaldo con esta importante iniciativa para la región que tiene como propósito fortalecer nuestra relación de socios estratégicos.
También reafirma la voluntad de seguir construyendo y trabajando juntos. Esta conferencia nos abre la ruta para encontrar de manera compartida nuevas soluciones a los actuales desafíos; integrados como región tenemos más posibilidades.

La región que representa Guatemala, Honduras y El Salvador, es la de mayor actividad económica y comercial que tenemos después de nuestra relación con los Estados Unidos, de ahí la importancia de que nos convirtamos en un bloque mucho más sólido, en un bloque mucho más articulado que requiere no solo de intercambio económico, que requiere no solo de intercambio comercial, sino también de articular nuestras políticas en materia sociales y en materia de seguridad.

Nuestro gobierno agradece el apoyo y acompañamiento que nos ha brindado el Gobierno de los Estados Unidos en materia de desarrollo económico y social, poniendo en marcha programas de gran impacto como lo que representó el FOMILENIO I, como lo que representa el FOMILENIO II, en el marco del ASOCIO PARA EL CRECIMIENTO.

Habíamos hablado ya en Honduras, ya en un evento que tuvimos, que este esfuerzo que tenemos en marcha de manera compartida con la cooperación de los Estados Unidos, el sector público y el sector privado en el marco de FOMILENIO II que está en marcha, puede ser muy importante para todo el proceso que hemos abierto en el marco del Triángulo Norte.

Nuestro gobierno a través del liderazgo de nuestro Presidente ha establecido de manera muy clara las apuestas y retos en el marco del quinquenio sobre los cuales estamos haciendo el ejercicio público 2014-2019.

En esa dirección estamos trabajando en grandes prioridades:
La primera de ellas es construir y consolidar una economía fuerte y creciente; para asegurar que nuestra gente logre sus sueños en su país, en su comunidad y con su familia.
Para este propósito estamos impulsando un amplio diálogo y político y económico, entre el sector público y el sector privado, que tiene como base avanzar en la transformación productiva de nuestra economía.

Generar empleos, es el reto más importante que tenemos y solo es posible, si seguimos fortaleciendo esta gran alianza entre el sector público y el privado. Estamos apostando por una inversión pública creciente.

Solo en los últimos tres años invertimos más de dos mil millones de dólares, pero también el país ha crecido en los últimos años en su economía, solo en el 2016, crecimos al 2.4 por ciento en una economía dolarizada.

Creció la inversión extranjera directa, creció la inversión privada escala nacional y mantuvimos cifras macroeconómicas importantes positivas, pero consideramos que esto es importante pero todavía no suficiente, nosotros necesitamos una inversión pública más creciente y un sector privado más dinámico que siga teniendo las condiciones para invertir y para crecer y eso implica que necesitamos hacer una alianza fuerte, más allá de las diferencias.

Las coincidencias que tenemos el sector público y el sector privado en El Salvador, son mucho más amplias y hablábamos con el Presidente del Banco Interamericano y planteábamos la necesidad de dar un paso más grande de lo que hemos dado, lo que tenemos es bueno, pero no es suficiente, tenemos que ser prácticos, tenemos que entender que solo con una visión de mediano y largo plazo vamos a garantizar que el crecimiento económico de nuestro país responda a los nuevos desafíos que tenemos planteados en el campo de la seguridad, en el campo del desarrollo social y por supuesto en el campo de hacer un país y una región mucho más competitiva.

Nosotros tenemos confianza, tenemos un sector privado muy organizado, con mucha visión, con conocimiento de lo que se tiene que hacer y esa es la clave y creo que no hay que tenerle miedo, hay que apostar a ir por más y hay que ser mucho más audaces, estos tiempos se requiere de audacia y se requiere de decisión y creo que de lo que se trata es de ganar todos.

Gana el país, gana el sector público, gana el sector privado porque nadie pierde cuando tenemos un sector privado más amplio, más fuerte, más dinámico, unas pequeñas, medianas empresas más activas y a eso tenemos que apostarles a los países del Triángulo Norte, economías fuertes, economías cada vez más sostenibles. Y como bloque tenemos una enorme posibilidad, pero tenemos que aprovecharlas de mejor manera y creo que hay que dar pasos de manera más concretas.

