Print Friendly

El presidente de la República, Sánchez Cerén, exaltó este sábado el legado de amor a los pobres y esperanza en un país mejor que nos dejó Monseñor Óscar Arnulfo Romero, quien será beatificado el próximo 23 de mayo en San Salvador.

Monseñor Romero nos enseñó que “hay que dar todo lo que sea por los más humildes, por los más pobres” y él “dio su vida por la defensa de los más pobres”, dijo el Presidente en Nejapa, hasta donde llegó hoy el programa Gobernando con la Gente.

“Levantó su voz en los momentos más difíciles y la voz fue de esperanza para los más humilde, los más pobres”, añadió.

También entender el mensaje de Monseñor Romero, según aseguró el gobernante, es “comprometernos nosotros también por trabajar, por ayudar a los más necesitados. Esa es nuestra voluntad, por eso nuestro gobierno tiene como guía espiritual a Monseñor Romero”.

El jefe de Estado consideró que “es una bendición que Dios que nosotros seamos orgullo del mundo el día 23 de mayo cuando se va a beatificar a Monseñor Romero, es otra fecha inolvidable en la historia para El Salvador”.

“Nuevamente Monseñor está con nosotros, nos ilumina y nos fortalece para salir adelante”, expresó.

Nejapa (San Salvador), 21 de marzo de 2015.