Print Friendly

Palabras de Monseñor Gregorio Rosa Chávez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de San Salvador, en ocasión de conmemoración de natalicio de Monseñor Romero en programa Casa Abierta, Residencia Presidencial, San Salvador, 22 de Agosto de 2015

Buenos días señor Presidente, a los que nos acompañan en la mesa de honor, buenos días a todos los participantes en este desayuno, y a quienes nos están viendo en el mundo entero.

Les voy a dar una sorpresa esta mañana, contando algo que nunca he contado. He estado aquí, señor Presidente, con tres presidentes, en circunstancias muy, pero muy diferentes, primero fue con el Presidente Duarte, en el proceso de paz, vinimos con monseñor Rivera dos veces, una fue muy tarde, nos recibió en pijamas, en la otra nos presentó cuadros que él había pintado, él se relajaba pintando. Y un cuadro está dedicado a Monseñor Rivera, representaba a la Catedral, la misa en la Plaza Barrios, así se llamaba entonces. Monseñor Rivera, en la hora de la Homilía, aparecía… y la página con el título de la homilía, el título era “El camino de la paz”, y el cuadro se llamaba “Homilía”.

Que interesante, como esa palabra resumía quien era Monseñor Romero, después se lo regaló ese cuadro y estaba en el Arzobispado en un lugar de honor.

Usted habló de contradicciones, yo hablaré de tesis, antítesis y síntesis, después viene la antítesis cuando venimos de nuevo acá, alguien más nos acompañaba que era el Padre Tojeira, era 16 de enero de 1989, veníamos de la UCA, de contemplar la masacre de los Padres Jesuitas, venimos aquí a reclamar al presidente por la Cadena de Radio y por ese magnicidio, fue una reunión sumamente tensa, con el Presidente Cristiani.

Ahora es la síntesis, estamos en familia viendo… de aquel proceso tan doloroso que quien nos recordaba en sus palabras, este cantautor … también, igual que esta pieza de teatro.

Que importante señor Presidente, animar la esperanza esta mañana, el Papa lo pidió el 9 de agosto, que no perdamos la esperanza y guiados por el Beato Oscar Romero, en momentos tan difíciles, que esta mañana sea de ánimo para la gente que está sufriendo tanto y para nosotros de compromiso de hacer posible el país que monseñor Romero soñó.

Gracias de nuevo y buen provecho para todos.