Y por eso es que nosotros consideramos que este factor es clave porque no hay mejor antídoto para contener y desestimular en el presente y en el futuro la migración irregular que generando empleos, empleos dignos, que generando oportunidades y eso solo es posible si el sector privado y sector público estamos juntos con la visión compartida, no hay otro camino, no hay otra opción, nosotros somos los responsables de nuestro propio futuro y tenemos que entenderlos y tenemos que tomar acuerdos.

En esa dirección estamos en nuestro país y por supuesto creemos que este evento nos reafirma el compromiso de hacerlo no solo desde el plano nacional, sino también desde el plano regional.

Una segunda gran prioridad de nuestro gobierno, es una cruzada frontal contra aquellos que quieren desestabilizar nuestra democracia a través de la violencia.

No hay amenaza más grande ahora para el bloque del Triángulo Norte que no podamos contener la violencia, que no podamos atajar al crimen, que no podamos golpear las redes de la extorsión, porque los criminales no tienen reglas, los estados tenemos reglas, los criminales actúan y no tienen códigos, es el código de violar la ley.

Y por eso nosotros ahora tenemos una cruzada que nos ha dado unos buenos resultados, que es una cruzada contra el crimen, contra las redes de la extorsión, hemos pasado a controlar el sistema penitenciario, cortar comunicaciones, entrar con nuevas tecnologías, bajar los niveles de discrecionalidad del personal del sistema penitenciario.

Hemos, por primera vez en la historia, empezar a hacer una inversión estratégica para ampliar toda la infraestructura para tener un sistema penitenciario moderno, que sea capaz, no solo de garantizar el cumplimiento pleno de las penas, sino también la rehabilitación, la reeducación, las segundas oportunidades, como se le conoce al sistema penitenciario.

Pero, sobre todo, la garantía que los criminales que tienen delitos graves, tenemos que asegurarnos que lo cumplan.

Y eso es un avance importante que estamos dando en nuestro país, esto lo hemos hecho a partir de un gran consenso nacional, en lo cual ha estado muy integrado los distintos órganos del Estado, la Fiscalía General de la República a la que estamos fortaleciendo, los entes públicos a los que estamos fortaleciendo, el papel activo del parlamento nacional de nuestra Asamblea Legislativa, y por supuesto un papel importante de nuestra Policía Nacional Civil en cooperación con otros actores que son claves en la operatividad para golpear la estructura.

Solo en el último año, hemos bajado el 53% de los homicidios, tenemos una reducción arriba del 40% de las extorsiones, hemos empezado a recuperar importantes territorios, tenemos en marcha desde hace varios meses una fuerza trinacional junto con Honduras, Guatemala y El Salvador que está cerrando las posibilidades de que criminales peligrosos de los tres países puedan encontrar en bolsones fronterizos una posibilidad de esconderse o una posibilidad de seguir actuando de la manera en que lo vienen haciendo.

Hemos reducido de 100 criminales más peligrosos en El Salvador a 79, unos han muerto en encuentros y otros están ya dentro de las cárceles de máxima seguridad.

El tema de la seguridad es un tema también de democracia. El tema de la seguridad, es un tema de calidad de vida. Y el tema de la seguridad tiene que ver con una cuestión que es transversal.

Si no lo resolvemos adecuadamente, es muy poco probable que tengamos una inversión a otra escala, a un nivel superior.
Tenemos que dar muestras que estamos en la capacidad de control el tema, tenemos que dar muestras que tenemos la capacidad para reducir ese fenómeno, y llevarlo a un nivel de control adecuado, estable.

En ese sentido, nosotros vamos a seguir con ese esfuerzo, estamos en esa dirección, y por supuesto hay un papel importante en la prevención que es todo lo que tiene que ver con generar oportunidades en las escuelas, en las comunidades, con los jóvenes, con los niños, con las familias, en el deporte, en la recreación, en las expresiones artísticas, que la prevención es la clave para evitar que niños menores de edad sean captados a los temas de pandillas u organizaciones criminales.

Una tercera prioridad que tenemos como gobierno, es apostar una mayor inversión a los programas de inclusión social.

Eso es clave para la sostenibilidad de nuestros países, hay que invertir mucho más en los sectores más empobrecidos de nuestros territorios, y hay que invertir mucho más en un segmento que es el potencial, pero también que se convierte en una amenaza si no la tenemos, que son nuestros jóvenes.
Nuestros jóvenes son los que más están pagando el costo de la violencia en nuestro país. Hay que invertir en ellos, y hay que hacerlo de manera proactiva.

