Print Friendly
  • El pasado 15 de agosto se celebraron los 100 años del natalicio del obispo mártir asesinado por odio a la fe, según lo indicó el Vaticano al beatificarlo. 

En el marco de la conmemoración de los 100 años del natalicio del beato Óscar Arnulfo Romero, el Presidente Salvador Sánchez Cerén destacó hoy el legado del obispo mártir en beneficio de los más desprotegidos.

 

“Se convirtió en un profeta y, además de un profeta, es nuestro santo, San Romero de América, ese es ahora monseñor Romero, es el mártir de la esperanza y la justicia social”, dijo el estadista durante el programa Gobernando con la Gente realizado en Atiquizaya.

 

El mandatario felicitó a los cientos de peregrinos que participaron en la caminata que desde Catedral Metropolitana llegó hasta la ciudad natal del beato Romero en Ciudad Barrios, San Miguel.

 

“Estamos en el natalicio de Monseñor Romero, 100 años. Nos comprometemos a ser actores para construir la paz en este país, compartimos su anhelo por la justicia social, por terminar con la pobreza y la desigualdad”, manifestó.

 

Precisó que su administración está comprometida en este esfuerzo y aseguró que “junto a las comunidades, junto al gobierno, junto a las municipalidades vamos a hacer un país del que todos soñamos educado, seguro y próspero

 

Atiquizaya (Ahuachapán), 19 de agosto de 2017.