Print Friendly

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, exaltó nuevamente la figura de monseñor Óscar Arnulfo Romero, a quien el Vaticano ha reconocido como un mártir, un paso sustantivo en su proceso de canonización.

“Vamos a tener a un santo en El Salvador, a quien le debemos mucho y el que nos guía en este camino difícil, pero con esperanza”, dijo el mandatario salvadoreño frente a representantes de las comunidades del municipio de Apopa que participaron en el programa Gobernando con la Gente.

 

En sus palabras del jefe de Estado también hizo referencia a la decisión del gobierno de dar participación activa a la ciudadanía y escucharles por medio de mecanismos concretos, como el programa Gobernando con la Gente.

 

“Aquí la voz la tienen ustedes. Se recuerdan las palabras y el santo que dijo esas palabras”, expresó el gobernante al recordar el legado de monseñor Romero, a quien se le reconoció como “la voz de los sin voz”.

 

Ayer, el presidente Sánchez Cerén expresó su alegría por la decisión de la Congregación para las Causas de los Santos de reconocer el martirio del arzobispo de San Salvador.

 

“Es el primer paso seguro para el camino de la beatificación”, dijo con entusiasmo el jefe del Gobierno salvadoreño ante la noticia de este importante paso en el proceso.

 

San Salvador, 10 de enero de 2015.