Y eso es un compromiso que tenemos no solo como país, sino como región, y creo que es ahí donde conectamos y coincidimos con el enfoque de la cooperación internacional, no se trata solo de represión, sino de oportunidades, y las oportunidades son las que nos van a dar la clave para poder generar condiciones sólidas de desarrollo de nuestros países.

Y por supuesto, nada de esto, va a ser sólido en el futuro, sino apostamos por una institucionalidad fuerte, un sistema de partidos políticos fuerte, una democracia plural, representativa, donde se respete el ejercicio de los poderes públicos, el equilibrio de los poderes públicos, los pesos y los contrapesos.
La democracia es de consensos y disensos, pero tiene reglas y tenemos que darnos la seguridad jurídica todos, de que hay respeto a las reglas del juego que hemos construido entre nosotros mismos, aquellos que tenemos una visión de democracia de nuestro país, no hay otro método mejor que se haya descubierto que la democracia, es un método al cual hay que seguir apostando y consolidando, y nosotros estamos en eso.

Por eso, el compromiso ineludible de una lucha frontal permanente contra la corrupción, hay que generar dinámicas de mayor transparencia del Estado, de la economía, del comercio, de todo lo que hacemos, no solo, son las instancias públicas, sino que en la transparencia entramos todos, las instancias públicas y los operadores privados, es un esfuerzo de país.

Y la corrupción se debe atacar en todas las direcciones, y creo que en ese esfuerzo tenemos un compromiso como países y ahora como región.

Quisiéramos decir, que nosotros hemos establecido que la mejor forma para potenciar estos factores es a través del diálogo, el diálogo político, para alcanzar una nueva generación de acuerdos de país, los países de la región que estamos obligados a repensarnos para los próximos 10, 15, 20 años.

Y este ejercicio de la conferencia, esta iniciativa es un buen ejercicio para repensarnos para los próximos 10, 15, 20 años, con una perspectiva de región, que creo que va más allá de la perspectiva de país.

Y ahí es una oportunidad que no podemos dejar ir, de acuerdo a la visión que tenemos y como gobierno, hay que seguir buscando acuerdos, hay que integrarnos de manera más práctica.

Hay que seguir construyendo puentes, entendimientos y mecanismos que nos permitan superar los desafíos presentes y futuros.

Estamos plenamente convencidos que necesitamos trabajar unidos los tres gobiernos, Honduras, Guatemala y El Salvador, pero también los tres sectores, gobierno, actores privados y sociedad civil, porque esto es una, lo que se llama es una mesa de tres patitas, donde tenemos que articular un esfuerzo compartido.

Estamos convencidos que necesitamos conciliar una visión compartida, uno de los aliados más importantes como los que representa el pueblo y el gobierno de los Estados Unidos, pero también con otros aliados que hoy se suman a este importante esfuerzo como Canadá, México, la Unión Europea y los hermanos centroamericanos.

En esta ruta hacia el desarrollo donde tenemos intereses y desafíos comunes, como país hemos decidido apoyarnos, respaldarnos y asumir nuestro compromiso de hacer avanzar esta iniciativa para construir programas y proyectos de impacto regional.

Por ejemplo, ya lo mencionaba el presidente de Honduras, el presidente de Guatemala, la creación de la política marco a escala regional de movilidad, logística, infraestructura, transporte y puerto.

Si lo hacemos por separado, va a ser importante, pero no de mayor impacto como que lo hagamos articuladamente como región.

La diversificación, integración y optimización de la matriz energética regional, que ahí hemos dado pasos importantes, pero necesitamos seguir avanzando.

El proceso de simplificación y eliminación y estandarización regional de trámites, este es un tema, los trámites, que a todos nos afecta y que puede darnos un plus a la hora de salir a buscar más inversión y salir a buscar una mayor concertación a escala nacional y regional, y la facilitación del comercio y la unión aduanera.

Hoy estamos en eso, y creemos que esto ya no tiene reversión, que vamos a seguir avanzando.

Para finalizar, quiero invitarlos a cada uno de los presentes, para que esta Conferencia sobre la Prosperidad y Seguridad se traduzca en una señal clara que contribuya a fortalecer y renovar nuestros compromisos y redoblar nuestros esfuerzos compartidos por mejorar las oportunidades para nuestra gente, para nuestras comunidades.

Trabajando juntos elevamos nuestra responsabilidad de éxito, por crear más y mejores oportunidades que se traduzcan en más empleo, más inversión social, más seguridad familiar y, en síntesis, más prosperidad que nos permita reducir y desestimular la migración irregular.

Muchas gracias y éxitos.