Print Friendly

El Ministerio de Educación inició la formación de disciplinas especiales como parte del Plan Nacional de Formación Docente. El pasado sábado arrancaron las clases más de 7,000 docentes y asistentes técnicos de primera infancia.

 

La atención de este nivel es una de las prioridades para transformar el sistema educativo, pues es en esta etapa donde más de desarrolla el cerebro y la personalidad de las niñas y niños.

 

“Estamos trabajando en la ruta de asegurar que elevamos la calidad de nuestros docentes en las diferentes especialidades y niveles educativos, pero además estamos inspirados en un concepto de calidad que exige ampliar especialidades que estaban débiles o no existían en el sistema educativo”, expresó el ministro Carlos Canjura respecto al propósito de este esfuerzo.

 

El próximo mes de junio darán inicio los módulos de formación en educación artística y deportes y en septiembre arrancará la formación de docentes en inglés, modalidades flexibles y en iniciación laboral, educación técnica y tecnológica; este último como parte del apoyo de FOMILENIO II, componente de capital humano.

 

A la fecha se cuenta con un total de 1228 especialistas formadores, que son quienes difundirán los conocimientos en todo el país. A finales de 2015 ya se había atendido a 21,295 docentes y especialistas con el Plan de Formación y se proyecta finalizar 2016 con más de 25,000 personas en proceso de formación, lo que equivale a más de la mitad de la planta docente nacional.

 

En lo que va de gestión ya se han impartido diferentes módulos en las asignaturas de matemática, lenguaje, ciencias naturales, ciencias sociales, química, física y biología, como parte del Plan de Formación.

 

Francisco García, especialista de lenguaje y literatura y maestro de un centro escolar en el cantón Las Isletas, manifestó que el Plan “nos está ayudando, no solamente en competencias disciplinarias, sino también nos está fortaleciendo en conocimiento en diseño curricular, investigación educativa y evaluación de los aprendizajes”.

 

García agregó que al final “el mayor beneficiado va a ser el estudiante. Hay una capacidad instalada en el país de docentes en las diferentes especialidades que va a fortalecer la educación y poder alcanzar una educación de calidad”.

 

Todo este proceso de formación se ha desarrollado con una inversión de $4.5 millones en 2015 y se cuenta con $6.9 millones para 2016.

 

El Plan Nacional de Formación Docente se enmarca en el primero de los nueve ejes estratégicos del Plan Nacional de Educación en Función de la Nación y permitirá la trasformación de la profesión a través de tres aspectos estratégicos: reformulación de la formación inicial, creación del subsistema de formación en servicio y dignificación de la profesión docente.

 

 

San Salvador, 25 de abril de 2016.