Print Friendly
  • Al invitar a la ex Residencia Presidencial a los socios de la cooperación internacional para compartir el programa Casa Abierta, el Presidente destacó la importancia de los Acuerdos de Paz, firmados hace casi 25 años, como base de la nueva sociedad salvadoreña, así como los esfuerzos que se realizan desde 2009 para procurar que los beneficios del desarrollo nacional lleguen a los más necesitados y que en el pasado fueron excluidos.

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, y su esposa, la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, compartieron la mañana del sábado un jornada de intercambio de experiencias con los embajadores y jefes de las agencias y organismos de cooperación que apoyan al país en programas de desarrollo económico y social.

 

La edición de Casa Abierta se realizó en el marco de la celebración de la séptima Semana de la Cooperación “A 25 años de paz, tejiendo alianzas con socios de la cooperación para la construcción del Buen Vivir”, uno de los eventos organizados por Cancillería como parte de la conmemoración de los 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz, el 16 de enero de 2017.

 

“Los Acuerdos de Paz son la base de esta nueva sociedad que estamos construyendo, una sociedad en democracia, una sociedad que construye esperanzas para los más necesitados, para los sectores excluidos”, dijo el estadista al dar la bienvenida a sus invitados.

 

Entre los invitados, alrededor de 40 personas, figuraron los embajadores de Argentina, Marcos Bretón; de Colombia, Julio Aníbal Riaño; de Cuba, Iliana Fonseca Lorente; de España, Francisco José Rabena, de Estados Unidos, Jean Manes; de Italia, Humberto Malnati.

 

Además, los embajadores de Japón, Masataka Tarahara; del Gran Ducado de Luxemburgo, André Biever; de Venezuela, Nora Uribe Trujillo, así como el coordinador residente de Naciones Unidas, Christian Salazar; y el embajador de la Unión Europea, Jaume Segura Socías, entre otros.

 

El Presidente agradeció a los diplomáticos su presencia en Casa Abierta, pues con sus intervenciones compartieron sus experiencias “con nuestro pueblo, con todos aquellos que tienen firme la esperanza de avanzar y desarrollar nuestro país y convertirlo en un país próspero y desarrollado”.

 

Desde el inicio del mandato el gobernante y la Primera Dama decidieron no vivir en la Residencia Presidencial, sino en su propia casa familiar. De esta forma, el inmueble estatal se ha convertido en un lugar para compartir visiones con distintos sectores de la sociedad, al igual que un sitio de promoción del arte y la cultura nacional con la exposición permanente de pinturas y esculturas instalada por la Secretaría de Cultura.

 

El arte y la cultura “es parte de ese nuevo concepto de vida que queremos construir, un concepto sobre la base de generar un cambio cultural, un cambio cultural adecuado a esta nueva transición democrática que hemos construido a lo largo de estos 25 años”, dijo el jefe de Gobierno.

 

Remarcó que desde 2009, en El Salvador se construye una nueva etapa “sobre la base de un proceso democrático, sobre la base de una democracia que está en proceso de desarrollo, que se está perfeccionando”.

 

Esta democracia, explicó el mandatario, “no solo implica garantizar justicia, no solo implica también garantizar oportunidades económicas, sino también trabajar por aquellas personas que siempre estuvieron olvidadas”.

 

El canciller Hugo Martínez, también agradeció el apoyo fundamental que en estos últimos 25 años ha dado la cooperación al país y su compromiso con las prioridades del gobierno para el futuro.

 

“De verdad que no hay palabras suficientes, ni acciones suficientes para agradecer todo ese apoyo que nos han brindado antes, durante y posterior al conflicto y a los acuerdos de paz aquí en el país”, dijo el jefe de la diplomacia salvadoreña.

 

Explicó que en 2009 “tomamos una decisión muy importante que fue elevar a un nivel político diplomático el trabajo de la cooperación, creando el Viceministerio de Cooperación para el Desarrollo”, a través del cual se busca “encausar de mejor manera la cooperación”.

 

Explicó que la Semana de la Cooperación intenta cada año hacer “una reflexión” y analizar como “hemos ido evolucionando e innovando en materia de cooperación internacional”.

 

Añadió que El Salvador “tiene un alto reconocimiento en la especialidad”, y como muestra mencionó que el país es sede de la oficina de la de la Secretaría Ejecutiva Iberoamericana para la Cooperación.

 

“Somos un país pequeño, con muchas limitaciones, pero con todo nuestro cariño, con todo nuestro amor, queremos también aportar en aquellas buenas prácticas que tenemos como El Salvador”, remarcó el canciller Martínez.

 

 

San Salvador, domingo 20 de noviembre de 2016.